Veinte años de prisión para los asesinos de Franco Cajal

Los hermanos Martín y Maximiliano Irrazábal fueron condenados a 20 años de prisión por el homicidio del adolescente de 14 años del barrio de Transradio, ocurrido hace tres años. Si bien la familia Cajal está conforme con el fallo, esperan ver los fundamentos para saber si apelan o no.

Julieta Romero

Lomas de Zamora, 7 junio (AUNO).- El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 10 (TOC 10) sentenció a 20 años de prisión a los hermanos Martín y Maximiliano Irrazábal, de 28 y 25 años, respectivamente, por el homicidio de Franco Cajal, el adolescente de 14 años que quedó en medio de un tiroteo mientras cuidaba el caballo de un vecino, hace tres años en el barrio de Transradio, partido de Esteban Echeverría.

El fallo —por el cual la madre del joven aseguró emocionada y aliviada que se había “hecho justicia”— especificó que, si bien la condena para los dos Irrazábal será de 20 años por “homicidio agravado por la utilización de arma de fuego”, Martín obtendrá 21 años y seis meses de prisión porque se le vinculó al crimen de Franco otro que el imputado tenía por robo.

El asesinato de Cajal también echaría por tierra “la condicionalidad” que el imputado que Martín Irrazábal tenía en el tribunal Nº 2 por “robo agravado por tratarse de mercadería en tránsito”, lo que comúnmente se llamaría “piratas del asfalto”, según informaron a esta agencia fuentes del TOC 10.

Por otra parte, la madre de Franco, Mabel Cajal, recordó que luego de la lectura del fallo atinó a llorar, aunque confesó que esperaba que los “asesinos” fuesen sentenciados a “25 años de cárcel o a presión perpetua”.

“Sentí un alivio muy grande, un golpe en el pecho, me temblaban las manos y atiné a llorar. Ahora sé que mi lucha no fue en vano y que aunque mi hijo ya no esté, no voy a bajar los brazos” destacó a AUNO la mujer.

La lectura del fallo se hizo esperar tres horas más de lo que estaba previsto por la falta de una sala donde entraran la gran cantidad de personas que habían ido a apoyar a ambas partes; es más, el recinto que eligieron para dar cierre al caso era tan chico que solo permitieron la presencia de los imputados, sus padres, familiares de Mabel, el fiscal Ariel Bettini Sansoni y los respectivos abogados.

Entre ese grupo selecto estaba sentada la abogada del Centro de Protección de los derechos de las víctimas (CPV), Adoración Gutiérrez, quien se “comprometió con la causa desde el primer momento” y que destacó “el logro” que representó el fallo ya que “lamentablemente muchas veces no se obtiene justicia”.

“Es un fallo acorde al delito que cometieron, la familia recién ahora empezará a hacer el duelo por la muerte de Franquito, buscaban justicia y hoy cerró esta etapa, ahora deben seguir adelante”, subrayó Gutiérrez a esta agencia.

Además de los Irrazábal, estaba involucrado un tercer imputado, Javier Cano, de 34 años, que ya estaba detenido desde enero del 2009 y fue condenado a tres años de prisión acusado de “abuso de armas”, por lo que, habiéndose cumplido ese período de tiempo, quedó en libertad.

La tarde del 12 de enero de 2009 mientras Franco estaba haciendo pastar al caballo de un vecino, una bala, que no le produjo un “orificio de salida”, impactó en su corazón y pulmones, por lo que su traslado inmediato al hospital más cercano fue en vano.

Los Irrazábal y Cano estaban en conflicto con Esteban Mirandes desde hacía tiempo y ese día decidieron ir a buscarlo, se subieron a un auto y circularon hasta la esquina de Lozano y Moreno, justo donde estaba Franco, allí dispararon y Mirandes salió ileso.

Por su parte, Gutiérrez señaló que los imputados fueron “muy agresivos”, que “amenazaron a los testigos” durante el debate y que “terminaron el juicio con esa misma actitud”, ya que se negaron a escuchar la condena “si la prensa estaba en la sala y le reclamaron a los fiscales que no se les sacara fotos”.

Al finalizar la lectura de la sentencia, las autoridades legales obligaron a la familia Cajal y a sus acompañantes a desalojar la sala a la brevedad porque quería evitar “cualquier tipo de problema” ya que los allegados de los Irrazábal estaban “furiosos” por el fallo.

Mientras que, aliviados porque se había “hecho justicia”, los familiares, amigos y aquellos que se habían acercado a los tribunales lomenses en apoyo a los padres de Franco abandonaron el recinto al grito de “Franco Cajal presente, ahora y siempre, ahora y siempre”.

JR–AFD
AUNO–11-06-12

0 comentarios sobre “Veinte años de prisión para los asesinos de Franco Cajal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>