En el Día del Juego, un espacio para chicos en situación de riesgo

La Fundación “Abrir la Puerta” y una serie de actividades lúdicas en la Ciudad de Buenos Aires, en la jornada que recuerda ese derecho infantil. La organización busca abrir nuevas “jugotecas” y generar acciones para “evitar que los menores en riesgo cumplan roles de adultos”.

Uno de los menos conocidos, pero no por eso menos importante, es el derecho de chicos y adolescentes a poder desarrollar actividades lúdicas. Mañana, en la Ciudad de Buenos Aires se celebrará el Día del Juego, con la participación especial de la “Fundación Abrir la Puerta”, una organización dedicada a fomentar espacios de recreación para niños.

La cita será en Urquiza 48 –en el barrio porteño de Once- de 10 a 13. “Abrir la Puerta” desarrollará diferentes actividades lúdicas y, a la vez, será pintado nuevamente un mural que los miembros de la organización habían hecho hace algunos años.

¿Qué es “Abrir la Puerta”? Una organización cuyo objetivo es promover y ejercer el derecho de los niños y a adolescentes a jugar. Pero, además, busca evitar que los menores cumplan roles de adultos. Brindan espacios para realizar el juego y la participación, para potenciar y desarrollar las capacidades y las habilidades de cada uno.

Con ese fin, cuentan con herramientas sociales que también les permite mostrarles a los pequeños diversas experiencias de vida. La idea es siempre implementar el sentido de pertenencia, la contención y el acompañamiento.

Los participantes suelen ser chicos de entre tres y doce años aunque puede haber menores y mayores de esas edades, de los cuales la mayoría están en constante situación de riesgo social: por vivir en inquilinatos insalubres, en casas tomadas o por tener papás con trabajos informales. “De los chicos que, junto a sus familias, fueron desalojados de un hotel en el barrio de Montserrat en febrero de este año, un 15 % concurría a jugar con nosotros” relató la fundadora y directora de Abrir la Puerta, Lila Palazos, a AUNO-Tercer Sector.

Los lugares donde se desarrollan las actividades son las jugotecas. Dentro de ellas hay espacios y tiempos para llevar a cabo esparcimiento libre (donde los chicos deciden a qué y con quién jugar) y programado (donde se hacen juegos estipulados por los coordinadores). Esto último tiene el objetivo de fomentar la interacción y el desarrollo grupal, y la conformación de lazos, ya que es usual que los chicos se junten solamente con aquellos que conocen.

La idea original de la Fundación fue la de hacer alguna actividad que cambie la calidad de vida de los chicos. “Siempre trabajé en variadas organizaciones sociales, y mi inquietud era saber si los chicos jugaban o no”, comentó Palazos. Así, el grupo quedó conformado en junio de 2005, fecha en la que se abrió la primera de las dos jugotecas que tienen, que funciona en la “Parroquia San Ignacio de Loyola” en el barrio de Montserrat.

La otra existe desde hace un año y medio en la zona de Once, en un salón que les cedió la organización “Mensajeros de la Paz”.

En la Fundación se quejan de que a veces resulta muy difícil poder llevar a cabo los objetivos por una cuestión elemental: los materiales. Son de uso intensivo y de buena calidad, pero como dependen de donaciones, colectas o campañas a veces se hace muy complicado tener los necesarios. Los juguetes no se regalan, salvo que hagan alguna jornada especial y que los chicos se los “ganen” por colaborar o participar. Además, muchos materiales didácticos son fabricados por los animadores, sobre todo aquellos que son reproducidos en formato gigantesco (ludo, yenga, rompecabezas). Todo es solventado solamente por los animadores, ya que no reciben apoyo de parte de autoridades gubernamentales.

Pese a eso, FAP no está sola, pues recibe la colaboración de otras entidades: aquellas que les brindan el espacio para que funcionen, la Red Institucional, de Legotec (se encarga de la ubicación de los pasantes de diversas carreras), Puentes UCA (una organización de la Universidad Católica Argentina que busca colaboradores y ayudantes) y Amartya. Pero además cuentan con diversas personas que se prestan a hacer actividades especiales para los chicos: magos, malabaristas, cuentacuentos y adivinos.

“Abrir la Puerta” quiere seguir creciendo e inaugurar más jugotecas. Para eso pretenden, primero, consolidar aquello que ya está formado. En palabras de sus responsables: “Crecer por crecer no tiene sentido. Un buen servicio es lo que queremos tener para poder abrir más jugotecas, pero sobre una base segura”. Necesitan de la ayuda de personas que se quieran sumar a la causa, ya sea material o a través de algún tipo de trabajo que puedan brindar, para que las puertas sigan abiertas y los chicos puedan ir a jugar.

Cómo contactarse:

Fundación Abrir la Puerta
http://www.abrirlapuerta.org.ar/
Maipú 231, 4º piso, of. 86 – Ciudad de Buenos Aires

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>