Las ambivalencias de un apoyo

A principios de mes, el Concejo Deliberante lomense aprobó una comunicación a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. La medida fue apoyada por 11 concejales, durante una sesión a la que faltaron cinco y ocho se abstuvieron. Tres semanas después, quienes no levantaron su mano reconocieron sus reparos y hasta su rechazo al tema.

Luego de la aprobación de un proyecto de comunicación a principios de junio que manifestó el apoyo del Concejo Deliberante lomense al matrimonio entre personas del mismo sexo, concejales de distintos sectores discreparon sobre esa iniciativa que reforma el Código Civil e intenta ampliar los derechos de las parejas homosexuales no sólo en materia familiar, sino también en torno a la herencia y sucesión de bienes.

El legislativo comunal había aprobado la comunicación por 11 votos a favor, ocho abstenciones y ninguno en contra, aunque hubo cinco ausencias. Una de las voces que eligieron la abstención del voto, fue la del concejal del Partido Justicialista (PJ) Víctor Guzmán, que a pesar de su postura en el recinto reconoció estar “en contra” de la medida y calificó de “innecesario” al debate que sancionó la comunicación enviada al Congreso.

Guzmán explicó que “luego de profundizar” su propio análisis sobre los cambios que introduciría la modificación en el Código Civil, la sociedad “está avanzando sobre un falso progresismo” en torno a cuestiones que son “inaceptables”.

Así, insistió en que “lo natural” es el concepto de familia basado en el matrimonio heterosexual porque es la condición necesaria para “la procreación y multiplicación de la raza humana”; no obstante, aseveró estar a favor de la unión civil.

“La realidad es que debemos gobernar para las mayorías y para las minorías, pero en este caso no tengo duda de que si se hiciera un plebiscito, la sociedad votaría en contra”, aseguró el concejal.

En la misma línea, el edil del radicalismo Gregorio Santos también propuso sortear la dificultad del debate a través de una consulta popular, ya que “cuando la gente habla hacia fuera no es sincera, pero en privado dice lo que tiene que decir”.

De esta forma, señaló que muchos piensan como él y reconoció que se abstuvo de aprobar el comunicado del Concejo Deliberante porque “si votaba en contra” se “iba a ganar un montón de enemigos”.

Asimismo, se manifestó a favor de la unión civil pero en contra del matrimonio porque, argumentó, este último concepto está ligado a “la concepción básica de familia” entre un hombre y una mujer que es “necesaria para procrear”.

Con respecto a la adopción, el concejal manifestó sus “reparos” porque, “si a un chico se le presentan dos hombres como padres va a ser difícil” entender la paternidad.
“Creo que lo que más exigen (quienes piden la reforma) –-interpretó— es tener un respaldo legal para la separación, muerte o adopción. Arreglar y aclarar su situación legal me parece perfecto.”

En una posición intermedia —y a pesar de no haber participado de la sesión en que se discutió el proyecto de comunicación por “no tener claros” sus alcances—-, la concejal del bloque Generación para un Encuentro Nacional (GEN) Elvira Ballestero propuso también que “se podría pedir la opinión no vinculante de la población”.

Así, desde una postura que definió como “de no discriminación”, la concejal se declaró “a favor” de la igualdad de derechos y de la adopción de parejas homosexuales: “Estoy de acuerdo si la adopción sirve para sacar a los chicos de la calle y la miseria”.

Por otra parte, entre los ediles que aprobaron la comunicación enviada al Congreso, otra representante del PJ, Teresa Marchi, aseveró que más allá de su formación religiosa dio consentimiento a la medida porque “la legalidad del matrimonio será un gran beneficio para los chicos que podrán ser adoptados”.

De la misma forma, el titular del bloque del Frente para la Victoria (FPV) Alfredo Fernández criticó que por los argumentos que dieron quienes se abstuvieron, debieron “votar por la negativa, (porque ello) hubiera sido más coherente”.

Así, Fernández describió a la iniciativa como una forma de “no estar al margen” de un debate que tiene alcance nacional y como “un elemento de juicio más” para el análisis que realice el Senado sobre las distintas problemáticas que afectan a las parejas del mismo sexo.

“Creo que es bueno que el Concejo Deliberantes, que es la caja de resonancia de lo que pasa en nuestra sociedad, pueda debatir estas cuestiones”, expresó el concejal.

Además, afirmó que la elección sexual no tendría que condicionar el ejercicio igualitario de derechos y señaló que a las personas homosexuales no se les puede negar “la oportunidad” de criar hijos cuando esa posibilidad está garantizada a través de la adopción, “para quienes no pueden ser padres biológicamente”.

De este modo, Fernández calificó de “positivo e importante” al proyecto de reforma y aseveró que aunque la transformación tendrá que “vencer obstáculos” para concretarse, “tarde o temprano, se va a dar”.

Asimismo, destacó que la ampliación de los derechos para parejas homosexuales es un “paso necesario” que “cada vez se va haciendo más amplio en la sociedad” e insistió en la necesidad de que “los sectores que militan” a favor de la modificación de la ley “no bajen los brazos” y mantengan “la visibilidad del reclamo” para combatir a las “presiones ocultas” que pueden existir en “un ámbito como el Senado”, donde el tema está por definirse.

DR-AFD
AUNO-29-06-10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>