Operan y extraen pelos del estómago de una niña

El caso ocurrió en el Hospital Gandulfo. Se trata de una paciente de 12 años que padece una enfermedad que no había sido detectada en otros centros sanitarios públicos y privados. Un caso que enfrente dos modos de hacer medicina: el organicista y físico-psicosocial.

Una niña de 12 años fue operada el martes pasado en el hospital Gandulfo, de Lomas de Zamora, para extraerle del estómago un bulto conformado por pelos y otras sustancias no alimenticias. La pequeña padece este cuadro desde hace más de cinco años y en ese lapso ninguna de las distintas instituciones médicas a las que había asistido logró dar con el diagnóstico correcto. Los médicos que la atendieron criticaron la falta de diagnóstico y conocimiento de la patología.

La intervención quirúrgica se realizó luego de que la niña fuera trasladada desde una institución privada con un cuadro conformado por signos de delgadez, escasez de cabello y un bulto pronunciado en la zona abdominal.

El caso fue dado a conocer por el Ministerio de Salud bonaerense, que explicó cómo a partir de una entrevista con la paciente y otra con su madre se logró diagnosticar que estaban ante un caso de “tricofagia” y “pica”, dos enfermedades de origen psíquico.

La “tricofagia es una afección caracterizada por la ingesta de cabellos —que según los expertos en salud mental tiene su origen en hechos traumáticos ocurridos en la primera infancia—, y la “pica” es un trastorno que consiste en comer distintos tipos de elementos como juguetes triturados, pequeños trozos de cemento, porcelana y tierra.

Según la jefa de Sala de Cirugía del Gandulfo, Ana Rossi, “la paciente había sido asistida en otros hospitales sin que se arribara a un diagnóstico y a un tratamiento adecuados”.

Para confirmar el diagnóstico, en el Gandulfo fue sometida a tres estudios: una radiografía abdominal, una ecografía y una tomografía. Luego, se le efectuaron los análisis prequirúrgicos y se programó la cirugía.

“La operación consistió, en un primer momento, en la realización de una endoscopía, un procedimiento por el cual se le introduce por boca una fibra óptica que permite localizar en el interior del estómago la tricobezoar —el bulto formado por pelos y demás elementos—. En una segunda etapa, se le efectuó una laparotomía y una gastrotomía, dos procedimientos que permiten abrir el abdomen y el estómago. Por último, se extrajo el tricobezoar, en este caso con forma cilíndrica constituido mayormente por pelos, cuyo peso era de 700 gramos”, detalló Rossi.

En diálogo con AUNO, el director asociado del hospital, Nelson Donato, indicó que “hubo casos de estas características pero muchos más chicos”, en referencia al tamaño del bulto extraído. Y añadió que este tipo de enfermedad “es algo muy específico, que no es muy frecuente”.

La niña sigue internada con asistencia terapéutica constante y se empezará a realizar una terapia con el grupo familiar, según informó a este medio la jefa de Sala de Cirugía que, sobre la futura salida de la paciente de la institución, planteó que aunque “desde lo clínico evoluciona favorablemente, todavía no hay plazo para dar el alta teniendo en cuenta que falta encaminar el aspecto psicológico”.

LR-AFD
AUNO-06-08-10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>