Para los ingleses, las Malvinas sí son Cancún

De islas frías, con ovejas y de un país con cipayos. A propósito de unas declaraciones de una periodista argentina que favorece la postura británica en la disputa por la soberanía de las Islas Malvinas.

Lomas de Zamora, abr 01 (AUNO) – “Aparte las Malvinas no son Cancún, no me voy a pelear por un islote donde te morís de frío, crías ovejas”. Los dijo hace muy poco una derruida periodista arrepentida de sus “pecados” del pasado.

Mirá si a algún cipayo británico, porque cipayos hay en todos lados, porque son bichos universales, se le ocurre entregar su propio país donde, convengamos, hace un poquito de frío. De haber vivido a mediados del siglo XVII en Londres, Walger se habría opuesto al Acta de Navegación británica o a la prohibición de exportar lana en bruto que figuran entre las varias causas para que Inglaterra se lanzara como potencia industrial y marítima.

Se trata de la misma persona que escribió un libro muy malo y que llamó Lolita musulmana a la hija de Menem como una forma de evitar hablar de la sobredosis neoliberal que se aplicaba a la sazón. No dejo pasar por alto su antisemitismo.

Aludir a la juventud y la religión de la hija del entonces Presidente como así también al menú de la pizza y el champán convengamos que era y es más fácil que denunciar por escrito al fiestón neoliberal con la plata de los jubilados en manos perfumadas de banqueros.

“Los ingleses pueden ser piratas, colonialistas y hasta bastante racistas todo lo que se quiera, pero nunca cobardes”, escribió en el paquidermo vacuno, SW. Exactamente, si los ingleses a los largo de su historia hubieran tenido la genuflexión de la periodista jamás hubieran sido una potencia industrial y marítima. Ojo, que los ingleses también tuvieron sus cipayos que miraban a Francia y no fueron tratados con amabilidad.

Decíselo a los igleses

Sin embargo, la risueña zoncera vomitada por Walger se convierte a su vez en un brutal argumento en su contra. Eso mismo hay que decirle a los británicos: “Che, rubios, ¿no se dieron cuenta de que las Malvinas no son Cancún? ¿Para qué quieren esas islas friolentas y con ovejas? Walger: decile eso a los ingleses.

Hace tiempo que no califico más a este tipo de fauna que reina en Buenos Aires (Atentos porque hasta en el pueblo más hilachento de provincia también están los walger). Ya se encargó de hacerlo Charly García en una recordada nota que le concedió a Jorge Lanata, otro favorecedor de la política pirata en esta parte de América latina. Este pidiendo que dejemos de joder con la dictadura y aquella elogiando lo dicho por Videla hace poco a una revista de España.

Lo preocupante son los demás sonsos que repiten los que dicen estos personajes cobardes que tienen temor de hablar mal de alguna potencia porque las embajadas no los invitarán más a comer sanguches.

Otro dato para preocuparse es que Jujuy, Metán, Mar de Ajó y Lomas de Zamora tampoco son Cancún. ¿Entonces? Como no son ese lugar agradable de México se los podemos dar a Gran Bretaña.

Los ingleses no piensan lo mismo de Las Malvinas. Para ellos parece ser que sí son Cancún. Los británicos tampoco pensaron que la India fuera Cancún. Si la elite política, económica y cultural de Inglaterra hubiera pensado como Walger y otros cipayos locales hubiera sido un país miserable. Una isla fría llena de ovejas.

AUNO 01-04-12
HRC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>