Buscan prevenir las muertes súbitas en lactantes

Un simple cambio de hábitos puede ayudar a disminuir la incidencia del Síndrome de Muerte Súbita en Lactantes (SMSL), por el que mueren 400 chicos al año. Acostar al bebé boca arriba, no fumar en la casa y utilizar un colchón firme son algunos de los consejos que se brindan a través de una campaña que se lanzó a nivel nacional y tiene como objetivo reducir el índice de mortalidad en chicos menores a un año.
Por Daniela Bordón

(AUNO*)Este síndrome se produce cuando hay muerte súbita en un niño menor a los doce meses. En estos casos, la autopsia no muestra ninguna causa que esclarezca la razón de la muerte. Los datos indican que el 90 por ciento de los bebés que fallecen por el SMSL tiene menos de seis meses y sólo el dos por ciento de las víctimas tiene más de un año.
A través de la campaña que lanzó el Ministerio de Salud de la Nación se aconseja acostar a los bebés boca arriba; no fumar en la habitación del bebé, y si es posible, no hacerlo en ninguna habitación de la casa; mantener al bebé con una temperatura adecuada, sin abrigo excesivo; amamantarlo cada vez que lo pida; utilizar un colchón firme, sin almohada; dejar brazos y manos del lactante por fuera de la ropa de cama y asegurarse de que su cabeza quede descubierta.
Alejandro Jenik, coordinador del grupo de trabajo sobre la muerte súbita infantil en la Sociedad Argentina de Pediatría, indicó a AUNO que el factor de riesgo más importante para el SMSL “es la posición boca abajo al dormir. Esta asociación surgió de la observación de que en los países donde los bebés se acostaban boca arriba, la incidencia del SMSL era muchísimo más baja, por ejemplo, en los países orientales”.
“Luego vinieron las especulaciones científicas del porqué: a mayor cantidad de despertares boca arriba, menos obstrucción de la vía aérea, mayor pérdida de calor del cuerpo, y otras más mucho más complejas de explicar fuera del ámbito médico”, explicó. Jenik también está a cargo de la revisión científica de un sitio en internet dedicado al tema, www.sids.org.ar. Allí se aclara que aunque la muerte súbita no es evitable, es posible disminuir su incidencia siguiendo las sugerencias que se indican en la campaña.
En este sentido, el especialista subrayó que los fallecimientos por SMSL tienden a reducirse con los años “por las medidas de prevención. En nuestro país, desde que comenzamos a difundir estos consejos en 1996 desde la Sociedad Argentina de Pediatría, la incidencia fue disminuyendo paulatinamente, pero se volvió a incrementar en el año 2002, producto de la crisis económica feroz de nuestro país. Mayor exclusión social lleva a menor educación, y aunque el SMSL todavía se considera en parte un enigma médico, tiene una solución educacional”, opinó.
Los últimos datos estadísticos sobre la incidencia de este síndrome en la Argentina indican que en el año 2002 murieron 403 niños en el país por esta causa. En referencia a las cifras, Jenik indicó que un diez por ciento de la mortalidad postneonatal, es decir, desde los 28 días a los 12 meses de vida se debe al SMSL , al igual que el 3, 5 por ciento de la mortalidad infantil “#8220; de los 0 a 12 meses”#8221;.
“El porcentaje parece bajo, pero cuando analizamos el número absoluto de casos la situación se torna dramática”#8221;expresó-. Teniendo en cuenta que con la prevención se puede disminuir un 50 por ciento la incidencia de SMSL, en nuestro país, aplicando las medidas necesarias, podríamos evitar 200 muertes anuales”.
AUNO 13 4 04 db mar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>