Marcha a la casa de Walsh, a 40 años de su desaparición

Fue en la localidad bonaerense de San Vicente. Allí vivió sus últimos meses el periodista y militante. Patricia Walsh destacó la importancia de la “lucha y la denuncia” en el camino de la memoria, la verdad y la justicia. También hubo una radio abierta y una exposición de documentos fundamentales para conocer la historia del escritor.

Lomas de Zamora, marzo 26 (AUNO) – Cientos de personas marcharon a la última casa en la que vivió el periodista, escritor y militante Rodolfo Walsh, en la localidad bonaerense de San Vicente, a 40 años de su desaparición en manos de la última dictadura.

El mismo año en el que se cumplen 90 años de su nacimiento y 60 de la publicación de su obra más destacada, “Operación Masacre”, militantes, colegas, familiares y vecinos encabezaron una nueva marcha a la casa en la que el periodista escribió su emblemática “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”.

Antes de emprender la caminata a la vivienda de la calle Rodolfo Walsh (ex Triunvirato) al 900, hubo una concentración sobre la plaza de la avenida Sarmiento, donde los organizadores expusieron documentos fundamentales para conocer la historia del periodista en esa localidad, como cartas personales y la escritura de la casa que actualmente se encuentra usurpada.

Durante la concentración tomó la palabra la hija del periodista Patricia Walsh, quien recordó que el 26 de marzo de 1977, un día después de que su padre fue desaparecido, se iba a encontrar con el escritor en la casa de San Vicente para presentarle a su nieto. “Nos salvó haber llegado al lugar media hora después que se fue el grupo de tareas de la Armada”, rememoró.

La ex diputada sostuvo que “hasta el día de hoy estamos tratando de entender qué pasó en esa casa” y cuestionó “cómo puede ser que el lugar donde Rodolfo Walsh escribió la Carta a la Junta, que fue calificada por Gabriel García Márquez como ‘la gran obra maestra del periodismo’, esté ocupada”.

Walsh criticó “la injusticia” de la tardanza en la concreción de algunos de los juicios de lesa humanidad y el “agraviante” beneficio de prisión domiciliaria del que gozan parte de los represores condenados, pero advirtió que tiene “confianza en la lucha y en la denuncia. En lo que decía Rodolfo Walsh: reproduzca, difunda, haga circular, denuncie”.

Antes de que la hija del periodista desaparecido tomara la palabra, habló el abogado de derechos humanos y periodista Pablo Llonto, quien recordó que la emblemática Carta abierta a la Junta que el escritor terminó de redactar el 24 de marzo de 1977 “es parte de la prueba en muchos juicios por delitos de lesa humanidad”.

“Gracias, Rodolfo, estás en cada juicio, estás en cada condena, estás siempre presente”, finalizó Llonto, ante la emoción de los manifestantes, que en varias oportunidades evocaron al periodista con el emblemático canto: “Rodolfo Walsh presente, ahora y siempre”.

La jornada organizada por H.I.J.O.S. San Vicente y Provincia, y Espacio Walsh y a la que adhirieron el Frente para la Victoria, el Partido Justicialista, el Partido Socialista, el Frente Estudiantil Popular y Soles de Mayo, entre otros, continuó con la emblemática caminata a la última casa en la que vivió el periodista y desde donde partió para entregar la Carta abierta.

Más de 500 personas se sumaron a la caminata de aproximadamente cinco cuadras, que terminó frente a la vivienda del escritor, donde la nieta de un desaparecido leyó un emotivo mensaje y los presentes recordaron a Walsh con distintos cantos y carteles para homenajear al desaparecido militante.

La jornada no terminó ahí: la movilización emprendió el regreso, pero esta vez se desvió para pasar por la cerrada estación de trenes de San Vicente, siguiendo el mismo trayecto que hizo el escritor cuando viajó por última vez a Capital Federal para enviar copias de la Carta a la Junta.

El 25 de marzo de 1977, Walsh fue emboscado y secuestrado en el cruce de las avenidas San Juan y Entre Ríos, en el barrio porteño de San Cristóbal, donde fue herido de muerte por integrantes del Grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada, mientras que su casa de San Vicente fue saqueada y usurpada. Aunque algunos testigos afirman haber visto su cuerpo en la Esma, nunca se supo qué sucedió con los restos del escritor y periodista, que antes de su desaparición vio morir en manos de la dictadura a amigos, colegas y a su propia hija María Victoria.

Walsh fue periodista en publicaciones como Mayoría, Panorama, el Diario de la CGT de los Argentinos y Noticias; integrante inicial de la agencia de noticias Prensa Latina y creador de ANCLA; y además escribió novelas, investigaciones periodísticas y cuentos, entre los que se destacaron, “Un kilo de oro”, “Caso Satanowsky”, “¿Quién mató a Rosendo?” y “Operación Masacre”.

El militante de FAP y Montoneros desapareció el 25 de marzo de 1977, un día después de terminar su “Carta Abierta a la Junta Militar”, en la que denunció los crímenes y desapariciones y las consecuencias políticas y económicas de las medidas tomadas por la dictadura en el primer aniversario del Golpe de Estado.

AUNO 26-03-2017
AFG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>