Lomas y una temporada soñada en su debut

El conjunto del Sur del Gran Buenos Aires obtuvo un destacado y meritorio subcampeonato en su primera participación en la máxima categoría de la Liga Nacional, de la mano de jugadores ya consagrados como Diego Bonini y Leonardo Patti, y jóvenes promesas como Juan Riganti y Lucas Ocampo. En el próximo certamen, ya sin Carlos Getzelevich como entrenador, el objetivo será volver a ser protagonista.

Matías Jofré

Lomas de Zamora, mayo 7 (AUNO).- Lomas Vóley, de la mano del entrenador Carlos Getzelevich y jugadores estrellas como Diego Bonini, Leonardo Patti y Facundo Imhoff, se adueñó de un destacado segundo puesto en su primera temporada en la Serie A1 con un juego sólido, práctico y efectivo, que estuvo a la par de las grandes franquicias de la Liga Nacional como Boca, Bolívar, Ciudad o UPCN.

Si bien no partió como favorito para pelear el campeonato hasta las últimas consecuencias, el elenco de Lomas de Zamora demostró a lo largo de la fase regular que estaba para pelear cosas importantes, a partir del juego y la solidez que exhibió en cada encuentro.

El andar del equipo comenzó con el pie izquierdo, tras dos derrotas consecutivas; primero 3-2 ante Personal Bolívar, uno de los candidatos a adueñarse de la corona, y luego 3-1 ante Puerto San Martín, acaso de los más débiles del certamen.

Pero el sexteto fue mejorando de forma sustancial con el correr de las jornadas y a mitad de torneo ya era un claro animador.

Desde el comienzo de este año, el conjunto lomense se probó la pilcha de candidato, y nunca más la soltó. Las victorias en el quinto weekend ante Untref y Boca fueron el puntapié de una seguidilla de seis triunfos consecutivos, que recién se cortaría en febrero ante UPCN, a la postre campeón.

Los 36 puntos cosechados, producto de 11 victorias y 9 derrotas, le permitieron a Lomas quedarse con el tercer puesto de la clasificación al terminar la fase regular, y ser uno de los ocho equipos que se arrogaban el derecho a participar por el título en la segunda parte del campeonato.

En cuartos de final, los dirigidos por Carlos Getzelevich mostraron, acaso, su mejor faceta en todo el certamen, donde barrieron 3-0 a Ciudad con un juego plagado de aciertos y nulos errores, para así acceder a las semifinales casi sin despeinarse.

En esa instancia, Lomas debió batallar duro ante Sarmiento Santana Textiles de Chaco, segundo en la fase regular, y si bien obtuvo el pasaje a la final también con un 3-0, cada encuentro tuvo que definirse en los tie-break.

Fue aquí donde se vio el fuego sagrado del conjunto del Sur del GBA, que en dos de los tres encuentros, logró dar vuelta el partido tras estar dos sets abajo.

En la última serie camino al trono, a pesar de luchar y exhibir una actitud conmovedora en cada punto, Lomas pudo hacer poco para doblegar a UPCN, hasta ese momento tricampeón de la Liga Argentina, ampliamente superior al resto de los equipos de la categoría, y uno de los mejores elencos de Sudamérica.

No obstante, no sólo con garra y coraje ganó los partidos, sino también con un juego prolijo, con rotaciones limpias, y una gran efectividad a partir del saque, todas cualidades gestadas de pies a cabezas por el cerebro del equipo, Carlos Getzelevich, entrenador de rica trayectoria en el vóley del país.

Campeón con el Club Amigos en 2006 y con Bolívar en 2008 y 2009, además de haber sido el director técnico del seleccionado argentino en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, Getzelevich llegó a Lomas de la mano de Javier Weber y el ex intendente Martín Insaurralde, no sólo con la premisa de armar un buen equipo, sino formar una base de jugadores de la zona provenientes de clubes de barrio y colegios.

De esta forma, aparecieron jugadores como el armador Juan Riganti, surgido del colegio Nuestra Señora de Lourdes de Banfield, o el punta Lucas Ocampo, de la escuela Balmoral, quienes en poco tiempo se convirtieron en jugadores transcendentales para la obtención del valioso subcampeonato.

Los más veteranos, como Patti, Bonini, Maximiliano Scarpin o Imhoff fueron el timón necesario para equilibrar experiencia y juventud, una combinación exquisita que le permitió a Lomas codearse con las potencias y jugarles de igual a igual, algo impensado en un primer momento.

“Desde el arranque se generó una gran movida en Lomas de Zamora, y creo que esas ganas de hacer historia, de ver crecer algo, fueron la causa de haber logrado lo que se hizo en la Liga en el primer año del equipo en la competencia”, resumió Scarpin, que ya ostentaba un subcampeonato con Bolívar en la temporada 2010/2011.

Para la próxima temporada, que comenzará a mediados de noviembre, Lomas Vóley ya no tendrá como entrenador a Getzelevich, gestador de este plantel, debido a que asumirá pronto el cargo de director de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, que se celebrarán en Buenos Aires, aunque seguirá ligado a la franquicia en la formación de juveniles.

El sucesor ya tiene nombre y apellido, y se trata de Marcelo Silva, el entrenador asistente de Lomas en la temporada pasada, y con experiencia como director técnico en Bolívar, Misiones Vóley y el extinto Rojas Scholem, entre otros.

Si bien cambia el nombre del conductor, el objetivo del equipo será el mismo: repetir el nivel exhibido en el campeonato que llevó a obtener el subcampeonato, y si es posible soñar con dar un paso más y coronarse rey de la Liga Nacional, un título que por el momento parece ser propiedad exclusiva de UPCN, ganador de los últimos cuatro certámenes.

Respecto a las incorporaciones y las desvinculaciones, aún no hay información oficial debido a que recién se tratarán esos temas en julio, un mes antes de que el plantel vuelva a los entrenamientos de cara a la nueva temporada.

AUNO 07-05-14
MJ-MFV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>