Una reforma superior

La autora de la modificación de la Ley de Educación Superior defendió la reforma y explicó a *AUNO* cuándo se pondrá en marcha. Desde la UNLZ, la directora del posgrado de Especialización de Didáctica y Currículum destacó la iniciativa.

Ariel Agustín Martino

Lomas de Zamora, noviembre 2 (AUNO).- La autora de la reforma de la Ley de Educación Superior (LES), Adriana Puiggrós, explicó a AUNO que los artículos modificados, como la prohibición de aranceles y de los exámenes de ingreso en las universidades, empezarán a aplicarse “cuando la ley esté en el boletín oficial”.

En cuanto a los problemas de infraestructura que pueda generar la eliminación de los cursos de ingreso, ya que no habrá límites para que los alumnos comiencen sus carreras universitarias, la diputada respondió que las casas de estudio tendrán que “planificar una propuesta” para ver cómo resuelven el problema aunque destacó que no cree que “los alumnos no entren en las aulas”.

“Recibimos algunas quejas de las Universidades de La Plata y de Córdoba, pero luego tuvimos muchísimas aprobaciones con respecto a la modificación de los artículos de la LES”, contó Puigrrós, diputada por el Frente para la Victoria (FpV).

Asimismo, la legisladora sostuvo que la reforma, que ratifica que el Estado es el responsable de financiar las universidades, no tiene nada que ver con el posible cambio de gobierno ya que ella presentó el proyecto en 2011 y fue aprobado por la Cámara de Diputados en 2013 (media sanción), por lo que no pudo “prever lo que iba a suceder”.

Todo lo contrario manifestó la directora del posgrado de Especialización de Didáctica y Currículum de la facultad de Ciencias Sociales de esta universidad, Marina Paulozzo, quien consideró que “está bien garantizar la gratuidad de las universidades bajo la amenaza que gane el neoliberalismo” en el ballotage del 22 de noviembre.

La directora contó a esta agencia que en Sociales el curso de ingreso es una “manera de introducir a los estudiantes a la vida universitaria” y “de ponerlos al tanto de los requerimientos de lectura y escritura diferentes al nivel secundario”.

“Este curso no tiene que ver con restricción. No es eliminatorio. Es para poner en sintonía al alumno y mejorar la cursada”, aclaró Paulozzo, quien también es consultora técnica en la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU).

Paulozzo reconoció las dificultades de infraestructura que pueden llegar a sufrir aquellas universidades al eliminar los exámenes de ingreso, pero sostuvo que si el edificio no alcanza porque más alumnos estudian es “un buen problema” y que se deberá tratar.

Por otra parte, recordó que el ex ministro de Educación Juan José Llach amenazó con arancelar la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) y tanto ella como otros estudiantes salieron a protestar para impedir la medida.

“En la dictadura que gobernó entre 1976 y 1983, los estudiantes teníamos que pagar algo mínimo, pero en la democracia jamás se discutió en arancelar la UNLZ, porque fue siempre una universidad de los trabajadores”, finalizó.

Otra de las modificaciones de la ley es que cada universidad podrá definir los requisitos que deben cumplir sus estudiantes para mantener la regularidad. Con la ley anterior, sancionada en 1995 durante el menemismo, los estudiantes de las universidades con menos de 50 mil estudiantes debían aprobar una o dos materias por año (dependiendo el caso) para no perder la condición de alumno vigente.

2-11-2015
AFG-AAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>