Fernández: “Los únicos privilegiados serán los que quedaron en el pozo de la pobreza y la marginación”

Así lo aseguró el flamante presidente Alberto Fernández en su discurso de asunción. Durante una hora marcó los lineamientos de su mandato y anunció medidas.

Alberto Fernández asumió la Presidencia y anunció una profunda reforma judicial, prometió eliminar fondos reservados de inteligencia, llamó a defender la soberanía sobre las Islas Malvinas, poner en práctica en forma urgente un plan contra el hambre y acabar con la discriminación y los femicidios.

Advirtió que el deterioro del Poder Judicial se realizó en los últimos tiempos “con la complacencia mediática” y prometió “acabar con la corporación de jueces atenta al deseo del poderoso” y “los linchamientos mediáticos”.

“Recibimos un país frágil, postrado y lastimado”, advirtió el flamante presidente al hablar ante la Asamblea Legislativa, ocasión en que tomaron parte diputados y senadores nacionales, delegaciones de funcionarios y diplomáticos de Estado extranjeros, representantes del Poder Judicial y público, que colmaron las gradas.

Al plantear una clara diferencia con su antecesor, puntualizó que “para reordenar a la economía necesitamos salir de la lógica de más ajuste, más recesión y más deuda que se ha impuesto en los cuatro años que hoy acaban. En esa acción de reordenamiento, vamos a proteger a los sectores más vulnerables”.

Contundente, anticipó la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y reclamó, en sintonía con la reforma judicial prometida, un “nunca más a las persecuciones y detenciones arbitrarias”, en alusión a los presos políticos de funcionarios y dirigentes del gobierno anterior al macrismo.

“Lo privilegiados serán los que quedaron atrapados en el pozo de la pobreza y la desocupación. El gobierno que acaba de terminar ha dejado al país en virtual default. Como el laberinto que encontramos con Néstor Kirchner en 2003”, enfatizó Fernández, emocionado, que luego llamó “a un rumbo de desarrollo con justicia social”.

“El 10 de diciembre de cada año, no es un día cualquiera en nuestra memoria colectiva. Hoy celebramos el momento en que la Argentina toda sepultó la más cruel de las dictaduras que hemos debido soportar. Ese día, hace treinta y seis años, Raúl Alfonsín asumía la Presidencia, nos abría una puerta hacia el respeto a la pluralidad de ideas y nos devolvía la institucionalidad que habíamos perdido”, recordó.

Convocó “a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un Nuevo Contrato de Ciudadanía Social, que sea fraterno y solidario, porque ha llegado la hora de abrazar al diferente y porque en esta emergencia social es tiempo de comenzar por los últimos, para después poder llegar a todos”.

El plan para combatir la inseguridad alimentaria

Fernández destacó que “más de 15 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en un país que es uno de los mayores productores de alimentos del mundo” y que por ello “necesitamos que toda la Argentina unida le ponga un freno a esta catástrofe social. Uno de cada dos niñas y niños es pobre en nuestro país”.

“Sin pan no hay presente ni futuro. Sin pan la vida solo se padece. Sin pan no hay democracia ni libertad. Por eso la primera reunión oficial de nuestro Gobierno consistirá en un encuentro de trabajo sobre esta prioridad, el Plan Integral Argentina Contra el Hambre. Allí todo nuestro gabinete y las personalidades de la sociedad civil que generosamente se han sumado a nuestro llamado comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso”, anunció.

En sentido, añadió que “los marginados y excluidos de nuestra Patria, los afectados por la cultura del descarte, no sólo necesitan que le demos con premura un pedazo de pan al pie de nuestra mesa. Necesitan ser parte y ser comensales en la misma mesa. De la mesa grande de una Nación que tiene que ser nuestra casa común.

“Queremos un Estado presente, constructor de justicia social, que le dé aire a las economías familiares: por eso vamos a implementar un sistema masivo de créditos no bancarios que brinde préstamos a tasas bajas”, precisó.

Al puntualizar la herencia del macrismo, resaltó que “el desempleo afecta a casi un 30 por ciento de los jóvenes y, aún en tasas más altas, a las mujeres jóvenes. Hay más de 1.200.000 jóvenes que no estudian ni trabajan. Debemos garantizar el derecho al primer empleo, a través de becas solventadas por el Estado para que jóvenes se capaciten y trabajen en empresas, pymes, organizaciones sociales y de la economía popular y la
agricultura familiar”.’

Cómo afrontar la deuda externa

“Vamos a encarar el problema de la deuda externa. No hay pagos de deudas que se puedan sostener si el país no crece. Tan simple como esto: para poder pagar, hay que crecer”, aseguró Fernández, un tramo de su discurso muy aplaudido.

Aclaró que su gobierno buscará “una relación constructiva y cooperativa con el FMI y con nuestros acreedores. Resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene Argentina no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie. El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo”.

Criticó con dureza al macrismo al advertir que el gobierno que acaba de irse “tomó una inmensa deuda sin generar más producción con la cual obtener los dólares imprescindibles para pagarla” y que “los acreedores tomaron un riesgo al invertir en un modelo que ha fracasado en todo el mundo una y otra vez”.

“No vamos a repetir la triste historia de misiones de técnicos imprudentes que prometen planes que no pueden cumplir y toman decisiones que luego terminan comprometiendo el destino de millones de argentinas y argentinos”, prometió al aludir a las misiones negociadoras ante el FMI.

Por la reforma judicial y la independencia de poderes

Entre los anuncios más celebrados figuró también el de la reforma del Poder Judicial Federal y la de acabar con la “corporación de jueces atentos al deseo del poderoso”.

“Una democracia sin Justicia realmente independiente no es democracia. Sin una Justicia independiente del poder político, no hay república ni democracia. Solo existe una corporación de jueces atentos a satisfacer el deseo del poderoso y a castigar sin razón a quienes lo enfrenten”, señaló Fernández.

Recordó que vio “el deterioro judicial en los últimos años, persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias inducidas por los gobernantes y silenciadas por cierta complacencia mediática”.

“Por eso hoy vengo a manifestar frente a esta Asamblea y frente a todo el Pueblo Argentino, un contundente Nunca Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos”.

Prometió un “nunca más a una justicia que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno. Nunca más a una justicia que es utilizada para saldar discusiones políticas, ni a una política que judicializa los disensos para eliminar al adversario de turno”.

“Cuando se presupone la culpabilidad de una persona sin condena judicial se está violentando no sólo la Constitución, sino los principios más elementales del Estado de Derecho. Para superar este muro que lo único que ha garantizado en la Argentina es la impunidad estructural, en los próximos días vamos a enviar al Parlamento un conjunto de leyes que consagren una integral reforma del sistema federal de justicia”, anunció.

AUNO-10-12-19
HRC-SAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>