Los números del ‘Pelado’

Pese a los altibajos e irregularidades en los resultados, Almeyda se despidió del club de Peña y Arenales con un saldo positivo por el ascenso a la élite del fútbol argentino. Obtuvo el 54 por ciento de los puntos en disputa al cabo de 98 encuentros entre B Nacional, Primera División y Copa Argentina.

Agustín Szafranko

Lomas de Zamora, agosto 4 (AUNO).- Luego de la goleada sobre Arsenal de Sarandí (4-1) por la 19º fecha del Torneo de Primera División, Matías Almeyda puso fin a un ciclo de 98 encuentros como director técnico de Banfield que comenzó en abril de 2013.

Resulta difícil sacar una conclusión sobre los resultados de la era Almeyda, ya que de los 98 partidos dirigidos el ‘Taladro’ ganó 44, perdió 27 y empató los 27 restantes, números que arrojan un 54 por ciento de efectividad de puntos obtenidos. Además, el ciclo cerró con un total de 147 goles a favor y 100 tantos encajados.

La casi centenaria cifra de presentaciones como entrenador del club de Peña y Arenales comenzó el 10 de abril de 2013 con aquel empate por la 28º jornada de la Primera B Nacional 2012/2013. Tras dirigir los once partidos restantes del certamen, el ‘Pelado’ logró el ascenso a la élite del fútbol argentino en la temporada siguiente.

De los 53 partidos dirigidos en la máxima categoría del ascenso, el exentrenador de River se impuso en 27, en tanto que perdió 11 e igualó en 15, por lo que fue la etapa más fructífera de su ciclo en cuanto a resultados, más si se tiene en cuenta que devolvió a Banfield a Primera División.

Tras el regreso a la máxima categoría del fútbol argentino, las estadísticas de Almeyda empeoraron, puesto que de 38 cotejos apenas ganó 13, cayó en 15 y empató los 10 restantes, por lo que no pudo sostener en los resultados el gran rendimiento en la B Nacional.

Los siete partidos restantes de su era como entrenador del ‘Taladro’ fueron por Copa Argentina, de los cuales triunfó en cuatro, empató dos y perdió sólo uno, el del pasado miércoles a manos de Boca (3-0) que acabó con sus ilusiones de clasificarse a la Copa Libertadores 2016 y que influyó en su decisión de renunciar.

Si bien los números son dispares y las estadísticas denuncian una irregularidad alarmante, el toque distintivo del ciclo del ‘Pelado’ no estuvo en los triunfos ni en las derrotas, sino en una característica mucho más cualitativa: la identidad que intentó inculcarle a sus dirigidos de un juego rápido y de posesión.

AUNO 04-08-15
AS-MFV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>