Agencia Universitaria de Noticias y Opinión

http://auno.org.ar

Borges: peronismo y literatura

En este agosto se cumplió un nuevo aniversario del natalicio de Borges. Un relato suyo cuenta una puesta en escena ocurrida en Chaco. Alude al peronismo, al que califica como “la cifra de una época irreal”. Como en otros escritos, allí vuelve a incursionar en política. Esta vez para parodiar las honras fúnebres a Evita pero cuando ese sector estaba proscripto.

Lomas de Zamora, ago 26 (AUNO) – “En uno de los días de julio, de 1952, el enlutado apareció en aquel pueblito del Chaco”. Así empieza Borges el relato ‘El simulacro’, que apenas hiende una página de su libro El hacedor (1960) que incluyó en el v. 2 de sus Obras Completas, pág. 178 (1974).

Sin demasiadas metáforas y a muchos años de sus manifiestos ultraístas en los que anuncia el uso de curvas verbales finitas, nuestro escritor vuelve a incursionar directamente en la política y en apenas en poco más de veinte líneas el peronismo vuelve a ser motivo de su escritura. Recordemos que uno de los procedimientos favoritos de nuestro escritor es la brevedad.

Como no puede ser de otra manera, Borges ubica a ese movimiento político en la vereda –sería mejor escribir en la calle- de la barbarie pero por medio de referencias a sujetos sociales que en otros textos suyos son puesto en ese lugar de esa falsa pero cada tanto regada antinomia.

Los juegos, las representaciones y las alusiones están allí satisfactoriamente constituidas. Escribe: “Era alto, flaco, aindiado, con una cara inexpresiva de opa o de máscara; la gente lo trataba con deferencia, no por él sino por el que representaba o ya era”.

En forma literal alude a un delegado de Perón o un farsante que se hacía pasar por tal, aunque el fundador del justicialismo era también de facciones aindiadas.

Llevaba la ‘máscara’ de Perón; es un doble en la ficción. Aunque todos los calificativos con que es revestido el personaje que no merece, según Borges, tener un nombre conforman un corpus descalificador y esa es la intención al describir su rostro “aindiado” porque en este caso es un problema del autor del relato que intenta descalificar así.

El de rostro aindiado “eligió un rancho cerca del río; con la ayuda de unas vecinas armó una tabla sobre dos caballetes y encima de una caja de cartón con una muñeca de pelo rubio. Además, encendieron velas en candelabros altos y pusieron flores alrededor”.

La improvisada obra teatral para engañar incautos con la muerte de Evita estaba lista: “Una alcancía de lata recibía la cuota de dos pesos y a muchos no les bastó venir una sola vez”. Elidida aparece allí la sublimación según la cual Evita era ‘santa’.

A Borges no le importa mucho que ello haya existido o no o que se trató de una farsa a cargo de un impostor. El centro básico de su preocupación es que en esa –podríamos poner ‘representación’- puesta en escena de una escuálida teatralización “está la cifra perfecta de una época irreal y es como el reflejo de un sueño o como aquel drama en el drama, que se ve en Hamlet”. Claro. Es el drama ficcional de un drama político real, según la visión de mundo del autor del texto.
[En ‘Hamlet’ una parte de las acciones se consume en los ensayos de una obra de teatro para su representación en una corte. Se trata de un procedimiento muy común en el contexto isabelino y es así como se lee allí una sutil frontera entre la realidad del espectador y el mundo ficcional del drama].

Borges sueña con el peronismo

Después asegura: “La historia es increíble pero ocurrió y acaso no una vez sino muchas, con distintos actores y con diferencias locales”. Esto último es muy importante porque sale de la ficción del relato para aludir al peronismo en tanto presencia nacional en cualquier localidad porque no olvidemos que en la “farsa” –supuesta o no- está “la cifra perfecta de una época irreal”. Y dice “irreal” porque Borges sueña con el peronismo.

