Mitos y descuidos ponen en riesgo los corazones femeninos

La creencia de que las enfermedades cardíacas afectan más a los varones y la sobredimensión que se le da a la protección hormonal que las mujeres tienen frente a estas dolencias, llevó al descuido de los factores de riesgo prevenibles antes de la llegada del climaterio.

Por Guillermo Rodríguez Bustamante

En la Argentina, según datos oficiales, mueren anualmente 250 personas, por cada 100 mil, debido a causas cardiovasculares. De esos fallecimientos, casi la mitad corresponden a mujeres: 48.500 al año. Las principales razones que explican este casi 40 por ciento de decesos femeninos por dolencias cardíacas son “los mitos relacionados con que las afecciones cardíacas se dan principalmente en los hombres” explicó Melina Huerin, directora de la Clínica de la Mujer de la Fundación Cardiovascular de Buenos Aires.

La especialista aclaró que “en los últimos 20 años se redujo en los varones la mortalidad por patologías cardiovasculares, gracias a las campañas de prevención, antitabaco, el control del colesterol y otras estrategias. Esto no pasó en el caso de las mujeres: la mortalidad se mantuvo y creció levemente”.

La clave para mejorar la salud del corazón femenino radicaría en la prevención. Es conocida la protección “natural” de la mujer frente a las enfermedades cardiovasculares: los estrógenos. Por eso, cuando llega la menopausia y se dejan de producir estas hormonas, el riesgo cardíaco se equipara al del hombre. Sin embargo, esta postura de “espera” condujo a un descuido de las medidas de prevención relacionadas con el tabaquismo, hipertensión arterial, colesterol alto, sedentarismo y diabetes, entre otros factores de riesgo.

Huerin, consultada por la Agencia Universitaria de Noticias y Opinión, sugirió que “las mujeres deben empezar a hacerse chequeos cardiológicos regulares entre los 40 y 45 años, antes de arribar al climaterio. De la misma forma como se hacen controles ginecológicos una vez al año, medirse la presión arterial, el colesterol, los triglicéridos, la glucemia, el peso corporal y el perímetro de cintura, que es un predictor de riesgo cardiovascular y de aparición de diabetes”.

Para la cardióloga “el objetivo es anticiparse a futuras complicaciones, sobre todo con la modificación del hábito del cigarrillo, que en la mujer resulta más nocivo que en el hombre”.

“Tanto es así “#8220;graficó Huerin- que si un hombre y una mujer sufren un evento cardiovascular y vuelven a fumar, el hombre tiene 500 por ciento de riesgo de tener un nuevo episodio de esta naturaleza mientras que la mujer tiene el 900 por ciento de riesgo”.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en su publicación Género, Salud y Desarrollo en las Américas 2003, la Argentina es el país con mayor porcentaje de mujeres adolescentes que fuman, seguida por Chile y Venezuela.

Durante el Simposio Internacional “Principales Patologías de la Mujer” que realizó la Fundación “#8220;brazo comunitario del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires- conjuntamente con The Cleveland Clinic, y al que asistieron alrededor de 300 mujeres y 245 médicos, se discutieron los motivos por los cuales “mientras que 1 de cada 25 mujeres muere de cáncer de mama, aproximadamente 1 de cada 2 mujeres fallece por causas cardiovasculares”, según revelaron sus organizadores.
AUNO 12-08-05 GRB/EV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>