Sociales: 1.300 alumnos aprobaron el curso de ingreso

Es el 84 por ciento de los que regularizaron esa instancia de admisión a las carreras universitarias. Sin embargo, rindió el 54 por ciento de los estudiantes que se habían inscripto inicialmente.

El 84 por ciento de los estudiantes que regularizaron el curso de ingreso para el ciclo 2008 en la Faculta de Sociales de la Universidad de Lomas de Zamora aprobó la instancia evaluatoria que los incorpora automáticamente a las carreras en que se inscribieron. No obstante, los que rindieron representaron el 54 por ciento de los inscriptos que estuvieron en condiciones de hacerlo, es decir 1440 alumnos.

Según datos de la Secretaría Académica de Sociales, 1331 jóvenes y adultos serán los nuevos estudiantes de la casa; 1211 aprobaron el examen de ingreso y otros 120 habían quedado exentos de esa instancia

Si bien la cifra de aprobados es 6 por ciento menor a la de 2007, cuando fueron 1290 los que rindieron satisfactoriamente, “los inscriptos ese año fueron menos”, aseguró a AUNO la prosecretaria académica, Graciela Fernández.

El examen de ingreso, paso previo de casi la totalidad de quienes deseen cursar una carrera universitaria en la UNLZ, “en vez de excluir, apunta a marcar el piso con el que la gente tiene que contar para convertirse en un estudiante de facultad”, consideró Fernández. Sólo quien posea un título que acredite la concreción de cursos terciarios o universitarios de cuatro años de duración o más quedan exentos de medir sus capacidades en la prueba y tienen pase libre a esa casa de estudios.

“Siempre se critica la calidad universitaria. Pero es el equilibrio entre calidad y cantidad lo que está en crisis, porque si tomamos cierta cantidad de chicos, pero después no podemos asegurarles un ámbito cómodo de estudio ni la cantidad necesaria de docentes, no les estaríamos brindando un servicio de calidad. Entonces, la evaluación es necesaria para asegurar la calidad”, argumentó la prosecretaria.

Otra de las facetas del mundo universitario con la que se relaciona ese “filtro” —tal como es conocido popularmente éste y cualquier examen de ingreso— es la deserción. Según Fernández, “cuando no había examen, el porcentaje de deserción en los primeros meses de clases era el doble del actual”, mientras que cuando se implementó el Curso de Orientación Universitaria (COU), que se aprobaba con el 75 por ciento de la asistencia a clase, “ni la mitad de los ingresantes llegaba a completar el primer cuatrimeste de cursada”.

La UNLZ impuso la condición de ingreso a la Facultad de Sociales a partir de 2002. Tras algunas modificaciones, la evaluación con la que se enfrentaron los aspirantes el pasado 27 de febrero constó de 20 preguntas, algunas de respuesta rápida y otras con opción a desarrollo sobre historia y sociología.

Una novedad respecto de años anteriores es la inclusión en el material de estudio para los alumnos de las probables preguntas que pueden llegar a encontrar en sus evaluaciones, decisión que se tomó para “tranquilizar los ánimos de la gente” aclaró la funcionaria.

Asimismo, la funcionaria destacó otros beneficios, tanto de los cursos de verano como del examen de ingreso: “Se les da herramientas para que el cambio de mundo, desde el secundario a la facultad, no sea brusco“.

Luego de realizar la inscripción previa durante los primeros días de diciembre y previo a la fecha del examen, la gente tiene la posibilidad de participar de los cursos de verano, una serie de clases teórico-prácticas en que se trabajan los textos que se evaluarán en el parcial con la guía de un profesor.

El curso tiene una duración de tres semanas y la asistencia no es obligatoria, por lo que “muchos vienen la primera semana y luego dejan de hacerlo porque ven que se arreglan solos”, amplió la docente.

No obstante, Juan Pablo, de 21 años, probó su suerte en la carrera de Relaciones Laborales sin concurrir a las clases de verano porque “no creí que fuera necesario”. Pero no le fue bien: “Si no aprobé es por que no me puse a estudiar, el examen me pareció accesible”, agregó.

En relación con el tema, Fernández subrayó que “una persona debe tener noción del grado de responsabilidad que acarrea transitar una carrera universitaria”. El rol de la universidad pública es “apuntar a dar acceso a todos y a no ser expulsivos después”, concluyó.

ALB-AMB-AFD
AUNO-13-03-08
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>