Por el robo a una escuela, vecinos y docentes cortaron la ruta 205

Se trata de la Escuela nº 6 de la localidad de Máximo Paz, que fue asaltada por quinta vez. Los maestros y los padres de los alumnos interrumpieron el tránsito porque como consecuencia de este hecho, las clases fueron suspendidas. Autoridades policiales se presentaron en el lugar y prometieron la instalación de una alarma.

Un grupo de padres y docentes de la localidad de Máximo Paz, Cañuelas, realizaron ayer un corte en la ruta 205, a la altura del kilómetro 49, con el propósito de reclamar a las autoridades municipales y policiales mayor seguridad para los establecimientos educativos de la zona. La protesta se originó como consecuencia de un robo que se produjo el lunes por la madrugada, en la Escuela número 6, que fue asaltada por quinta vez.

El corte de ruta se inició en horas del mediodía y estuvo organizado en dos frentes. Uno compuesto por más de 60 personas, entre las cuales se encontraban vecinos, docentes y la directora del colegio. En tanto que un segundo grupo, un poco más reducido, se ubico en la entrada de la localidad de Máximo Paz, motivo por el cual el paso hacia la ciudad de Cañuelas quedó completamente cerrado.

La institución —a la que asisten más de 500 alumnos en el nivel primario y 150 en el medio— sufrió daños de tal magnitud que sus instalaciones quedaron gravemente afectadas, al punto de que las clases se suspendieron.

Una de las condiciones que planteaban los padres y docentes para levantar la medida consistía en que las autoridades municipales se acercaran a ofrecer una solución concreta, que permitiese la reanudación de la actividad educativa.

Recién tres horas más tarde de iniciado el corte, el capitán Ariel Morlini, jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires, en el área distrital de Cañuelas, se hizo presente en el lugar en compañía de varias patrullas.

Ante los vecinos, el funcionario policial aseguró: “Ya se implementó un servicio para proteger el área de la escuela y se instalará una alarma; algo que está demorado porque la empresa de seguridad encargada de hacerlo tiene problemas”.

Los padres, indignados por la situación de vulnerabilidad a la que están expuestas las escuelas de la zona, le exigieron a Morlini una solución. Además le reprocharon al oficial que el efectivo asignado para patrullar el área, que se encontraba enfermo, no fue correctamente relevado.

“El personal policial que debía estar en ese horario tuvo un problema y el otro que estaba de turno lo cubrió con recorridos esporádicos que cumplió a bordo de un patrullero, pero resulta evidente que algo no se hizo como corresponde”, admitió Morlini en diálogo con AUNO.

Según el jefe policial, el intendente de Cañuelas, Gustavo Arrieta, estaría al tanto de la situación y habría autorizado un cheque por mil pesos, que se destinarían a la compra de una alarma.

Pero los padres y docentes exigían garantías: “No pueden seguir jugando con la educación de nuestros hijos”, vociferaban.

Morlini prometió que “se harán las actuaciones administrativas”, y anticipó que se imputará al oficial que no buscó un relevo que cubriera la zona.

“Los chicos tienen derecho a estudiar y éste es un piquete por la educación”, afirmaron los vecinos, que manifestaron su intención retomar los cortes de ruta, si las autoridades no cumplen sus promesas.

Finalmente, la directora de la Escuela n°6, Lucia Soria, anticipó que mañana, los chicos volverán a tener clases y tendrán garantizada su vianda diaria de alimentos.

AAF-LDC
AUNO-29-09-08
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>