Se redujeron en un 99% los casos de hepatitis A en la provincia de Buenos Aires

La disminución del numero de casos se debe al plan de vacunación gratuita implementado en el territorio bonaerense

SE REDUJERON EN UN 99% LOS CASOS DE HEPATITIS A EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

(22 /05).- El Ministerio de Salud bonaerense informó que desde que la vacuna contra la hepatitis A es gratuita y universal en la provincia, la cantidad de enfermos por este virus se redujo en un 99 % y, desde hace 5 años, ya no se registran las formas graves de esta enfermedad, es decir, ya no hay muertes ni casos que requieran un trasplante hepático para seguir con vida.

Al respecto, el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia, señaló durante el Congreso Provincial de Atención Primaria de la Salud, que se efectuó la semana pasada, en Mar del Plata, que “estamos hablando de una reducción de 25.700 casos de hepatitis A en el país y de 8.322 en la Provincia en el último lustro”.

Además, el funcionario comentó que esta disminución se debió a que “la vacuna que se aplica gratis desde 2005 cuando el niño cumple un año” y agregó que “desde 2007, gracias a la inmunización, ya no se registraron casos fulminantes de hepatitis A, que eran aquellos que provocaban muertes o que requerían trasplantes de hígado”.

Cuando en 2005 comenzó a aplicarse la vacuna, alrededor de 26 mil argentinos al año contrajeron hepatitis A y, de ese total, unos 8.400 eran bonaerenses. Cinco años más tarde, el efecto de la vacunación redujo el número de enfermos por ese virus a 329 anuales a nivel nacional y a 78 en la provincia de Buenos Aires.

La hepatitis A se contrae por la vía fecal-oral: la persona enferma presenta virus en la materia fecal, de modo que si va al baño y no se higieniza, al contactar con cualquier superficie (picaportes, mesas, sillas, etc.) puede iniciar el ciclo de contagio.

Basta con que otra persona no vacunada toque esas superficies contaminadas y luego se lleve la mano a la boca para que contraiga la enfermedad.

Entre los síntomas más comunes de esta hepatitis que provoca la inflamación del hígado, figuran el desgano excesivo; la ictericia, que es el color amarillento de piel y conjuntivas; un color oscuro en la orina y claro en la materia fecal. En estas condiciones el infectado requiere reposo que puede durar un mes o aún más.

Este virus también puede pasar inadvertido, sobre todo en los menores de 6 años. Para evitarlo, hay que vacunarlos cuando cumplen un año.

La tercera forma de aparición de esta hepatitis es la fulminante, que antes de la aplicación gratuita de la vacuna provocaba una veintena de casos anuales. Esto implicaba la muerte o bien la necesidad de un trasplante.

AUNO-22-05-12-CAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>