El ‘Negro’ Enrique, el campeón del Conurbano

Pasaron 30 años de la conquista del Mundial de México. Héctor Enrique es el hombre que desde AUNO elegimos para recordarlo. Junto a Diego Maradona son los dos campeones del mundo de 1986 que nacieron en el región. El mediocampista, nacido en Burzaco, es un referente de su barrio natal y del Club Atlético Lanús, donde dio sus primeros pasos como futbolista.

Agustín Szafranko y Federico González Etter

Lomas de Zamora, junio 29 (AUNO).- El silbatazo del árbitro brasileño Romualdo Arppi Filho estremece sus oídos. Es que ese sonido eleva otra vez al fútbol argentino a la cima del mundo. Él, que había nacido, crecido y vivido en el Sur del Gran Buenos Aires, alcanza la gloria a nivel planetaria. Ese 29 de junio Héctor Enrique se convierte en el burzaquense más importante del universo del deporte. Si bien Diego Maradona también vio la luz en zona sur, el ‘Negro’ mantiene un arraigo más profundo con el barrio que lo vio crecer, mientras que el ‘Diez’, que jamás se olvida de Villa Fiorito, adquirió una nacionalidad universal.

Alimentado de las enseñanzas en las categorías formativas de Lanús, Enrique no acumula más que emociones al mirar por el espejo retrovisor de su fantástica carrera: grandes rendimientos con el ‘Granate’, múltiples títulos en River y la gloria como futbolista en el estadio Azteca.

Sin embargo, el éxito global no lo alejó de sus tierras. A 54 años de su nacimiento, el ‘Negro’ devolvió a su barrio de origen todo lo que recibió de pequeño. El ex volante de la Selección construyó una escuelita en Burzaco para difundir el conocimiento que mejor tiene inculcado: el fútbol.

“En el ‘86 todos querían saludar a Maradona y a mí no me daban bola. Pero yo le di el pase en el gol contra los ingleses”, bromea siempre Enrique. Aunque vistió la camiseta nacional en apenas once ocasiones, se erigió uno de los engranajes fundamentales de la ingeniería del equipo de Carlos Bilardo que se consagró en tierras aztecas, más allá de que la actuaciones previas fueron muy criticadas.

“Hay que recordar que aquella Selección fue muy castigada. Ni nuestros familiares fueron a México. Ya no nos criticaban, se reían. Cuando nosotros estuvimos en México y arrancó el Mundial, nos dimos cuenta de que nadie era mejor que nosotros, y teníamos a un fenómeno con nosotros”, recordó Enrique.

Victorias de Argentina en el mundial México 1986 timeline.

Sin embargo, el mediocampista de River no empezó como indiscutido. Su no inclusión entre los titulares casi lo lleva a cometer un acto precipitado. “Pensé en hacerme las valijas e irme de México”, graficó en alguna oportunidad. Su relación con el ‘Doctor’ ni siquiera era sólida.

“Un día le dije al Chino Tapia: ‘Si no me pone, me voy a casa’. Contra Uruguay casi exploto. En el segundo tiempo, Bilardo nos dice a mí y a Olarticoechea que calentáramos, que íbamos a entrar. Pasaban los minutos y nada. ‘Se olvidó de nosotros’, le dije al Vasco. Pero no. El Vasco ingresó al final del partido y yo me quedé con las ganas”, reveló Enrique.

No obstante, el ‘Negro’ se ganó un lugar en la columna vertebral del equipo a fuerza de convincentes actuaciones a partir de los cuartos de final. Su participación creció a medida que transcurrió la competición.

Es que vivió el debut frente a Corea del Sur (3-1) desde el banco de suplentes y tuvo recién su bautismo en el empate contra Italia (1-1), en el segundo partido del Mundial, para disputar los 15 minutos finales.

Jugó todo el segundo tiempo contra Bulgaria (2-0) en la última presentación en la fase de grupos y parecía ganarse un lugar entre los once titulares, o al menos en la rotación de Bilardo.

Pero, con un eterno trabajo precompetitivo bajó la mirada del profesor Ricardo Echeverría, preparador físico del plantel, miró nuevamente desde el otro lado de la línea de cal el triunfo contra Uruguay (1-0), por los octavos de final.

En cuartos de final, en el camino apareció Inglaterra, un rival especial para el conjunto ‘albiceleste’, tanto por el polémico antecedente en la edición de 1966 como por la sangrienta Guerra de Malvinas de 1982. “Sabíamos lo que significaba, pero al momento del partido no. Era jugar. Nos concentramos en eso. Aunque entendíamos que era un partido especial para todos los argentinos. No lo podíamos perder”, afirmó el ‘Negro’.

Para el ‘Negro’, tampoco sería un encuentro más entre otros. Aquel 22 de junio, Enrique arrancó su primer partido como titular en un Mundial. Y no sería un partido más en su vasta carrera: en esos 90 minutos demostró su carácter y su categoría.

Fue el día del famoso pase-gol al Diego, en aquella barrileteada cósmica del ‘10’. “¡Me dejó solo!”, bromea habitualmente el astro sobre el segundo tanto contra Inglaterra, el gol del siglo, el que precedió a otro grito legendario, el de la Mano de Dios.

“Ese gol es un homenaje al potrero. Recibo, giro, lo veo, se la doy… Yo me crié como Diego, ahí. Él en Fiorito y yo en Loma Verde. Por eso, hice lo primero que te enseñan cuando estás en el potrero: la pelota se la das siempre al mejor. Y eso fue lo que hice. Después, la agarró Maradona…”, señaló Enrique con nostalgia.

Su rendimiento le permitió estar en el triunfo sobre Bélgica en semis (2-0), donde Diego volvió a ponerse el traje de superhéroe.

Y también en la gran final frente a Alemania. Su actuación en el partido definitorio no pasó inadvertida: de sus pies nació el gol de Jorge Valdano, que estampó un 2-0 que parecía definitivo, pero que no lo fue.

Afortunadamente, Jorge Burruchaga rompió el empate que estiraba el cotejo media hora más. El 3-2 ahora sí fue definitivo. “Ahora sí somos campeones del mundo”, le dijo Jorge Batista a ‘Burru’, mientras los demás corrían al foco de las celebraciones. Quedaban minutos pero Alemania se quedó sin reacción hasta el pitazo final.

La Selección, en la que no se depositó tanta confianza en un principio, fue construyendo una identidad que, durante el desarrollo del certamen, fue afianzando hasta convertirse en el campeón mundial.

El trofeo volvió a pintarse de ‘albiceleste’ luego de ocho años. A Enrique se le cruzó por la cabeza todo el arduo recorrido en segundos. De Loma Verde a la gloria.

AUNO 29-06-16
FGE-AS-MFV
Línea de tiempo: Ezequiel Bergonzi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>