En pandemia, más de 20 mil personas donaron sangre fuera de los hospitales porteños y bonaerenses

Las colectas externas de sangre se potenciaron durante la pandemia en el AMBA y abastecieron de manera regular a los bancos sanguíneos. Las estrategias se centraron en postas en distintos barrios para acercar el hospital a los donantes.

Las colectas de sangre por fuera de los hospitales abastecieron de manera “permanente” a los bancos de sangre bonaerenses y porteños durante 2020 ante la disminución de hasta un 50 por ciento de las donaciones respecto al 2019. El miedo de los donantes a un posible contagio de coronavirus en los hospitales fue la principal razón para que los bancos sanguíneos se acercaran a las casas de los donadores, según indicaron los Servicios de Hemoterapia del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

De acuerdo con la Red de Medicina Transfusional del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA), el año pasado se realizaron 39 colectas en coordinación con los 22 servicios públicos de hemoterapia porteños, lo cual permitió que se acercaran 2.236 donantes a las escuelas, los institutos parroquiales, el salón de Salamanca, el Campus Buenos Aires (BA) de Plaza Houssay, entre otros. De todas maneras, algunos servicios de hemoterapia estuvieron disponibles dentro de los hospitales para que las personas donen.

 

En diálogo con AUNO, la coordinadora de la Red de Medicina Transfusional, Nélida Noemí Lena, aseguró que, si bien desde 2006 se realizan colectas en la ciudad de Buenos Aires, el año pasado fue una estrategia para sacar a los donantes de los hospitales ante el temor de éstos de un posible contagio. Asimismo, esto sirvió para que haya un incremento del 20 por ciento de donantes voluntarios (sin tener en cuenta a los de reposición) respecto al 2019. “Lo que impactó en el aumento de donantes voluntarios fueron las postas, sacar el banco de sangre y que la gente se acerque en forma voluntaria, sin estar movida por un paciente en particular”, destacó. 

En cuanto al territorio bonaerense, se realizaron 373 colectas durante 2020 y concurrieron 20.105 donantes a los clubes de fútbol, las sedes gremiales, la Iglesia Universal, los cinco Centros Regionales de Hemoterapia y otras postas de donación, de acuerdo con el Instituto de Hemoterapia de la provincia de Buenos Aires “Dra. Nora Etchenique”

La directora asistencial del Centro Regional de Hemoterapia de La Plata, Alejandra De Bonis, manifestó para AUNO que pudieron “mantener un stock” de sangre el año pasado en la ciudad de La Plata para “dar soporte” no sólo a pacientes con Covid-19 a través de la donación de plasma sino también con otras patologías. De todas maneras, aclaró que al principio de la pandemia (la primera ola) no hubo tanta demanda de sangre porque “las terapias estuvieron abocadas a los pacientes con Covid” e inclusive se “restringieron cirugías programadas”, salvo los trasplantes o las que involucraron a pacientes oncológicos. 

Este año se realizaron 34 campañas de sangre en CABA durante el primer semestre y desde la Red de Medicina Transfusional esperan incrementar la cantidad en las próximas semanas. En ese sentido, Lena admitió que, si bien la segunda ola impactó en la donación voluntaria, la primera fue más “devastadora” ya que, durante el mismo período, pero del 2020 concurrieron 692 donantes a las colectas frente a 1.269 del 2021.

En cambio, en la provincia de Buenos Aires se realizaron 130 colectas durante el primer semestre de 2021 y donaron 8.827 personas. De Bonis afirmó que la segunda ola “los agarró de otra manera” porque ya la estaban esperando, y reveló que desde La Plata afrontan una superproducción de plasma: más de 700 unidades en stand by. “Si tuviéramos una tercera ola, ya estaríamos preparados para afrontarla”, aseguró. 

Sobre la donación de sangre y plasma

De acuerdo con los servicios de Hemoterapia, una persona a través de la donación de aproximadamente 800 mililitros de sangre puede ayudar hasta tres o cuatro pacientes. De un donante se extraen glóbulos rojos, plasma, plaquetas y crioprecipitados que luego serán destinados a pacientes oncológicos, con coronavirus, leucemia, anemias crónicas, trastornos de coagulación, a los que son sometidos a cirugías mayores, entre otros. 

“Hay una estadística que dice que nueve de cada diez personas pueden llegar a necesitar sangre en algún momento de su vida o algún familiar o allegado. Entonces esto nos da la pauta de por qué necesitamos concientizarnos y acercarnos a cualquier servicio a ofrecer un poquito de nosotros que es nuestra sangre”, reflexionó la jefa del Servicio de Hemoterapia del Hospital Oñativia, María Fernanda Marín. 

Los donantes deben tener entre 16 y 65 años, pesar más de 50 kilos, esperar dos meses entre cada donación, dormir más de seis horas y desayunar o almorzar previamente. En el caso de haber tenido coronavirus, se debe esperar 14 días luego del alta médica, y si recibieron la vacuna, no importa la fórmula, deben esperar tres días luego de la inmunización. Con respecto a los que estuvieron hospitalizados y recibieron plasma por una infección de Covid-19, no podrán donar durante un año.

AUNO-28-7-21
DL-SAM

Dejar una respuesta