Una organización que nació en la convulsión de 2001 y se centró en la educación ambiental

La asociación ARCA, hoy embarcada de lleno en la producción de “ecoladrillos” para la construcción a partir de envases de gaseosas y otros residuos, nació hace algo más de una década. Y enfocó sus objetivos al calor de las necesidades, como espacio de trabajo para recuperadores urbanos, taller de innovación en arquitectura y educación en […]

La asociación ARCA, hoy embarcada de lleno en la producción de “ecoladrillos” para la construcción a partir de envases de gaseosas y otros residuos, nació hace algo más de una década. Y enfocó sus objetivos al calor de las necesidades, como espacio de trabajo para recuperadores urbanos, taller de innovación en arquitectura y educación en medio ambiente. Sus organizadores contaron a AUNO-Tercer Sector cómo fue el recorrido de la entidad.

  • ¿Cómo surgió la idea de una asociación qué se dedique al cuidado del medio ambiente a través del reciclado?*

El ARCA se consolidó como equipo a partir de la crisis de 2001, ya que se vinculó de manera aleatoria con Carlos Levinton, el director del CEP, cuya finalidad es la concientización del cuidado del medio ambiente y convertir los desechos reciclables en materiales de construcción o diseño.

  • ¿Cómo fueron los comienzos?*

En la crisis en el 2001 empezó a haber un montón de recuperadores en la calle. Por lo tanto, desde el laboratorio del CEP se iniciaron las investigaciones con los residuos para encontrar otras soluciones y para esos recuperadores, porque la intención era buscar salidas laborales diferentes. Por eso, los primeros trabajos estaban enfocados en construcciones para la emergencia.

  • ¿Cuál fue el proyecto inicial?*

En 2002 nos invitaron a participar en la exposición Estilo Pilar y allí presentamos un módulo de vivienda móvil que era totalmente construido con materiales reciclados, cuyo reconocimiento fue el premio a la creatividad.

  • ¿Con qué materiales había sido construido?*

El techo tenía colector solar con botellas, las tejas eran de latas de gaseosas, todas las paredes eran de teplac, que es un material industrializado que se hace a partir del tetra brick molido y botellas de vidrio.

  • ¿Cómo continuó el desafío a partir de ese momento?*

Como teníamos la vivienda terminada logramos la autorización para instalarla como un ecolaboratorio de investigación ambiental en el Museo de los Parques en Palermo. Allí habían distintos módulos dedicados a diversos materiales, en los cuales se explicaba cómo se reciclaban. En el ecolaboratorio recibíamos a los alumnos de las escuelas primarias, secundarias o terciarios y aprendían sobre medio ambiente y reciclado. Llegamos a capacitar a más de 30 mil chicos.

  • ¿La capacitación era la finalidad principal cuándo formaron la asociación?*

La educación ambiental, porque en Buenos Aires no se tenía en cuenta el tema de los residuos y en otros países del mundo ya estaba totalmente definido. Sabemos que una campaña de reciclado y separación de los residuos en origen tarda entre 8 y 10 años para instaurarse en una sociedad. Lo que nosotros proponemos y transferimos en nuestras capacitaciones es el valor de la separación de los residuos en origen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>