Continúan los reclamos en la Escuela de Música Popular

Los alumnos y docentes reclaman mejores condiciones edilicias y fondos para comprar material didáctico. Lo hicieron con clases abiertas en la calle, donde hubo música. Anticiparon un nuevo corte de calle si no hay soluciones hasta el 4 de junio.

En el marco del plan de lucha que vienen llevando adelante desde hace varios años, estudiantes y docentes de la Escuela de Música Popular de Avellaneda (EMPA) volvieron a cortar la esquina de esa institución educativa en reclamo de un mayor presupuesto para la educación pública y artística, un edificio propio y acorde a las necesidades de los alumnos, y fondos para la compra del material didáctico.

“Estamos estudiando es un edificio en condiciones no aptas para el estudio de la música. No tenemos seguridad, no hay salidas de emergencia, las instalaciones eléctricas son precarias y deficientes, los techos y paredes se caen a pedazos, las aulas no están acustizadas y los instrumentos nunca se renuevan”, explicó a AUNO Julia Marcillo, integrante del centro de estudiantes de esa escuela, prestigiada a nivel nacional e internacional y a la que asisten cada año cerca de dos mil alumnos.

Los reclamos por mejoras edilicias en la institución tienen más de diez años, “pero nadie nos brinda soluciones concretas”, señaló Marcillo, que contó que a principio de año el Centro de Estudiantes (Ceempa) envió un petitorio al ministro de Educación, Alberto Sileoni; al director de enseñanza artística, Sergio Balderrabano; y al director de Cultura y Educación, Mario Oporto, “poniéndolos al tanto de esta situación”, pero que no obtuvieron respuestas todavía. Lo único que recibieron fue una carta del vicedirector de la escuela, Pablo Freire, donde les informaba que estaba gestionando una reunión con Oporto para solucionar la problemática.

Durante la manifestación, que se realizó en Belgrano y Berutti, en Avellaneda, a metros de la escuela, estudiantes, docentes y vecinos participaron de distintas actividades artísticas y recreativas, libres y abiertas a la comunidad. El profesor Carlos Rivero, que se sumó a los reclamos del estudiantado dio una clase abierta de bombo y un grupo de alumnos de formación docente brindó un taller de juegos. También hubo música en vivo: los chicos de Masivo hicieron bailar a toda la gente con sus canciones.

La mayoría de los profesores de la institución se sumaron al reclamo y apoyaron la medida de fuerza. “El miércoles las clases no se suspendieron, pero muchos docentes levantaron las actividades para que los chicos pudieran sumarse”, expresó la joven, para remarcar la importancia de la participación estudiantil. “La única forma de lograr respuestas concretas es organizándonos y siendo constantes en las medidas que vayamos tomando. Una medida aislada no es suficiente”, concluyó Julia.

Al finalizar el corte de la calle, los estudiantes se reunieron en asamblea para debatir cuáles serán los próximos pasos a seguir en el plan de lucha. Finalmente, resolvieron que realizarán actividades en conjunto con el conservatorio Leopoldo Marechal, de Ramos Mejía, una institución que se encuentra en las mismas condiciones que la EMPA.

El centro de estudiantes Ceempa realizará otra movilización en la calle el 4 de junio, si no obtienen respuestas de las autoridades educativas.

MLC-AFD
AUNO-21-05-10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>