Romina Tejerina no está sola

Esta semana comienza el juicio a la adolescente violada que mató a su bebé, después de dos años de estar detenida mientras el violador continúa libre. El caso moviliza a las organizaciones de mujeres que interpretan que su libertad abre el camino por el que la Justicia debería fallar cuando se trata de violencia contra la mujer.

Por Valeria Charkot

(AUNO-TERCER SECTOR*) Hace más de un año que muchas organizaciones populares y de mujeres unen esfuerzos para pedir la libertad de Romina Tejerina, la adolescente jujeña violada que mató a su bebé poco después de dar a luz. Esta semana comienza el juicio oral y las asociaciones se movilizarán a la provincia de Jujuy para reclamar justicia y expresar que el procesamiento de la joven es consecuencia de una violación a los derechos humanos.
El juicio se desarrollará los días 2, 3 y 9 de junio y desde el primer día miembros de las asociaciones que partieron de Buenos Aires, Salta y Tucumán presenciarán el proceso que definirá el futuro de Romina en los Tribunales de San Salvador de Jujuy. La convocatoria se realiza a toda la población con la entrega de cintas lilas escritas por Romina, el color que expresa la lucha por la no violencia contra la mujer.
En la ciudad de Buenos Aires las organizaciones sociales Secretaría de Género de la CTA, Feministas Hoy, el Taller Permanente de la Mujer, el Instituto Social y Político de la Mujer, la Unión de Mujeres de la Argentina, Mujeres al Oeste, entre otras preparan una sentada los días 2 y 3, a las 11, frente a la Casa de la provincia de Jujuy.
Romina tenía 18 años cuando el 1º de agosto de 2002, a la salida de un baile fue violada por su vecino Pocho Vargas. Producto de esa violación quedó embarazada y por vergüenza, desesperación e imposibilidad de encontrar a quien recurrir, ocultó su embarazo con fajas y ropas sueltas. A los 7 meses dio a luz en el baño de su casa e inmersa en un episodio psicótico, viendo la cara del violador en el recién nacido, lo mató.
“El de Romina es un caso testigo que sintetiza la opresión que sufren las mujeres en muchos ámbitos de la vida”, reflexiona Graciela Tejero, representante de la asociación Amas de Casa del País. “Luchamos para lograr la libertad de Romina y sentar un precedente para que no haya más casos como el de ella”.
En la misma línea, María José Lubertino –miembro de la Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos- dijo que este enjuiciamiento refleja una falta de visualización en cuestiones de género en la interpretación del sistema penal. “Hay en la decisión del juez cuestiones ideológicas, sociales y culturales propias de la provincia que dan lugar a un contexto desfavorable para la situación de la adolescente”, destacó.
La adolescente fue detenida, acusada de homicidio calificado agravado por el vínculo. La defensa planteó su inimputabilidad por haber actuado en situación de Strees Post traumático, hecho que fue confirmado por las pericias psiquiátricas y a pesar de esto, el juez Argentino Juárez la procesó. Mientras tanto el violador, Pocho Vargas, luego de 23 días detenido fue sobreseído y nunca fue llamado a declarar.
p>Desde la cárcel, Romina escribió una carta al Ministro de Justicia jujeño en la que hace un reclamo por la igualdad de derechos entre las mujeres. “Tendría que haber Justicia en esta Argentina y que no solamente tengan espacio aquellas personas que tienen dinero. Tendría que ser todo por igual”. Por su parte, su mamá, Elvira Baño, hizo público su rechazo al juicio: “Es un juicio injusto porque puede recibir una condena que hasta puede ser perpetua, como una forma de ejemplificar que las mujeres víctimas de violación mienten, y si no mienten son culpables porque provocaron al violador”.
En dos cartas dirigidas al gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, y al Superior Tribunal de Justicia, el movimiento de mujeres exigió la libertad y el sobreseimiento de la joven, su asistencia psicológica y el juicio y cárcel al violador. Pero las presiones fueron infructuosas y Romina sigue presa y sin asistencia psicológica.
“Romina está actualmente en un estado de disociación –reveló Tejero-, esto quiere decir que la chica perdió la noción de pertenencia de lo que le pasó, cuenta el hecho como si le hubiera pasado a otra persona”.
Luego de tomar estado público el caso se presentó en el Congreso un proyecto de ley para reincorporar la figura del infanticidio en el código penal derogada en 1994. Este delito contempla una reducción de la pena a las madres que matan a sus hijos en estado puerperal (estado hormonal que altera a la mujer luego del parto). De aprobarse, además de evitar que sea condenada a cadena perpetua, permitiría que Romina sea excarcelada, en el camino de lograr su libertad en el juicio oral.
Si bien la situación legal de Romina es complicada, los miembros de la organizaciones se muestran optimistas en su sobreseimiento. “Si la fiscalía acepta la inimputabilidad de la adolescente por actuar en estado de shock creemos que podrá salir en libertad”, argumentó Lubertino.

———-
Cómo comunicarse
Asociación Amas de Casa del País
Teléfono: 15-5738-8260
Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos
4813-2654
———-
Agencia Universitaria de Noticias y Opinión
Revista Tercer Sector*

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>