Fabrican ladrillos con botellas plásticas

Este material se produce con envases descartables de bebidas y cemento pórtland como ligante, más un aditivo químico que mejora la adherencia de las partículas plásticas al cemento. Además destacaron el nivel de aislamiento térmico que tiene este producto.

Lomas de Zamora, mayo 14 (AUNO).- Investigadores del Conicet desarrollaron un proceso para la utilización de plásticos reciclados en la elaboración de elementos constructivos, en este caso ladrillos de polietilen-tereftalato (PET).

Rosana Gaggino, investigadora adjunta del Conicet en el Centro Experimental de la Vivienda Económica (CEVE, CONICET-AVE), explicó que junto a su equipo de colaboradores crearon un tipo de ladrillo utilizando “PET procedente de envases descartables de bebidas y cemento pórtland como ligante, más un aditivo químico que mejora la adherencia de las partículas plásticas al cemento”.

Al respecto, la investigadora explicó que el proceso se lleva a cabo “triturando los plásticos con un molino, luego en una hormigonera común se hace una mezcla con el cemento pórtland y el aditivo, que luego se coloca en una bloquera manual que le da forma a los ladrillos.

Además, a través de un comunicado, comentó que “el proceso es simple porque es como hacer bloques de cemento y arena, sólo que se remplaza la arena por las partículas de plástico PET”.

Gaggino sostuvo que los ladrillos, entre los beneficios de este material,“son cinco veces más aislantes térmicos que los convencionales de tierra, y además más livianos porque un ladrillo de PET pesa 1.400 kg, mientras que el de tierra pesa aproximadamente un kilo más”.

Por otra parte, relató que los cimientos de una vivienda construida con estos ladrillos “son menores que los de una convencional, ya que la vivienda en general es más liviana y, al tener mayor aislamiento térmico, se pueden construir muros de menor espesor”.

Además, los estudios realizados indican que los ladrillos de PET y cemento “tienen buena resistencia al fuego”, ya que los resultados del Ensayo de Propagación de la Llama lo clasifican como material Clase RE 2: material combustible de muy baja propagación de llama.

La investigadora hizo hincapié en que un ladrillo de PET “se hace con 20 botellas descartables”, lo que resalta la importancia ambiental del proyecto, ya que puede ser una alternativa al ladrillo de barro cocido que consume suelo fértil, usa leña de los bosques y produce contaminación atmosférica.

AUNO-14-05-15
CAS-SAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>