El título del escrito ya es una cifra de la “irrealidad” y que a Borges lo llena de espanto. Se pregunta: “¿Qué suerte de hombre (me pregunto) ideó y ejecutó esa fúnebre farsa? ¿Un fanático, un triste, un alucinado o un impostor y un cínico? ¿Creía ser Perón al representar su doliente papel de viudo macabro?”. Lo que está diciendo en realidad es que el peronismo como hecho político de la realidad argentina es una “fúnebre farsa” y es a Perón real que le dice “fanático”, “triste”, “alucinado”, “impostor” y “cínico”.

Borges nuevamente se sirve del peronismo para tejer un entramado en el que las fronteras de la realidad y la ficción se borronean aunque sin que se difuminen las fuertes referencias políticas del mundo de la experiencia real aludidas.

Para aminorar su espanto, escribe que “el enlutado no era Perón y la muñeca rubia no era la mujer Eva Duarte, pero tampoco Perón era Perón ni Eva era Eva sino desconocidos o anónimos (cuyo nombre secreto y cuyo rostro verdadero ignoramos) que figuraron, para el crédulo amor de los arrabales, una crasa mitología”.

Es una obviedad haber escrito “crasa mitología” por más que sea casi imposible de ser disculpada. Hubiera puesto “negra mitología” o “sombría mitología” que es más musical que lo que escribió y de paso le habría salido una perfecta descripción de las alusiones políticas que realiza en ese escrito casi ‘olvidado’ tal vez evitado por la crítica académica universitaria tan afecta a intentar despolitizar a la literatura.

Así fue como Borges, como tantas veces lo hizo apelando a diferentes géneros discursivos, parodia las honras fúnebres en honor a Evita.

AUNO 26-08-12
HRC

Lomas de Zamora

El culebrón de un pago

La actriz Mónica Cabrera denunció que la Subsecretaria de Cultura lomense le pagó el 75 por ciento de la función. Desde la Municipalidad desmintieron el hecho y afirmaron que “solamente” se retrasaron 48 horas en el pago.

La actriz Mónica Cabrera.

Lomas de Zamora, agosto 27 (AUNO).- El telón del reciente Teatro Municipal de Lomas de Zamora se abrió demasiado y dejó entrever ciertas internas a la hora de negociar el pago de las funciones que organiza la comuna. La actriz Mónica Cabrera denunció a través de su cuenta de Facebook que las autoridades del distrito no cumplieron con el pago acordado para el espectáculo “Arrabalera. Mujeres que trabajan”, función a la mitad del auditorio asistió por, según dijo, errores de organización. Desde la Subsecretaría de Cultura aseguraron “rotundamente” que la artista cobró la totalidad acordada con 48 horas de retraso y adujeron que la convocatoria fue responsabilidad de la artista.

En su muro, donde por lo general la prestigiosa actriz muestra sus funciones y una participación fluida de sus fanes, rezaba: “La municipalidad nos pagó el 75 (por ciento) de lo que se había pactado”, y señaló directamente como responsable a la Subsecretaría de Cultura, desde donde afirmó que le dijeron que el pago “con factura estaría el cheque por lo pactado el martes, y sin factura, el 75 por ciento”. Pero el pago del espectáculo ya se había retrasado. “Nos tenían que pagar antes de la función. Fallaron”, lanzó Cabrera.

Ante estos comentarios, el funcionario encargado de la cartera cultural de la comuna, Omar Lauría, declaró a AUNO: “Solamente nos retrasamos 48 horas en el pago. El mismo día de la función le dije a la manager de Mónica que me hacía cargo frente al público, si no quería hacer el espectáculo”, y aseguró que “todo está en regla” porque “el Estado se hizo cargo de la función, de la artista. Tengo todas las facturas correspondientes”.

Al contrario, Cabrera sostuvo en su misma declaración por la red social que le pagaron “en efectivo, no cheque, no queda registro de pago así”.

A MITAD DE PÚBLICO
Mónica Cabrera acotó que la convocatoria no estuvo bien realizada y más aún teniendo en cuenta de que se trataba de un espectáculo gratuito. “Las personas que por mail reservaron días antes de la función recibieron una respuesta que decía que no había más entradas. Mentira, la sala no tuvo ni la mitad de espectadores”, sostuvo Cabrera.

