Liberaron a los hijos del hombre que se había encadenado

Los hermanos Mazurek continuarán imputados por “resistencia a la autoridad y lesiones leves” contra policías bonaerenses que los detuvieron. Su padre levantó la protesta de una semana en la plaza de Monte Grande pero ratificó la denuncia de “violencia institucional” e iniciará una causa contra los agentes.

Juan Ignacio Lanari

Lomas de Zamora, marzo 1 (AUNO).- Los dos hijos del hombre que durante una semana estuvo encadenado en la plaza de Monte Grande para denunciar la violencia institucional contra ellos ejercida por la Policía Bonaerense fueron excarcelados por decisión del juez Horacio Hyrb pero continuarán imputados por “resistencia a la autoridad y lesiones leves”.

El abogado defensor de Ezequiel y Benjamín Mazurek, Jaime López, contó a esta agencia que el juzgado N° 7 de Ezeiza aceptó su pedido de excarcelación una vez que se reconfiguró la carátula de la causa de “abuso de arma de fuego y tentativa de homicidio” a “resistencia a la autoridad y lesiones leves”.

Consultado sobre la denuncia por presunta violencia institucional planteada por Ricardo Mazurek, el padre de los jóvenes, el letrado explicó que tanto Benjamín como Ezequiel (quien tiene una discapacidad física) fueron golpeados “brutalmente” al momento de su detención, incluso después de haber sido esposados.

Según la versión de la Policía, los dos hermanos, de 18 y 29 años, fueron detenidos por un llamado al *911 que denunciaba a dos jóvenes que le habían disparado a un vecino desde un Fiat uno azul. Sin embargo, Jaime López aclaró que no está constatado el supuesto llamado y que todavía no se sabe quién lo realizó.

Luego de estar aprehendidos en la comisaría primera de Monte Grande, acusados de “tentativa de homicidio”, el juez calificó el caso como “abuso de armas, lesiones leves y resistencia a la autoridad”, aunque después de dos allanamientos realizados al auto de los Mazurek y a la casa donde vivían, la policía nunca encontró el revólver.

La familia Mazurek denunció que el auto que le secuestró la Policía a Ezequiel era un Volkswagen Pointer, no el Fiat uno que supuestamente denunciaban en el llamado al *911. En este sentido, López especificó que el modelo del auto “no surge de la causa” y que si bien siempre estuvo identificado el Volkswagen Pointer, el juez de garantías no convalidó el secuestro del coche porque “no tiene nada que ver con el hecho”.

“A la Policía le faltó profesionalismo, tienen formas de reducir a una persona y a estos chicos les pegaron hasta desmayarlos”, agregó López y anticipó que iniciarán una causa contra el accionar de los efectivos de la Bonaerense.

JIL-AFD
AUNO-01-03-16

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>