Punto final para el ciclo de Ricardo La Volpe en “El Taladro”

La dirigencia de “El Taladro”, con Carlos Portell a la cabeza, decidió poner fin al vínculo que unía al DT con el club. Dos años después de haber ganado su primer título en el fútbol de Primera División, el equipo de la zona Sur del GBA terminó último en el Apertura. Suena Omar De Felippe como sucesor y habría cambios en el plantel.

Lomas de Zamora, diciembre 13 (AUNO).- Ricardo La Volpe dejó de ser entrenador del primer equipo de Banfield por decisión de la comisión directiva que encabeza Carlos Portell. En tanto que Omar De Felippe, ex entrenador de Olimpo y ayudante de campo de Julio Falcioni durante el primer ciclo que el actual DT de Boca protagonizó en “El Taladro”, sueña fuerte como posible reemplazante.

Las tres derrotas consecutivas (0-3 ante Boca; 0-2 con Belgrano y el inapelable 1-4 frente a Colón) que el equipo venía de sufrir en el Apertura, sumado a la última colocación que finalmente consiguió en el torneo, fueron determinantes para que la dirigencia pusiera punto final al vínculo que unía a “El Bigotón” con el club.

Otro hecho que influyó para la ruptura del contrato del DT fue la mala relación que existía con el plantel, que constituía un factor de preocupación para Portell y su gente. Es por eso que tras el despido del ex arquero, se viene una medida que traerá cola, pues el club planea finiquitar los contratos de los jugadores que perciben los sueldos más elevados.

Es la tercera oportunidad en cinco años que La Volpe termina un ciclo anticipadamente en el fútbol argentino. En 2006, tras dirigir a la Selección de México en el Mundial de Alemania, tomó el Boca campeón que le dejó Alfio Basile, pero pese a cosechar 44 puntos en el Apertura de ese año, debió disputar un desempate con Estudiantes y cayó 1-2 en una definición que se celebró en la cancha de Vélez y resultó consagratoria para el elenco que conducía tácticamente Diego Simeone y lideraba un brillante Juan Sebastián Verón.

Luego de ese traspié, “El Bigotón” se hizo cargo de Vélez, y pasó sin pena ni gloria. En 2011, se marcaba el regreso del entrenador a la entidad en la cual surgió como profesional. Llegaba como un salvador, que venía a levantar a un equipo que bajo la conducción de Sebastián Méndez había tenido un flojísimo arranque en el Apertura.

“Tengo que dar la cara porque tomé una responsabilidad y sabía que iba a ser difícil. Cuando asumí, Banfield estaba mal. Traté de que el plantel mejorara su rendimiento, parecía que lo habíamos logrado, pero nos caímos”, señaló ayer, en el vestuario visitante del estadio de Colón, luego de que sus dirigidos recibieran una inapelable goleada.

Sin embargo, Don Ricardo pensaba que podía revertir la situación, y hacía planes para el futuro. “Quiero que me dejen a mí estar cinco fechas con el equipo. Denme las armas que necesitó y veremos qué se puede hacer. No estoy pidiendo a Pelé, soy razonable en cuento a las posibilidades de Banfield”, señaló.

Pero los tiempos se acortaron. Portell dijo basta. La Volpe no pudo atajar la crisis futbolística de este Banfield, y se vuelve a ese México “lindo y querido” donde se forjó como jugador y entrenador, a la espera de que el fútbol, en su infinita nobleza, le brinde la posibilidad de un revancha.

AUNO-13-12-11
LDC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>