Editoras de género y comunicadoras debatieron sobre cómo hacer un periodismo feminista

Se trató de un conversatorio con periodistas sobre producciones mediáticas feministas. Las comunicadores destacaron los desafíos de construir una agenda propia y de autogestionar los medios.

Periodistas y comunicadoras feministas debatieron ayer sobre las formas de construir una agenda propia, los desafíos de los medios en los que trabajan y las estrategias para la sostenibilidad económica, en el marco de las Jornadas “Producciones Comunicacionales en clave de género”, organizadas por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). 

En el conversatorio “Producciones Mediáticas Feministas: Hablan Las Periodistas”, Valeria Hasan, locutora del programa de radio “Un Ramito de Lavanda Violeta” de Mendoza afirmó que al tema “hay que ponerlo en la mesa y, además de festejarlo, problematizarlo también porque de repente se naturalizan las palabras y pierden densidad histórica” y consideró que “es muy importante que se pueda hablar hoy así abiertamente de una comunicación y un periodismo feminista”.

En ese sentido, la periodista y editora de la agencia de noticia AUNO Soledad Arréguez sostuvo que como periodista, y en un espacio pedagógico y de práctica profesional, tiene la tarea de “sensibilizar, de concientizar, incluso de problematizar y de cuestionar la realidad”.

La docente también afirmó que los periodistas deben “poner en discusión ciertas problemáticas, distintas formas de presentar y de construir las historias”, pero esta tarea tiene que “ser una práctica que se dé de forma transversal en toda la redacción y esto es una tarea hacia adentro y hacia afuera”.

Durante el conversatorio, Gabriela Weller, editora de género SRT-UNC y de la revista El Tajo, contó que hacer periodismo feminista implica tener su “propia agenda con perspectiva de género y enfoque en derechos humanos” y explicó que “los temas, las fuentes y las voces son distintas a las de la libreta tradicional”.

La editora señaló que en el medio pueden “tomar las voces y coincidir con la agenda pública”, pero advirtió que en los medios tradicionales “todavía no es posible lograr esa perspectiva de género, muchísimo menos imponer temas feministas”.

La periodista Antonella Sánchez Maltese, por su parte, sostuvo que en los medios en los que trabaja el potencial está puesto “en el qué y en el cómo de esa agenda, en tomar un tema que probablemente está muy instalado, pero con un enfoque para ser contado de una manera en particular”.

También indicó que como editora responsable de un medio “el potencial nace cuando se toman algunos temas de agenda que son contados de otra manera” y consideró que el ‘cómo’ es lo principal para “contar algo desde lo más profundo”.

Otro de los temas que se debatieron fue cuáles son los desafíos que encara cada medio para ser visible y su sustentabilidad económica. La periodista de la revista Periódicas de Santa Fe Belén Degrossi contó que al inicio del proyecto del medio se “organizaron para sostenerlo y al segundo año se pidió una suscripción con un valor muy bajo por mes a los lectores” y afirmó que ninguna integrante puede “vivir de la redacción”.

Además explicó que hay personas que se encargan de “llevar la tarea de los números y hay que tener paciencia para aprender esa clase de cosas ya que eso forma parte de ejercer el periodismo”.  

A modo de cierre, Hasan aconsejó a las estudiantes de periodismo y comunicación social tener “una buena agenda de voces feministas, porque hay que diversificar las voces en los medios y ampliar la libreta que antes se tenían en el teléfono”.

Las jornadas también ofrecieron espacios de intercambio de producciones comunicacionales a cargo de estudiantes, además de paneles con expertos y especialistas para discutir qué implica producir contenidos con esta perspectiva. 

AUNO-03-06-21
LNC-SAM

Dejar una respuesta