Adiós a la Libertadores

El campeón del Torneo Apertura 2009 no pudo aguantar el 3-1 logrado en el Florencio Sola. El Internacional de Porto Alegre se impuso 2-0 en la revancha y en virtud del gol marcado de visitante avanzó a cuartos de final, donde se enfrentará con Estudiantes. El elenco de Julio César Falcioni se mostró contenido y no pudo neutralizar el poderío ofensivo del rival.

Días antes de la revancha, Julio César Falcioni había anticipado que pensaba jugarle al Internacional en Porto Alegre con cinco defensores. Quedó claro entonces que la intención del “Taladro sería esperar en su campo con el propósito de salir de contra golpe, ante un rival que en busca de la clasificación dejaría espacios en su retaguardia.

Pero no fue así. Con Ladino, Maidana, López, Bustamante, en el fondo, el “Taladro” apostó a una línea de cuatro para contener la ofensiva roja que desde el arranque salió en busca de revertir la diferencia de dos goles abajo que Banfield le había sacado en el Florencio Sola.

Pero de a poco, el visitante resignó la tenencia de la pelota y le cedió totalmente la iniciativa al rival que, que si bien no encontró al principio la forma de vulnerar el cerco defensivo de Banfield, apostó al manejo de la pelota, y con paciencia, logró abrir el marcador con una sutil definición de Alecsandro.

Internacional se fue al descanso con una ventaja lograda en un momento clave del partido, cuando faltaban tres minutos para que finalizara la primera mitad, y en definitiva, era justo.

En la reanudación, el elenco brasileño fue aún más incisivo. Comenzó a jugar por los costados y desde allí complicó a un adversario que sentido ante la andanada, se mostró incapaz de contener la arremetida.

Y las 12’ minutos del segundo tiempo llegó el desahogó para la afición local. Con un impecable cabezazo, Walter marcó el 2-0 y puso al equipo dirigido por el uruguayo Jorge Fossati al frente de la serie, en función del gol de visitante marcado por el “Inter” en el cotejo de ida, que se computa doble en caso de igualdad en el marcador global de la serie.

Banfield salió a buscar el descuento. Con alguna llegada de James Rodríguez, el elenco del Sur del GBA trató de llevar inquietud al arco defendido por Roberto Abbondanzieri, pero no alcanzó.

Ahora, los roles se invertían. Era Banfield el que atacaba, con lo que podía, y el “Inter”, el que llegaba de contra, agigantando la figura de Lucchetti, que con cada atajada le daba un poco más de vida a un equipo cada vez más jugado.

A 8’ del final, James Rodríguez le entró fuerte al mediocampista argentino Andrés D’Alessandro. El colombiano recibió la segunda amarilla y se fue expulsado, sellando de esta forma la suerte de su equipo.

La imagen del final fue un pelotazo de Lucchetti al área brasileña en busca del milagro que no llegó. 0-2 y eliminación. Banfield dejó la Copa Libertadores con un gusto amargo y una incógnita: ¿qué hubiese sucedido si arriesgaba un poco desde el inicio del partido en vez de esperar tan atrás? El gran interrogante que, en definitiva, marcó la conclusión de este sueño copero del “Taladro”.

AUNO-06-05-10
LDC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>