La Comisaría de la Mujer aún no encuentra lugar en Lomas

Existe un proyecto para su apertura que aún no fue discutido. Especialistas en cuestiones de género destacaron su necesidad y criticaron la falta de decisión política para crearla. Mientras tanto, una organización activa una red de contención en las diez comisarías lomenses.

El 64 por ciento de los casos de violencia social de la provincia de Buenos Aires tienen que ver con situaciones de maltrato en el interior de los hogares, según precisan las estadísticas oficiales. A pesar de esto, Lomas de Zamora aún no tiene una Comisaría de la Mujer y la Familia, como las que funcionan en varios partidos del conurbano para enfrentar ese problema. Y el proyecto que promueve su creación aguarda su discusión en la Municipalidad.

“Hubo hace algunos meses un lanzamiento” de un proyecto de una Comisaría de la Mujer en la localidad de Temperley, que tiene como propósito entrar en funcionamiento en el curso de este año, reconocieron especialistas de organizaciones no gubernamentales locales. Sin embargo, aún nada se sabe de ese anuncio.

La presidenta de fundación Propuesta y especialista en cuestiones de género, María Susana Devoto, explicó a AUNO que “el objetivo fundamental” de una comisaría de ese tipo es “brindar contención, con una preparación adecuada a aquellas personas que son víctimas de violencia”.

En este sentido, sostuvo que es “necesaria” la instalación de este tipo de instituciones porque “las mujeres llegan muy desorientadas y, muchas veces, en las comisarías se disuaden las denuncias porque hay incomprensión y negación sobre el tema; es decir, minimizan la violencia de género porque tienen una mirada marcada por una cultura profundamente machista”.

Los impedimentos que no permiten la concreción del proyecto de un dispositivo de contención social de ese tipo en Lomas de Zamora “deben ser de decisión política y de presupuesto”, supuso Devoto.

En las comisarías “el personal debería estar capacitado y especializado en temas de género, pero no siempre lo está. No sólo se deben tomar las denuncias, sino atender, contener y asesorar a las mujeres como corresponde, así como también se debe tener una buena guía de recursos a donde derivar los casos para su correcta atención”, señaló la especialista.

Al respecto, consideró que “es fundamental tener conocimiento de la ley de violencia de la provincia, que no sólo tiene en cuenta el maltrato físico, sino también la humillación emocional, económica, social y sexual que padecen muchas mujeres”.

“Muchas veces (en las comisarías), si la víctima no tiene marcas de golpes el problema no adquiere la misma relevancia”, destacó. Y por este motivo consideró “de gran necesidad la implementación de una Comisaría de la Mujer, en el partido, con personal capacitado y que conozca sobre la cuestión”.

Tanto Propuesta como la iniciativa Sembrando Participación Comunitaria para Prevenir la Violencia trabajan para combatir la violencia familiar y de género en Lomas de Zamora. Esta última otorga asistencia gratuita a víctimas de violencia familiar y doméstica, contra diferentes tipos de abuso: de género, poder y daño, a través de un programa que se aplica en las diez comisarías del distrito, desde el pasado 14 de junio.

Este trabajo, impulsado por la mutual Grupo Buenos Ayres, que fue pionera junto a la comisaría de Llavallol en febrero de 2006, cuenta hoy con la cooperación de la Subsecretaría de Participación Comunitaria del Ministerio de Seguridad bonaerense, en articulación con los foros vecinales de seguridad y el resto de las dependencias policiales de Lomas de Zamora.

La presidenta de esa organización, María Eva Sanz, explicó a esta agencia que el programa se organiza a través de “dos vías que tiene la mujer para realizar las denuncias: por un lado la demanda espontánea, cuando la víctima se acerca directamente a la comisaría, y por el otro el llamado gratuito al 911”. A la vez, la mujer calificó este proyecto como una “ayuda interdiciplinaria” en la que se realiza “una articulación con la Justicia, la educación, lo social, la salud, las leyes y la religión”.

Sanz destacó que “si logramos en algún momento tener en Lomas la Comisaría de la Mujer, reforzaríamos la ayuda. Pero una institución como esa, sola, no sería suficiente, no alcanzaría a cubrir la demanda porque el distrito es muy grande y muchas víctimas no tiene más acceso que a su delegación cercana”. Por este motivo señaló la importancia de contar con “las comisarías comunes, debido al acceso que tiene la mujer a ellas para así poder salvar sus vidas”.

El programa que aplica la mutual se llama “Sembrando Participación Comunitaria”. Se trata de un trabajo que articula policía y comunidad. “Es un lugar para la escucha y el acompañamiento de las víctimas de la violencia”, etapa a la que le sigue “el abordaje (del problema) y su derivación posterior”, según explicó la subsecretaria de Participación Comunitaria del Ministerio de Seguridad provincial, Martha Arriola. Según la funcionaria, este trabajo “se atreve a generar un nuevo dispositivo de abordaje inédito en la provincia y en el país”.

RCI-AFD
AUNO-03-08-07
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>