El último adiós al ídolo

Personalidades vinculadas al club fueron a darle el último adiós a Jorge Ginarte, el ídolo milrayitas: sus jugadores que ascendieron a Primera Gabriel Lobos y Orlando Romero, uno de sus discípulos Eduardo Pizzo, y grandes y chicos que a la salida del colegio fueron a despedir al “Gordo”, como le decían en el barrio.

Los hinchas de Los Andes se despertaron el martes con la sensación de que les faltaba algo. Es que el fallecimiento de Jorge Ginarte, el mentor del equipo que consiguió el último ascenso de la institución a Primera, provocó la tristeza de todos y dejó un dolor que será difícil de curar. Por eso, desde lunes a la noche hasta ayer a las 15.30, por la casa de velatorios desfilaron muchas personalidades vinculadas al club que quisieron darle el último adiós al ídolo.

Ginarte se ganó la idolatría en Los Andes tras conseguir el ascenso a Primera, algo que al club se le negaba hacía 29 años. Pero ahí no comenzó la relación de cariño entre los hinchas y el entrenador, ya que también fue parte del mejor equipo de la historia de la entidad, aquél que en 1968 supo hacer la mejor campaña al llegar al torneo Nacional de Primera División de ese año. Por eso, en Lomas lo aman, pero su nombre no será más una fija cuando haya un cambio de entrenador.

De aquel gran equipo del “Milrayitas” que quedó en la memoria de todos con el ascenso a Primera en 2000, varios integrantes de ese plantel pasaron a saludar al “Gordo”, como habitualmente se lo nombraba por las calles del barrio. Gabriel Lobos, Orlando Romero fueron dos de los muchos jugadores que desfilaron por la casa de velatorios ubicada en frente de la Municipalidad de Lomas de Zamora.

A lo largo de su gran trayectoria, Ginarte dirigió en nueve oportunidades al club, y por eso una enorme cantidad de jugadores que en algún momento supieron vestir la “milrayitas” se acercaron para despedirlo. Entre ellos se encontraban Eduardo Pizzo, Oscar Giorgi, Hugo Pizarro y Hugo Aimetta. Además, se hicieron presentes el técnico Angel Celoria, Hernán Da Graca (hijo de Abel compañero de Ginarte en 1968, que tenía una entrañable relación de amistad con él).

Por su parte, la actual dirigencia del club, encabezada por su presidente Vicente Rudi y el vicepresidente segundo Pedro Procopio (el vicepresidente primero, Rubén De Arriba, está de duelo ya que acaba de fallecer su madre y por eso no fue al velatorio) hicieron lo propio y se acercaron al lugar, como así también ex jugadores y dirigentes, Alfredo Hanjsek y Carlos Gulla.
A la largo de su fructífera carrera como entrenador, Ginarte dirigió muchos clubes del ascenso y gran parte ellos también quisieron estar presentes. Las dirigencias de Defensa y Justicia, Sarmiento de Junín y Temperley, entre otras instituciones, hicieron llegar coronas a modo de reconocimiento al DT, uno de los grandes del ascenso argentino.

No alcanzan las palabras para explicar el amor y el cariño que despertó Ginarte en los hinchas de Los Andes. A lo largo de la jornada, la camiseta del “Milrayitas” era su prenda infaltable. Puesta, colgada al cuello o de la forma que sea, esa casaca resumía el cariño por el ex entrenador que le dio el último ascenso a Primera.

Y, es más, para muchos chicos que no fueron testigos del triunfo en ante Quilmes en la final del ascenso, ese logro se convirtió en hito, en una historia difícil en el repetir en el presente. Por eso, el cariño por Ginarte no tiene edades.

Hasta los más chicos saben lo que significa el “Gordo” en la institución. Muestra de eso fue la presencia de dos jóvenes entre 13 y 15 años uno con la camiseta de Los Andes, que luego de salir del colegio –-el pantalón los delataba— dijero presente en el velatorio para decirle “chau” al último gran ídolo del club.

MM-AFD
AUNO-08-06-10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>