“El sida se convirtió en una enfermedad de la pobreza”

Es la opinión del director ejecutivo de la Fundación Huesped, Kurt Frieder que además de hacer una evaluación del estado de la enfermedad en Argentina, reflexionó sobre las políticas de prevención y concientización llevadas a cabo en el país.

A pocas horas de la conmemoración del día internacional de la Lucha contra el SIDA, el informe anual del organismo de Naciones Unidas para la lucha contra esa enfermedad(ONUSIDA) reveló que Argentina es uno de los países con más personas infectadas en América Latina, en donde cerca de 1,7 millones de personas conviven con el virus del VIH. En ese marco, el director ejecutivo de la Fundación Huesped, Kurt Frieder, mantuvo un diálogo con AUNO en el que opinó sobre el estado actual de la pandemia en el país y realizó un balance sobre las políticas de prevención que se aplicaron en los últimos años.

—¿Qué opina sobre a los planes de prevención y concientización aplicados hasta el momento desde el Estado?
— Todo lo que se haga en materia de prevención y de concientización de la sociedad está bien. En relación a lo que pasaba hace unos años atrás, creo que se mejoró mucho. Es válido resaltar que a través de la ONUSIDA se recaudó mucho dinero, lo que favoreció la posibilidad de financiar grandes campañas de prevención a nivel mundial.
— ¿Cuál es la incidencia que tienen los métodos de concientización a nivel barrial o municipal?
— Desde la Fundación iniciamos campañas de concientización en los municipios porque creemos que, además de los programas que se realizan a nivel nacional y que son muy necesarios, también es importante realizar proyectos focalizados en zonas pequeñas que posibiliten un conocimiento intensivo. De este modo y junto con las campañas nacionales, se puede lograr una mayor concientización. En este momento llevamos a cabo proyectos en más de diez municipios del Conurbano, entre los que se encuentran Almirante Brown, La Matanza y Lanús. También estamos cumplimos iniciativas similares que están enfocados a las comunidades aborígenes del interior del país.
— ¿Cómo evalúa el estado actual de la pandemia en la Argentina y en el Mundo?
— Hace pocos días conocimos nuevas cifras de la enfermedad en Argentina y pudimos observar que, en cuanto a casos registrados, se han reducido. Pero hay que considerar que hay una cantidad muy grande de infectados que desconocen su condición.
— ¿Es posible hacer un balance de lo que sería la zona sur del Gran Buenos Aires?
— Los registros que manejamos en la fundación afirman que en todo el Gran Buenos Aires se pueden encontrar el 50% de los casos de SIDA de todo el país.
— ¿El VIH en la actualidad se ha convertido en una enfermedad de la pobreza?
— Si, definitivamente la enfermedad ha virado a hasta convertirse en la actualidad en una enfermedad de los excluidos. En sus inicios se le adjudico a la homosexualidad y a la droga, pero ahora se puede afirmar que la mayor cantidad de casos se registran entre la gente de bajos recursos, ya que son ellos los que no reciben las campañas necesarias para la prevención.
— ¿Estima que el sida está fuera de control?
— Definitivamente. En todo lo que es África, Europa Oriental, y Centro América cada vez hay más infectados con el virus del VIH. Se puede considerar que el virus se ha convertido en una pandemia, no sólo por la cantidad de infectados que hay en el mundo, que es una cifra que crece todos los días, sino porque a nivel mundial, no hay ningún país que no tenga infectados de SIDA. Y como lamentablemente aún no se ha logrado detener el avance de la enfermedad, podemos considerar que sí está fuera de control.
— Existen grupos en EE.UU, Canadá y Europa, que afirman que con los cócteles de drogas se puede sobrellevar la enfermedad y que es muy difícil morirse de SIDA, por lo tanto proponen que ya no es necesario usar preservativo ¿Qué opina al respecto?
— Lo que estos grupos afirman es que con los avances que hubo en materia a tratamientos, la enfermedad ya puede ser considerada y tratada como un mal crónico al igual que, por ejemplo, la diabetes. Desde la fundación no estamos para nada de acuerdo con esa opinión, ya que consideramos que por más que los tratamientos hayan mejorado mucho, es necesario seguir haciendo campañas de prevención, ya que el virus del SIDA no puede seguir propagándose por el mundo con la facilidad que lo está haciendo.
— ¿Cree que en algún momento la Iglesia virará su postura en torno a los métodos de prevención del VIH?
— Dudo mucho que la jerarquía eclesiástica cambie su postura en cuanto al uso del condón. Sin embargo, hay algunas parroquias barriales que aceptan que la enfermedad está fuera de control y ayudan en lo que es el reparto de condones en sus respectivos barrios.
— ¿Considera cercana la posibilidad de encontrar una cura?
— Creo que se está muy lejos. han mejorado muchísimo los tratamientos para sobrellevar la enfermedad, pero estamos lejos de llegar a una cura.

YSV-AMB-AFD
AUNO-30-11-07
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>