El “Banderazo”, esa sana costumbre de los hinchas

Los simpatizantes del “Taladro” se congregaron ayer por la noche en el estadio Florencio Sola para alentar a los jugadores que se enfrentarán con Lanús, mañana, en el reducto de Guidi y Arias. Una ceremonia que llenó de motivación a los dirigidos de Julio César Falcioni de cara a una nueva edición del clásico del Sur.

Los hinchas de Banfield hicieron un masivo “Banderazo” en apoyo al equipo en la previa del partido frente al clásico con Lanús que se jugará mañana, a partir de las 13.30 en la “Fortaleza” de Guidi y Arias. Los jugadores y el cuerpo técnico estuvieron presentes y se llevaron todo el aliento y el cariño de los hinchas.

Casi 6 mil personas se hicieron presentes ayer por la noche en el estadio Florencio Sola, convocados al ya tradicional “Banderazo” que los simpatizantes del “Taladro” organizan cada vez que el equipo juega un clásico de visitante.

Fue una noche fría, pero el calor lo puso la gente de Banfield que se acerco lentamente al estadio para ocupar la tribuna Valentín Suárez y desde allí brindarle su apoyo al plantel y cuerpo técnico, que llegó al estadio pasadas las 8 de la noche.

Los hinchas se acercaron con bombos, banderas, camisetas y hasta fuegos artificiales para hacer de la noche una gran celebración.

Cuando los jugadores ingresaron al campo de juego se desató la fiesta y la locura en el estadio. Los hinchas empezaron a cantar cada vez más y más fuerte al ver la alegría de los jugadores, que se animaron a cantar, aplaudir y saltar al ritmo de los “hits” de la noche.

Más allá del apoyo a todo el plantel, hubo jugadores que fueron ovacionados y si se trata de elaborar un ranking, se podría nombrar en primer puesto al mediocampista Walter Erviti, vitoreado en más de una ocasión.

También se coreó al defensor Víctor López y al mediocampista Marcelo Quinteros, que de igual forma agradecieron el cariño de la gente con sonrisas.

Uno de los jugadores al que más receptivo se mostró hacia los hinchas resultó ser el delantero Rubén Ramírez. “Aplaudan/ Aplaudan/ No dejen de aplaudir/ Los goles de Ramírez/ Que ya van a venir”.

El plantel se acerco a la tribuna, pero el que también presenció la celebración fue el entrenador Julio César Falcioni, que se quedó alejado junto con el cuerpo técnico, tratando de abstraerse para que el protagonismo lo tuvieran los jugadores.

Sin embargo, la gente no lo pasó por alto y lo “homenajeó” con el clásico cantito, popularizado en el Clausura 2009: “Que de la mano de Julio César…”

Se respiró alegría, cariño y el folklore característico del fútbol con los clásicos cantitos dedicados al eterno rival, pero más que preocuparse por el “Granate”, los hinchas se ocuparon de motivar a sus jugadores, que al ver la convocatoria, seguramente quedaron motivados para salir a la cancha a “brindarle una alegría a la gente”, como señalaron algunos de ellos.

“¡Walter, Walter!” Gritaba un nene colgado del alambrado tratando que su ídolo lo escuchara. y no sólo lo escucho sino que también le regalo una sonrisa y un saludo, que seguramente ese pibito guardará en su memoria, más allá del resultado que pueda tener el este clásico.

Se verá el sábado quien se queda con el clásico del sur, pero lo que no se puede negar es que la motivación y el aliento por el lado de Banfield sobran, solo resta salir a la cancha.

AUNO-27-08-10
FT-LDC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>