Educación transmedia: el docente como “diseñador de experiencias”

Especialistas en comunicación y educación conversaron sobre el rol del docente a la hora de pensar nuevas formas de enseñanza que incluyan el uso del celular y las redes sociales. Se trató de una jornada sobre la aplicación de las nuevas narrativas digitales en la educación, en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ).

Carlos Dileo

Cómo realizar proyectos educativos que involucren el uso de las redes sociales y las herramientas digitales de forma interactiva fue el eje del conversatorio “Transmedia en Educación: Nuevas formas de enseñar y aprender” donde especialistas en la temática alentaron a docentes, investigadores y estudiantes a crear este tipo de trabajos en las aulas.

La jornada, realizada en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ, contó con la participación del doctor en Comunicación Social (Universidad Austral), Francisco Albarello; la magíster en Educación, Lenguajes y Medios (UNSAM), Valeria Odetti; y la licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA), Mariana Ferrarelli.

Albarello cuestionó a las personas que critican el uso de los celulares como forma de enseñanza ya que el lector de las pantallas móviles hoy “toma un rol activo más complejo que se enriquece con el uso de otras plataformas”. Sin embargo, advierte que los críticos de las nuevas tecnologías sostienen que existe “una lectura profunda relacionada al libro impreso y una superficial vinculada a las pantallas móviles”. Para él esta premisa es falsa.

Una de sus investigaciones realizada a estudiantes de secundarios demostró que “los jóvenes prefieren estudiar del papel escrito porque les permite concentrarse más”, un resultado que “va en contra de aquel imaginario de que los alumnos sólo estudian desde los celulares de forma superficial”.

Sin embargo, el trabajo descubrió que también lo hacen desde plataformas digitales como YouTube y WhatsApp. “Se envían notas de audio para poder estudiar porque tienen internalizado su uso en la vida cotidiana”, explicó el docente especializado en Comunicación, Educación y Nuevas Tecnologías.

Las nuevas formas de concentración fragmentada incluye a la distracción como parte de ella. “Los jóvenes tienen que ir y volver (de su concentración) cuando se sientan a estudiar en estos tiempos. Antes se pasaban horas enteras leyendo libros de forma continuada”, contó el autor de Leer/navegar en Internet. Las formas de lectura en la computadora (La Crujía, 2011).

El escritor definió al aula como “un ecosistema de medios múltiples que dialogan entre sí”. Además, expresó que “la educación debe acercarse a la experiencia de los estudiantes” ya que “sus vidas pasan por las nuevas tecnologías”, un hecho que si no se aprovecha “sigue ensanchando la brecha entre la vida del alumno y la escuela”.

La lectura transmedia es la superación de la multitarea

El investigador propuso hablar de “lectura transmedia” ya que el uso de pantallas conlleva a “una lectura superficial” por estar dentro de “un contexto de sobreinformación” donde “primero se lee de manera veloz para después profundizar sobre ciertos temas”. “La lectura transmedia es la superación de la multitarea. Es una práctica inclusiva, multinodal, diversa, y de todo tipo de textos y soportes. Es híbrida, es decir, genera prácticas de producción o prosumisión del lector”, remarcó.

La instantaneidad es otro de los elementos que configuran la comunicación contemporánea. “Google es un especialista. Responde las dudas en el momento. Los jóvenes se informan a través del celular, un soporte que hoy tiene una función multitasking”.

Los medios de comunicación tradicionales dejaron de ser el primer lugar para informarse. Ahora “el consumo de noticias se produce en las conversaciones a través de las redes sociales”.

La experiencia transmedia en las aulas

La coordinadora Pedagógica del Diploma Superior en Educación y Nuevas Tecnologías del PENT FLACSO, Valeria Odetti profundizó sobre sus experiencias en la aplicación de la tecnología en las aulas. “Los primeros trabajos transmedia que nos llegaron a los docentes fueron fílmicos (audiovisuales). Después cambió porque descubrimos que se podía utilizar otros soportes para enseñar desde un proyecto de este estilo”, añadió.

La construcción de “materiales educativos y didácticos” que despierten el interés del alumnado sin la ayuda de programadores o diseñadores es un desafío creativo para cualquier docente, pero “es muy rico ver todos estos proyectos realizados”, enfatizó la licenciada.

La gamificación es un fenómeno reciente en nuestro país pero que ha comenzado a generar sus efectos en estos proyectos educativos donde la inmersión y la interactividad tienen un rol importante. “Un trabajo transmedia debe tener un recorrido donde se pueda jugar, participar, responder y formar parte del mismo”, aseguró.

La asesora de la Dirección de Educación Especial de la Provincia de Buenos Aires recomendó, en primer lugar, pensar qué se quiere hacer y luego “cómo llevarlo a las plataformas adecuadas”.“Estos proyectos son posibles gracias a docentes que los aplicaron en sus aulas reales”,* agregó.

Por su parte, la investigadora Mariana Ferrarelli afirmó que “lo transmedia es como un puente” donde “hay que brindarle opciones a los alumnos” porque son “proyectos colectivos que permiten la expansión” del relato. “Ellos eligen en su vida cotidiana, entonces ¿por qué no van a poder elegir dentro del aula?”. Los docentes deben ofrecer “variedad y diversidad” pero “con ciertos controles sobre las propuestas” para que el proyecto no pierda su eje.

La educación debe “modelar la relación con la enseñanza y el saber” porque “la docencia tiene que ver no sólo con transmitir un saber, sino que también con tener una relación con ese conocimiento que genere el interés en los estudiantes”. El docente es “un diseñador de experiencias” para sus alumnos.

En la actualidad, la investigadora forma parte del proyecto transmedia Orson 80. Un trabajo educativo que, a modo de homenaje, “pretende estimular el debate y la reflexión sobre el impacto que tienen en la actualidad los medios electrónicos y la diseminación casi diaria de noticias falsas o fake news”, en el marco del aniversario de los 80 años de la transmisión radiofónica de la novela La Guerra de los Mundos de H. G. Wells realizada por Orson Welles el 30 de octubre de 1938.

Esta propuesta está dirigida a estudiantes de escuelas secundarias para que participen de actividades en las aulas o a través de las herramientas digitales, como también a periodistas, especialistas y docentes. “Orson 80 no es un proyecto institucional, sino que nació de la idea de tres docentes que trabajan en diferentes lugares, lo cual permitió tejer redes que permitieron expandir este proyecto en el conurbano bonaerense”, manifestó la docente.

AUNO-25-10-18
CSD-SAM

Fotos: Gabriela Naso / Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>