Una propuesta sanadora

Un grupo de médicos egresados en Cuba brinda atención gratuita a los vecinos del predio tomado por 3500 familias en Ingeniero Budge. Como no tenían dónde hacerlo, levantaron una carpa un terreno prestado por un vecino. No usan delantales para no marcar una diferencia entre ellos y los pacientes, por lo general integrantes de familias pobres. Organizarán una campaña para conseguir donaciones de abrigo destinados a niños del barrio.

En la sala de espera alfombrada con cascote, una mujer llama por lista a los vecinos del barrio 17 de Noviembre que decidieron hacerse revisar. En el consultorio instalado provisoriamente en una casilla de madera terciada, médicos sin uniforme atienden a cuatro manos. Hace menos de un mes que Propuesta Tatu, un grupo de profesionales recibidos en Cuba, ofrece atención gratuita a más de las 3500 familias de ese asentamiento de 97 hectáreas ubicado a la vera de Camino Negro, en Lomas de Zamora, donde los planes estatales de atención sanitaria casi no llegan.

Propuesta Tatu es una iniciativa que nació en 2002 y luego derivó en una asociación fundada en 2007 por egresados argentinos de la carrera de medicina de la Escuela Latinoamericana de Medicina cubana, que se acercan a ese barrio de Ingeniero Budge todos los jueves por la tarde para brindar sus servicios a la comunidad.

La atención es brindada por el momento en la casa que un vecino prestó a metros de Camino Negro, sin embargo Gino Straforini, coordinador de la iniciativa, sueña con crear un centro de atención médica que a su vez funcione como centro cultural.

A la habitación de seis metros cuadrados llegan los pacientes para hacerse ver por uno de los tres voluntarios que trabajan simultáneamente: “Todos los que vienen a atenderse tienen algo, generalmente se ve desnutrición, parasitismo, sarna e infecciones”, relató a AUNO Celia, una de los médicas.

A menos de medio metro, Teresa Singer, le pregunta a una joven de 22 años, madre de dos nenas, que había ido a atenderse una otitis, si sabe cuidarse sexualmente: “Si estás interesada, existen diferentes tipos de prevención para que no tengas hijos hasta que vos quieras”, aconseja.

Strafaroni explicó que por decisión de Propuesta Tatu los médicos no llevan guardapolvo porque eso “marca una diferencia” con la gente. “Hablamos de humanos de igual a igual, sólo que algunos tuvieron la oportunidad de estudiar y los otros no.”

En el barrio 17 de Noviembre —nombre que toma por ser la fecha en que los terrenos fueron tomados—, las tareas de asistencia son de extrema complejidad, entre algunos motivos por la falta de infraestructura y las severas necesidades de su población.

Los servicios de agua y luz son tomados “prestado” de quienes viven fuera del barrio, frecuentemente hay inundaciones que obligan a muchos a mudarse temporalmente y los pozos ciegos rebalsan cuando las lluvias son fuertes, lo que puede generar una crisis sanitaria.

Los habitantes del 17 de Noviembre impulsaron la sanción de la ley expropiación que fue sancionada por la Legislatura bonaerense, de modo tal que las 3600 familias que viven allí puedan tener la propiedad de los terrenos.

Una beba llora a gritos mientras su papá y Alejo, un voluntario de la asociación, tratan de convencerla con un caramelo para que abra la boca. La médica a su lado suspira. Alejo espera paciente: “La nena podría tener micosis (hongos) en la garganta”. Es que las enfermedades respiratorias se vuelven cada vez más frecuentes con la llegada del frío, por lo que se está planificando una campaña de recolección de donaciones de abrigo para los pequeños.

RM-AFD
AUNO-13-05-09
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>