Lewin: “Queremos un club lleno de gente”

A poco de haber cumplido un año al frente del club, el presidente de Temperley, Hernán Lewin, remarcó que el objetivo de su gestión pasa por “la realización de obras que beneficien a los socios”. Y en cuanto a lo deportivo, señaló: “Tenemos que estar siempre entre los cinco primeros y pelear por el campeonato, pero no debemos volvernos locos por conseguir un ascenso”.

Manuel Rodríguez

Lomas de Zamora, junio 12 (AUNO).- El presidente de Temperley, Hernán Lewin, calificó de “sobresaliente” el primer año de la gestión que llevó a cabo la comisión directiva que encabeza, al considerar que en plano institucional el club avanzó “muchísimo”.

“Entendemos que en Temperley manda la pasión del fútbol, pero hay que entender que la economía se nutre de los ingresos que generan las actividades amateurs. Hay que trabajar mucho para mantener la sede en buenas condiciones. Eso nos permitirá incrementar la cantidad de socios hasta llegar a los 10 mil, como es nuestro deseo”, apuntó el dirigente.

Hace más de un año, se difundió un video que retraba el momento en el cual el ex dirigente Antonio Morrone le ofrecía dinero a una persona para que agrediera físicamente a referentes a una agrupación opositora a la gestión de su hijo, Mauro, que por entonces conducía los destinos de la entidad celeste.

Al tomar estado público ese material, Morrone hijo debió presentar la renuncia y se inició un período de transición en la vida de Temperley que concluyó con la asunción de una nueva conducción conformada por un frente unificado y liderado por Hernán Lewin.

El domingo pasado, la Asamblea Anual Ordinaria de socios aceptó la recomendación de un tribunal de disciplinario y expulsó por unanimidad a Antonio del club.

Hoy, el presente de la institución de la zona Sur del Conurbano bonaerense se presenta muy distinto en relación al panorama que existía hace doce meses, cuando el club era conducido de forma inconsulta por la familia Morrone.

Es por eso que Lewin cree que la clave para la recuperación de Temperley pasa por la realización de obras que beneficien a los socios, y destacó en ese sentido los proyectos a corto plazo que pretende llevar a cabo.

“Estamos trabajando para finalizar las primeras canchas de pasto sintético y concesionar el manejo de las de tenis. En pocos días se reinaugura la pileta cubierta. Vamos a dejar mucho más linda la sede de lo que la encontramos. También queremos que chicos de distintos colegios de la zona puedan utilizar las instalaciones. Nuestro deseo es ver un Temperley repleto de gente para que volvamos a ser un lugar lleno de vida”, recalcó el directivo.

En cuanto al ámbito futbolístico, ‘El Celeste’ viene de asegurarse la permanencia en la Primera B Nacional en una temporada en la que debió acrecentar el escaso promedio que acumulaba cuando arrancó el campeonato.

Siete fechas antes de que finalizara el torneo, el equipo se salvó del descenso y estuvo a tiro de clasificarse al Reducido, instancia que le otorga a su ganador el pasaje a la B Nacional, pero los malos resultados que cosechó en la recta final de la competencia privaron al elenco celeste de acceder a esa chance.

“Lo principal era salvarse del descenso y lo pudimos conseguir. Era muy importante para poder desarrollar un proyecto con tranquilidad. Luego, en segundo lugar, el objetivo era pelear por un ascenso. Estuvimos cerca, pero no se nos dio. El hecho de perder tres partidos sobre el final hizo que termináramos el campeonato con un sabor amargo. Pero en el global, el año fue bueno”, analizó Lewin, que comenzó a forjar su carrera como dirigente en el básquetbol masculino.

El mandatario es consciente de que hoy la situación deportiva es otra, y más aliviado en la tabla de los promedios para el descenso, Temperley irá por el objetivo de pelear bien arriba con el propósito de pelear por alcanzar la segunda división del fútbol argentino.

“Era necesario ordenar el club para lograr cosas. Nada es mágico ni se consigue de un día para otro. Hace un año la situación era complicada. Cumplimos las expectativas, no estamos felices, pero nos sacamos una mochila de encima y ahora podemos tener otras aspiraciones. Igualmente, no debemos enloquecernos por obtener un ascenso”, subrayó.

A la gestión de Lewin, todavía le restan tres años y el presidente quiere mantener “la intensidad de trabajo” que caracterizó a su primer año de gestión.

“En la parte institucional seguiremos con obras, levantando juicios y deudas para dejar el club saneado en los próximos tres años. En lo futbolístico, Temperley tiene que estar todos los años entre los cinco primeros, siendo protagonista y peleando por ser campeón”, puntualizó

AUNO-12-06-13
MR-LDC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>