El enigma de una muerte en la cárcel de Ezeiza

El caso ocurrió hace dos semanas: una joven fue encontrada ahorcada en uno de los baños del penal de Ezeiza. Hay, por lo menos, tres versiones: se suicidó, fue asesinada por internas o por personal penitenciario con quienes, según revelaron a AUNO, la chica había tenido un enfrentamiento. Algunas de sus ex compañeras de pabellón están incomunicadas y mantienen una huelga de hambre.

A dos semanas de la muerte de una joven en el penal de Ezeiza, a quien sus compañeras encontaron colgada de la ventana del baño del pabellón, los interrogantes se extienden y las respuestas no parecen transitar el mismo camino: la madre de la víctima acusa al personal penitenciario, pero las internas del penal creen que “la mataron las compañeras” y sostuvieron que el Servicio Penitenciario Federal (SPF) “también es responsable por omisión”.

Las mismas compañeras del pabellón 8 de la unidad n° 3 fueron las que encontraron en la madrugada del 22 de febrero a Silvina Nicomedo, la joven de 22 años, colgada de la ventana del baño aún con vida y las que lograron bajarla, precisó la madre, Claudia Nicomedo: “Tenía muy buena relación con sus compañeras pero era odiada por la policía”.

La causa a cargo del Juzgado Federal en lo Criminal Nº 2 de Lomas de Zamora fue caratulada como “suicidio”, pero la madre no concuerda con esa hipótesis ya que además de que “estaba colgada de un lugar muy alto al que no habría podido acceder” por sus propios medios, Silvina “ya había tenido problemas con el personal” de la penitenciaría, aseguró.

Si bien aún no hay datos concretos y continúan las distintas versiones sobre los hechos, la madre de la víctima y las compañeras del penal concordaron en que a Silvina Nicomedo “se la tenían jurada”.

La joven estaba presa desde hacía poco más de un año y medio y sus problemas dentro del penal comenzaron cuando en diciembre del año pasado tuvo un altercado con una celadora, motivo que le facilitó una estadía de 20 días en una celda de castigo, según explicó Nicomedo.

Tras la sanción fue alojada en el pabellón 8 que cuenta con celdas individuales, pero el cambio de esa disposición fue reclamado insistentemente por Silvina: “Pidió muchas veces el cambio de sector porque se sentía sola, pero su solicitud era ignorada”, informó la abogada de la Procuración Penitenciaria que trabaja en la investigación del caso, Maraina Lauro.

“No hay ninguna contención, muchas veces a las pibas se las tira en el pabellón y listo”, aseguró en la misma línea una de las internas que se sirvió de esta frase para ilustrarle a AUNO “la responsabilidad por omisión” del SPF y a la que agregó, por último, un interrogante: “¿Cómo puede ser que nadie escuchó nada?”

A Silvina “la mataron las compañeras, aunque es evidente que hay algo más” que un simple conflicto entre presas, denunció a AUNO Claudia, una de las presidiarias del penal que justificó su acusación al describir el ambiente del lugar: “Hay mucha droga dando vueltas y la situación se hace jodida”.

A raíz de la muerte de la joven, informó la interna, las compañeras de pabellón de Silvina “quedaron incomunicadas y están dividas en dos grupos que se acusa mutuamente”, al mismo tiempo que, dos de las chicas fueron derivadas a la unidad 27 por “ser presuntamente las más complicadas” con el caso.

El traslado de las dos presas fue confirmado por Lauro, que aseguró que aunque todavía no pudo acceder a la causa judicial, sí entrevistó a las compañeras del pabellón, que le explicaron que “es llamativa la hipótesis del suicidio” porque ella “se encontraba muy bien anímicamente; es más, se preparaba para recibir a su madre al día siguiente”, contó.

Una de las primeras acciones pactadas por las presas fue el pedido de apartar de su cargo a la jefa de Seguridad Interna ya que “es responsable por no cumplir con su trabajo”, medida que, aunque no se sabe cuál fue la determinación exacta, dio frutos porque la guardia “no está viniendo” a trabajar.

La huelga de hambre que realizan hace una semana las presas del pabellón 8 es otra de las medidas acordadas y reclama el urgente esclarecimiento de los hechos para que aquellas “compañeras que fueron aisladas y no tengan nada que ver, puedan volver cuanto antes a la población penal”, resaltó Claudia en apoyo a la pronta solución del caso.

Por su parte, Lauro aseguró que si el hecho “fue un suicidio o asesinato, el Estado es responsable” porque es el encargado de proteger la vida de las presas y velar por sus derechos.

RCI-AFD
AUNO-11-03-09
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>