Mientras tanto, Lauría asumió que la sala no estuvo llena, pero adujo que la convocatoria fue responsabilidad del artista. “Porque somos Municipalidad no significa que le llenemos el teatro. Queremos que la gente se autoconvoque y que elija al espectáculo que quiere ir. Si ella metió 130 personas, qué quiere que haga. Las convocatorias varían. Yo no voy a buscar gente a la casa”, remató.

En el mismo sentido, Lauría comentó que el distrito no tiene una fuerte cultura teatral y tampoco queda excluida la zona más céntrica de la ciudad, pero la Municipalidad tiene mecanismos para publicitar que llega a todos los barrios. “No vamos a buscar a nadie. Solamente hacemos docencia los martes cuando vamos a buscar a escuelas para que vayan al teatro y le explicamos a los chicos que lo más importante es apagar el celular y prestar atención al espectáculo”.

Con bronca, la mujer que trabajó toda su vida sobre las tablas del teatro independiente y que también incursionó en la pantalla chica, entre otros géneros, expresó: “En 18 años que giro por todo el país contratada por municipios, grupos independientes jamás me pasó algo así. Si están con ganas de joder a alguien, se equivocaron de persona”.

“Con la artista, que es excelente, y con Mónica como persona que tiene un contenido social bárbaro no tengo ninguna queja”, confesó el funcionario, al tiempo que señaló a la manager de Cabrera como la responsable de los problemas surgidos.

Frente a los dos discursos, la pregunta que se hace Cabrera persiste de acá en más: “¿Cómo se controla el dinero que sale? ¿Las municipalidades pueden dar dinero sin pedir factura?”

EV-AFD
AUNO-27-08-12

Reclamo ante la Corte por fondos coparticipables

Legisladores de partidos de la oposición pidieron al máximo tribunal que resuelva en una causa similar a la que inició Córdoba, provincia que renunció al Pacto Fiscal de 1992, por el cual cedía un 15% de fondos de coparticipación para financiar la ANSES

Lomas de Zamora, agosto 28 (AUNO) – Legisladores bonaerenses de la oposición reclamaron ante la Corte Suprema de la Nación la restitución de fondos de coparticipación que la Nación retiene a partir de un acuerdo fiscal firmado en 1992. Se trata de un 15% de la masa de impuestos coparticipables que las provincias ceden para financiar la ANSES.

El acuerdo fiscal se firmó en oportunidad de la privatización del sistema jubilatorio, y tenía por objetivo evitar que terminara desfinanciado el por entonces “remanente” sistema de reparto. Para ello la Nación y las Provincias decidieron apartar ese porcentaje de los fondos, antes del reparto. Los legisladores bonaeresnes que hicieron la presentación dicen que desde 2008, cuando se reestatizó el sistema, “se podría haber recuperado mas de 14 millones de pesos”.

La presentación fue hecha por los bloques de legisladores bonaerenses de la Coalición Cívica, UCR, Frente Amplio Progresista, Unión Celeste y Blanco y un grupo peronista que respalda la candidatura del jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri.

La titular del bloque de Unión Celeste y Blanco, Mónica López, afirmo que “no tiene sentido que sigan descontando la suma equivalente a 5200 millones de pesos anuales, porque las AFJP están estatizadas”.

“Desde la legislatura buscamos destrabar este 15 % que se le está reteniendo a la provincia a partir del pacto fiscal establecido en el 1992 para evitar que los bonaerenses estemos en un estado de ajuste permanente”, concluyó la diputada.

Los legisladores sostuvieron que las circunstancias del Pacto Fiscal de la Nación quedaron sin efecto desde la re-estatización de las AFJP.

Bajo ese criterio la provincia de Córdoba denunció hace dos semanas el Pacto Fiscal, al igual que Corrientes,

AUNO 28.8.2012
AR CGL

Página 1 de 2 siguiente  última

Universidad Nacional de Lomas de Zamora

Telesur

Agencia NAN