Los intendentes del PJ ante las listas colectoras

Las listas de “adhesión” que sugiere el oficialismo nacional en el distrito bonaerense generaron posturas encontradas entre los intendentes del conurbano. La posibilidad de perder el control de municipios y el dominio de los concejos. Los que se niegan y los que “priorizan el proyecto”. Las presiones de los jefes comunales al gobernador Daniel Scioli.

Las llamadas lista de adhesión o popularmente conocidas por colectoras ya es un hecho plenamente aceptado, aunque muy a su pesar, por la mayoría de los intendentes peronistas bonaerenses.

Ocurre que en Buenos Aires, el partido Nuevo Encuentro del diputado Martín Sabbatella no tiene una presencia fuerte para hacer frente a tan repentino protagonismo y los números no representan un peligro considerable al gobierno de Scioli, admitieron a Auno voceros del PJ bonaerense.

No bien se impuso el tema de las colectoras con la irrupción del ex intendente de Morón como eventual candidato a gobernador bonaerense alineado con Cristina Fernández, los jefes comunales de la Tercera Sección Electoral fijaron postura a favor o en contra del esquema electoral alentado desde la Rosada.

En todos los casos, el rechazo a las colectoras depende de qué tan real es la amenaza de una nómina que con el sello kirchnerista dispute – y hasta gane- espacios a los oficialismos locales.

Mientras la fracción más dura del PJ bonaerense se encolumnó detrás de la negativa sobreentendida de Scioli, los intendentes Francisco Gutiérrez (Quilmes), Darío Díaz Pérez (Lanús) y Darío Giustozzi (Almirante Brown) no se opusieron a la estrategia que les permitió llegar a la intendencia en 2007.

Alejandro Granados de Ezeiza y el lomense Martín Insaurralde se agregan al grupo de intendentes alineado a la táctica nacional que aceptaría las colectoras.

El titular del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora, Santiago Carasatorre, fue aún más lejos en sus pareceres. Sin alejarse del voto positivo del intendente Insaurralde, el oficialista lomense dijo que “hay que evitar traiciones” al momento de habilitar una colectora.

En diálogo con AUNO, Carasatorre reconoció el malestar que generó en el oficialismo local el caso de los mercuristas Diego Cordera y Eduardo Amalvy. Ambos ediles ingresaron en 2007 por una lista colectora del Frente para la Victoria y antes de asumir sus bancas abandonaron el proyecto para sumarse a las filas del sector de Felipe Solá.

“Siempre que sumen al proyecto son bienvenidas, pero hay que ver bien a quién se le da una colectora. Primero hacen de todo para ir con Cristina y a los dos días dicen que ya no se sienten representados por ella. En Lomas, paso con la gente de Osvaldo Mercuri. Ese error no puede repetirse, no hay que dejar lugar al oportunismo político de los mismos de siempre”, advirtió Carasatorre.

En Almirante Brown, el oficialismo local reporta directamente a Nación y no vería nada mal una lista encabezada por Sabbatella que adhiera a la reelección de la jefa de Estado.

El presidente del Concejo Deliberante de ese distrito, Mariano San Pedro, señaló a AUNO que “hay que reconocerle al hombre de Morón que adhirió al kirchnerismo en el momento más difícil del Gobierno nacional en el Congreso”.

“No podemos ser egoístas y pensar en las posibilidades que se pueden restringir en lo local. Hay que pensar el proyecto como lo que es, un proyecto nacional. Y si Sabbatella quiere adherir desde su partido tiene las puertas abiertas, siempre que sea para sumar acá estamos”, precisó ese concejal oficialista.

En línea con el respaldo casi inmediato del jefe comunal de Lanús, el titular del Concejo Deliberante de ese distrito, José Luís Pallares, cuestionó la intención de Sabbatella, y no descartó que haya varias propuesta a la Intendencia.

“No hay que acallar la voz de nadie, tenemos que sumar a los sectores que no pertenecen al peronismo tradicional, y quien quiera ir a la interna tendrá derecho a hacerlo”, subrayó Pallarres.

Tanto Giustozzi como Díaz Pérez son los candidatos indiscutibles del kirchnerismo en sus distritos. Por el momento, no se enfrentan a alternativas internas que vayan a desafiarlos en lo inmediato y el sabbatellismo allí aún no hizo pie.

El temor de perder una Intendencia o el mando en el Concejo Deliberante predominó en el discurso de jefes comunales como Jorge Ferraresi (Avellaneda), quien se alistó detrás de su líder político, el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Baldomero Álvarez, y calificó a las colectoras como “inconvenientes” para los municipios del conurbano.

El titular del Concejo Deliberante de Avellaneda, Armando Bertolotto, aseguró que el control de los parlamentos locales podría verse afectado por la dispersión del voto kirchnerista.

“Las colectoras violan el espíritu de la Ley Electoral. No estoy de acuerdo que un travestido de la política como Sabbatella vaya pegado a la boleta y corramos serios riesgos”, afirmó el edil con inocultable molestia.

En consonancia con Ferraresi, el intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, intentó bajarle las expectativas a la Mesa Kirchnerista que integran los dirigentes Norma Fernández y Alberto Dodero y agrupaciones como La Cámpora, que, a la sombra del oficialismo local, procuran un lugar y se ilusionan con una nómina de adhesión habilitada desde Olivos.

“Habría que ver qué ocurre caso por caso porque somos más de cien distritos y las situaciones son distintas. Nuestro distrito ya está organizado, por lo que las listas colectoras no son convenientes en Esteban Echeverría”, había señalado Gray en declaraciones radiales.

Por su parte, el intendente de Florencio Valera, Julio Pereyra, asume un rol influyente en la toma de decisiones debido a que también conduce la Federación Argentina de Municipio (FAM) y su respuesta sobre las colectoras pesa.

“Al principio salieron algunos intendentes con dudas respecto a las listas, pero todos estamos de acuerdo con las colectoras. La discusión fue más instalado en los medios que las verdadera discusión que tenemos nosotros en el PJ”, había puntualizado a medios provinciales.

Como afectado directo de la movida nacional, el gobernador Scioli envió a la legislatura bonaerense un proyecto para modificar la Ley de internas abiertas, simultaneas y obligatorias para eliminar del sistema D Hont, que exige un piso del 10 por ciento de votos para insertar candidatos en la conformación de nóminas finales de las listas de legisladores y concejales. En el caso del PJ, el piso se elevaría a un 25 por ciento.

El proyecto, que espera tratamiento en la cámara baja bonaerense es la respuesta que da Scioli a los intendentes que intentan retener el poder y conservar mayoría en los concejos deliberante sin bancas extrapartidarias que lleguen por las listas de “adhesión”.

AUNO 21-03-11
MA-HRC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>