Colaboran desde Italia con comedores comunitarios

Para complementar la alimentación de 4000 chicos que concurren a comedores comunitarios, una campaña italiana lleva recaudados 300.000 euros. Las materias primas se compran a productores locales con el fin de fomentar la producción.

Por Guillermo D”#8482;Ambrosio

(AUNO-Tercer Sector*) Mientras los últimos datos publicados por Unicef reflejan que en Argentina ocho de cada diez chicos vive en la pobreza, a través de una campaña solidaria denominada “#732;NIæ#8216;OS: un gesto de solidaridad con el futuro de Argentina”#8482;, Italia distribuirá alimentos por más de 300 mil euros entre 26 comedores infantiles de Capital, gran Buenos Aires y el interior del país.
“#8482;Niños: un gesto de solidaridad con el futuro de Argentina”#8482; es el nombre de la iniciativa que comenzó en enero de este año y finalizará en febrero de 2004. Impulsada por un partido de la izquierda italiana, la campaña está destinada a recolectar durante todo el año donaciones voluntarias de los ciudadanos de ese país que son enviadas a la Argentina para comprar alimentos para 4000 chicos que asisten a comedores comunitarios.
Con la recaudación que se obtiene por medio de encuentros y festivales populares, se compran los alimentos a pequeños productores agrícolo-ganaderos para que sean repartidos semanalmente por la Federación Agraria entre los comedores de Rosario, La Plata, el conurbano bonaerense y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Las materias primas que se entregan varían según la necesidad del menú de cada comedor, por lo que, previamente a la entrega, proveedores y merenderos acuerdan la proporción y el tipo de alimento que requieren. Por regla general, los productos más solicitados son aquellos que más encarecen la canasta básica alimenticia, como la carne, la leche y las frutas.
La modalidad implementada por el proyecto genera una red que vincula directamente a los pequeños proveedores de materias primas rurales con los centros de asistencia alimenticia, con el fin de “apoyar a los comedores para que pongan en marcha otras actividades autogestivas y de capacitación”, según sostuvo a AUNO-Tercer Sector uno de los integrantes de Instituto de Cooperación Económica Internacional “#8220;el instituto encargado de la difusión la campaña-, Sergio Mogliati.
En este sentido, una de las aspiraciones del plan es que se formen lazos de trabajo interinstitucionales entre los distintos “#732;nodos”#8482; de esa red, mediante reuniones de intercambio de experiencias y proyectos para la puesta en funcionamiento de actividades autosustentables.
Los organizadores de la campaña aseguran que la virtud de este mecanismo es la tranquilidad de que los aportes de los contribuyentes no pasan ni por organismos estatales (cuya burocracia retrasaría la efectivización de la entrega) ni por las manos de figuras partidarios, al tiempo que circulan efectivamente en la economía argentina y no queda estancados en el mercado interno peninsular.
Aunque “Niños” no entrega la dieta completa de alimentos que los comedores necesitan, su función es la de complementar sus estrategias de aprovisionamiento. La entrega de alimentos se realiza semanalmente, todos los miércoles, según las necesidades de menú acordado con anterioridad entre productores y comedores.
La iniciativa fue puesta en marcha según una idea original de la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y dinamizada por el principal ala política de la izquierda italiana liderada por el ex primer ministro Massimo Da Lema, junto a una ONG de ese país y el Círcolo Político Cultural Enrico Berlinguer.
Los comedores fueron seleccionados en función a una serie de criterios: “Debían ser organizaciones de base con mecanismo de conducción participativos, con dimensión acotada de niños atendidos, con capacidad de generar proyectos y actividades de promoción social y con necesidades insatisfechas a nivel alimentario”, según los propios organizadores. Al respecto, Mogliati aclaró que “la intención fue que el beneficio fuese para los destinatarios que más lo requieren y no para cualquiera”.
Emir González, del comedor comunitario “#732;Caricias de Dios”#8482; en Lomas de Zamora, confirmó que “un día nos hicieron una especie de encuesta y como dábamos con el requisito a partir del proyecto de un taller de costura y otro de elaboración de pasta casera, empezamos a recibir lo que necesitamos según nuestro menú”, comentó satisfecho. Entre los alimentos que Emir recibe en su comedor se encuentran: raciones carne, paquetes de fideos y algunas hortalizas y frutas, así como packs de puré de tomate.

———————
Cómo comunicarse:
Instituto de Cooperación Económica Internacional (ICEI). Teléfono: 4826-9231 y 4678-4882.
Comedor “#732;Caricias de Dios”#8482;. Teléfono: 15-4099-7008.
———————

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>