Los barrios que siguen en alerta

En Nueva Esperanza (Lomas de Zamora) y 9 de Abril (Esteban Echeverría), los bomberos y Defensa Civil trabajan en conjunto para atender a los evacuados por el temporal. En Lanús, la situación está “casi normalizada”, aseguran.

Federico Cavalli

Lomas de Zamora, octubre 5 (AUNO).- El temporal golpeó al sur del Conurbano, donde los barrios Nueva Esperanza (Lomas de Zamora) y 9 de Abril (Esteban Echeverría) continúan en alerta por el desborde del río Matanza.

En Nueva Esperanza Defensa Civil y Bomberos Voluntarios trabajan en conjunto para ayudar a los evacuados que sufren la crecida del río. “En la madrugada de ayer subió una cuadra y continúa creciendo”, aseguró a AUNO Gustavo Liuzzi, comandante en jefe del cuerpo de Bomberos.

“Estamos en el barrio trabajando en conjunto con Defensa Civil, llevamos ropa y comida, y evacuamos a los vecinos que no pueden salir”, explicó Liuzzi.

La mayoría de los damnificados son ubicados en el Parque Municipal Eva Perón y el resto concurrió a la sede del programa Envión, en Santa Catalina. “No tenemos el número final de evacuados porque sigue el problema y continúan las tareas”, afirmó el jefe de Bomberos.

En Esteban Echeverría, el barrio 9 de Abril, que linda con la ribera del río Matanza, continúa inundado. “El río se desbordó con la sudestada y seguimos con las tareas de ayuda”, afirmó el cabo Fabián Vallejos, del cuerpo de Bomberos local.

“Trabajamos con Defensa Civil para ayudar a los damnificados, la zona está sin luz y durante el día ponemos a disposición el bote para rescates”, subrayó Vallejos.

En Lanús la situación es diferente. No se desbordó el Matanza-Riachuelo, pero sí tuvo un crecimiento alto, con un pico de 4,30 metros en la madrugada del lunes. El problema fue el ingreso de agua a los domicilios por los caños internos.

El director de Defensa Civil de Lanús, Rodrigo Patiño, explicó a este medio que “las zonas más afectadas fueron Villa Jardín, Caraza, Valentín Alsina y algunas manzanas de Chingolo”, pero que desde el sábado están “en tareas de trabajo conjuntamente con los bomberos y personal de la Municipalidad”.

“Con el aviso de alerta de sudestada, el sábado comenzamos a ajustar las medidas y tomamos la subida del Riachuelo cada una hora. Hubo ráfagas fuertes de 57 kilómetros por hora que complicaron la situación”, afirmó Patiño.

En el municipio hubo 100 evacuados y 300 autoevacuados pero en este momento, según Patiño, la situación está “casi normalizada” y “no hay evacuados”. Ya comenzaron la recolección de datos para poder brindar la ayuda correspondiente.

AUNO-05-11-2014
FC-MDY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>