Lanús volvió a quedarse con las manos vacías

Con un penal polémico y sobre la hora, el equipo de Barros Schelotto perdió 2-1 con Kashiwa Reysol y dejó pasar la chance de sumar su cuarta estrella.

Lanús, agosto 6 (AUNO).- Lanús sumó otro sinsabor en este segundo semestre del año, ya que se quedó con las ganas de alzar la Copa Suruga Bank al caer en un polémico partido a manos de Kashiwa Reysol por 2-1 en Tokio.

El ‘Granate’ que buscaba la cuarta estrella para bordar sobre su escudo no pudo contra el campeón del país asiático, que se vio beneficiado por un discutible penal sancionado por el árbitro surcoreano Kim Jong-Hyeok, que fue convertido por el brasileño Leandro a tres minutos del final del encuentro.

Kaoru Takayama, con un zurdazo, había abierto el marcador para el conjunto local a los 44 minutos del primer tiempo, mientras que Leandro Somoza, beneficiado por un rebote en Tatsuya Masushima, había marcado el empate parcial para el conjunto dirigido por Guillermo Barros Schelotto.

El conjunto del Sur del Gran Buenos Aires, fiel a su estilo frontal, buscó la victoria en forma denodada pero volvió a fallar en la puntada final, tal como le sucedió en la derrota a manos de Atlético Mineiro por la Recopa Sudamericana y en la caída frente a Colón en la Copa Argentina, las otras dos decepciones postmundialistas.

Kashiwa Reysol, campeón vigente del fútbol japonés, estiró el predominio de los asiáticos en esta competencia –está homologada como oficial, aunque tiene la peculiaridad de permitir siete cambios por bando-, en la que los anfitriones resultaron vencedores en las últimas cinco ediciones.

El certamen está reservado para el último ganador de la Copa League de Japón y el vencedor de la Copa Sudamericana.

Lanús mostró su mejor cara en el arranque del partido, pero se desdibujó con el correr de los minutos para terminar el periodo inicial en desventaja.

Reaccionó en el segundo tiempo, acorraló a su rival y así llegó a la paridad tras el remate de larga distancia de Somoza y el posterior desvío en Masushima.

Con el marcador igualado, el ‘Granate’ siguió con su búsqueda para desequilibrar el marcador, mientras que Kashiwa se dispuso para jugar de contraataque.

Así, mientras Santiago Silva y Lucas Melano dilapidaban ocasiones, los locales avisaron primero con un cabezazo de Masato Kudo que fue magistralmente desviado por Agustín Marchesín.

Y sobre el final se encontraron con el regalo del árbitro surcoreano que se precipitó al cobrar infracción de Diego Braghieri sobre Kudo. El delantero se dejó caer al sacar provecho del cruce torpe del ex Central. Con el penal sancionado, Leandro no perdonó y le dio un baldazo de agua fría a la ilusión.

Sobre el final del partido, tal como le sucedió en sus últimas presentaciones, los jugadores de Lanús, visiblemente nerviosos, perdieron el control y Diego González vio la roja por una agresión.

Una pena para el pueblo ‘Granate’ que había madrugado con la esperanza firme de sumar otra vuelta olímpica (tras la Conmebol 96, el Apertura 07 y la Sudamericana 13), pero terminó con el sabor amargo de una nueva derrota.

AUNO 06-08-14
MFV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>