Volvieron a robar el jardín 905 de Santa Marta

Pasó sólo una semana del asalto anterior. Pero esta vez, además de volver a romper las rejas y los vidrios de las puertas, los ladrones se llevaron un equipo de música y alimentos. Para las docentes, “en cualquier momento, si quieren entrar, van a volver a hacerlo”.

Por segunda vez en menos de diez días, ladrones entraron a robar al jardín de infantes nº 905 “Fray Luis Beltran” del barrio de Santa Marta, Lomas de Zamora, de donde esta vez se llevaron un equipo de música y alimentos.

El anterior robo fue el domingo 19 de agosto, cuando delincuentes que ingresaron por el portón trasero robaron leche, alfajores y rompieron puertas y ventanas.

Esta vez, a la mañana del último lunes 27, los primeros docentes en llegar a la institución se encontraron de lo sucedido. El panorama no fue mucho más diferente del que los sorprendió una semana atrás. “Esta vez, rompieron el otro vidrio del portón, el que quedaba sano, y volvieron a sacar las trabas” de uno de los accesos, relató a AUNO la secretaria del jardín, Mabel Enz.

Tras romper nuevamente dos barrotes de la puerta de rejas, la Dirección no se salvó de la visita de los ladrones: “Como habían roto la cerradura de la otra puerta en el anterior robo y la gente de mantenimiento había hecho arreglos provisorios, les resultó mucho más fácil ingresar”, evaluó la vicedirectora, Nancy Acosta.

De allí sólo alcanzaron a llevarse un equipo de música, “el más viejo, el que usan las maestras todos los días”, señaló Acosta. Usualmente allí guardaban más cosas de valor, como dos bicicletas donadas, la computadora, el equipo de música más grande y un bafle, pero “debido al susto que nos llevamos el pasado fin de semana, decidimos repartirlas y tenerlas en nuestras casas”, concluyó.

Los ladrones, en busca de un botín más alentador, abrieron el armario de la Dirección y revolvieron los papeles de la asociación cooperadora, por lo que la secretaria dedujo que “se ve que esta vez buscaban plata”. Además, rompieron un teléfono semipúblico, se llevaron las monedas que tenía adentro y lo dejaron tirado en el parque del jardín.

Ni la cocina ni las salas donde trabajan todos los días los nenes con sus maestras se salvaron del robo, y si bien en los salones sólo revolvieron papeles y tiraron algunos libros al piso, no rompieron nada.

Pero en la cocina fue distinto. Luego de romper dos barrotes de la puerta de rejas -–diferentes a los rotos el fin de semana pasado y posteriormente arreglados-—, abrieron la otra puerta con la llave que sacaron de la Dirección y se llevaron “azúcar, mate cocido y todo lo comestible que quedaba”, contó la vicedirectora.

Los vecinos indicaron a esta agencia que “son cosas que venden en la feria, las venden enseguida y muy baratas”. Todo parece indicar que el hecho sucedió el domingo a la noche ya que “los vecinos llamaron esa noche a la presidenta de la cooperadora para avisarle que en el jardín estaban todas las luces prendidas, cosa que les llamó mucho la atención”, relató Enz.

Al enterarse del robo, los directivos hicieron la denuncia a la Policía y al Consejo Escolar de Lomas de Zamora, que por la tarde envió a una empresa a hacer los arreglos de las instalaciones.

Tal como sucedió el 19 pasado, “se hicieron arreglos provisorios ya que no se repararon cerraduras ni puertas ni se cambiaron los vidrios rotos”, comentó la secretaria.

Por su parte, personal de la Policía Científica se presentó en el jardín a media mañana para hacer peritajes, y si bien encontraron huellas digitales, “nos dijeron que estaban ‘lavadas’ por el agua de lluvia, así que no servían como prueba”, lamentó la vicedirectora.

AMB-AFD
AUNO-29-08-07
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>