La magia de Maradona, en Guidi y Arias

Diego Maradona volvió a mostras su talento en una cancha de fútbol durante un amistoso en el estadio de Lanús, entre el local y Talleres de Remedios de Escalada. “Le doy gracias a Dios por el cariño que me brinda la gente”, aseguró el Diez al termino del encuentro en el cual lució las camisetas de ambos equipos.

Matias Mazzocchi

“La camiseta de Lanús no me la había puesto nunca en mi vida, y era algo que siempre quise hacer porque nací en esta zona”, afirmó un emocionado Diego Armando Maradona, luego de lucir la número diez del “Granate” al termino de un partido entre Lanús y Talleres, denominado “el encuentro de la amistad”, que se llevó a cabo en la “Fortaleza” de Guidi y Arias, y cuyo propósito era recaudar fondos para colaborar con el club de Remedios de Escalada, que afronta una quiebra desde hace nueve años.

Además de aportar su granito de arena para colaborar con el equipo de Escalada, Maradona mostró una pizca del talento que lo acompañó a lo largo de su exitosa carrera como futbolista.

Tacos; rabonas ; asistencias milimétricas y hasta un gol de penal, constituyeron el repertorio que “Pelusa” exhibió ante las 10 mil personas que asistieron a este cotejo que sirvió para que el ex capitán de la Selección argentina volviera a sentirse feliz dentro de una cancha.

“Me sentí fantásticamente bien. Mimado por todos los jugadores, y eso es algo que le agradezco a Dios. Algunos decían que había bajado mi popularidad, pero la gente, día a día, me demuestra todo lo contrario”, sostuvo Diego.

Cada vez que el gran invitado participaba del juego e insinuaba algo de sus grandes dotes técnicas, el público, tanto de Lanús como de Talleres, lo ovacionaba de pie, con aplausos y cánticos.

“Esta felicidad que vivo es algo muy especial, me pone muy contento ver cómo me quiere la gente. No importa de que club son, siento que todos los hinchas me aprecian por igual”, comentó conmovido.

Pero Diego no sólo vistió la camiseta “Granate”, sino que también jugó más de 20 minutos para el elenco “Tallarín” por expreso pedido del director técnico albirrojo, Hernán Meske, que se lo solicitó cuando estaba en el banco de suplentes del local, disfrutando de los tramos finales de la fiesta.

“No sabía que tenía que jugar con ambas camisetas. Si nadie me avisa, no soy adivino”, señaló en lo que constituyó una leve crítica hacia los organizadores del amistoso.

Sin embargo, en ningún momento se notó alguna muestra de fastidio ante la situación. En el instante en que Maradona volvió a pisar el campo de juego de la “Fortaleza” con la camiseta albirroja, la ovación que se escuchó desde la tribuna visitante fue ensordecedora. Por si todo esto fuera poco, en medio de tanta euforia, el “Diez” aprovechó para darle un consejo a Lautaro Acosta, recientemente transferido al Sevilla de España.

“Le dije al “Laucha” (Acosta) que aproveche esta oportunidad, que la carrera de un jugador es corta ; después todos se olvidan de vos”, subrayó.

A modo de conclusión, Maradona comentó lo que sintió en este regreso a un campo de juego: “Volví a vivir, esto me permitió recordar los lindos momentos que dio el fútbol”.

AUNO-12-06-08
MM-LDC

deportes@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>