Familiares del detenido por el crimen del chofer de la 524 denuncias que la “causa está armada”

Familiares y allegados de Alejandro Bordón, el único acusado y detenido por el crimen del chofer de la línea 524 Juan Alberto Núñez, denunciaron que el hombre es víctima de “una causa armada”. Atribuyen la maniobra a la Comisaría 6ºª de Monte Chingolo, que “hizo esto ante la presión por una seguidilla de robos”. El asesinato ocurrió en octubre de 2010.

Lomas de Zamora, septiembre 1 (AUNO).- A casi un año del asesinato del chofer de la línea 524 de Monte Chingolo Juan Alberto Núñez, familiares y allegados del único acusado por el hecho, Alejandro Bordón, denunciaron “maniobras políticas en torno a la causa” ya que una “seguidilla de robos a colectivos” en la zona provocaba que la “presión recayera sobre la Comisaría 6º de Lanús” y alguien tuviera que ser responsable, aseguró la mujer del detenido, Susana Fleitas.

El 5 de octubre de 2010, a las 5 de la mañana, Juan Alberto Núñez se dirigía a la terminal de la línea 524 para comenzar su rutina a bordo del colectivo, cuando fue sorprendido por una persona que lo asesinó “con un disparo de arma de fuego en el pecho”, declaró el por entonces jefe de la Departamental de Lanús, Guillermo Britos.

Según el relato de Fleitas, que contrasta con el de la Fiscalía, a pocas cuadras de donde agonizaba Núñez, Alejandro Bordón caminaba hacia el mismo lugar que se dirigía la víctima para emprender su viaje hacia el Aeroparque Jorge Newbery, donde trabajaba. Cuando intentó subir a un colectivo, Bordón fue detenido por un policía que lo acusó de haber matado al colectivero.

“Lo único que une a mi marido con el asesino es que ambos tenían buzo blanco, según lo declarado por dos testigos y el policía que detuvo a Alejandro”, contó a AUNO la mujer, quien aseguró que la causa está “armada”.

Las razones que la llevan a pensar en esa hipótesis recaen en “una seguidilla de robos a colectivos que hubo por la zona, y en la que la presión iba a pesar sobre la comisaría 6º”, atribuyó la mujer y destacó el hecho de que “el jefe de la Departamental ahora se presenta como candidato para diputado provincial por la Unión para el Desarrollo Social (Udeso)”, lo que supuso que tiene “cierta _coherencia_”.

De acuerdo a las primeras declaraciones de Britos tras el hecho, se trató de un “crimen pasional” ya que al chofer no le faltaban sus pertenencias y “tenía en su poder cadenas y anillos de oro”.

El arma homicida fue encontrada a pocos metros del lugar del crimen, pero las pericias judiciales determinaron que no poseían las huellas digitales de Bordón, quien se encuentra detenido en el penal de Sierra Chica desde aquel día.

Para apoyar la versión que indica a Bordón como el asesino, las pruebas presentadas fueron “los celulares de Alejandro y de Núñez, en el que había contactos compartidos entre ambos”, detalló Fleitas. Sin embargo, estas fueron desechadas por la Fiscalía ya que los abogados del detenido y su mujer explicaron “la facilidad con la que se pueden manipular esas cosas. Con cambiar de chip y copiar un par de contactos ya está”.

Asimismo, para poner de manifiesto dicha “manipulación”, la defensa llamó a algunos de esos “contactos en común” para verificar si conocían a ambas personas o no. El resultado fue el descarte de la prueba ya que “ninguno conocía a la víctima”.

Sólo quedaban en pie las declaraciones de los dos testigos y del policía, que “viven enfrente y deben tener una relación de amistad entre ellos”, sospechó la mujer de Bordón.

Con el objetivo de demostrar que los dichos que acusan a su marido son falsos, Fleitas vistió a su hijo de 19 años con un buzo blanco para recorrer la zona del hecho y se separaron 70 metros, distancia a la cual los testigos habrían visto la escena del crimen.

“Si yo no puedo reconocer a mi propio hijo a plena luz del día, no entiendo cómo esas personas pueden estar tan seguras de haber visto a Alejandro a las 5 de la mañana”, sostuvo la esposa del único detenido en la causa y sentenció: “Lo comprobé con mis propios ojos e hijos. Por eso vamos a pedir que se haga la reconstrucción del hecho”.

Ante lo que ella califica como un “panorama irregular” que evidencia el caso desde su inicio, Fleitas pidió a la jueza encargada de la causa “la morigeración de la prisión preventiva de Alejandro, para que afronte el juicio en libertad, ya que no hay peligro alguno de que se vaya a fugar”.

“No hay pruebas sólidas que relacionen a mi marido con el hecho —subrayó—, pero tampoco queremos que salga por falta de mérito, queremos que el juicio se resuelva rápido y que él pueda quedar libre, porque sabemos que es inocente.”

Además, para fortalecer la calificación de Bordón como “un tipo laburador y tranquilo”, presentó adhesiones de organizaciones sociales que apoyan el reclamo de la familia del detenido.

PT-AFD
AUNO-01-09-11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>