La pandemia por coronavirus lo obligó a pausar su carrera en Italia

Federico Pierro es un joven cantante de tango argentino que brillaba en la tierra de sus ancestros, pero la propagación del coronavirus lo dejó sin trabajo. Ahora, vuelve a la Argentina con el objetivo de “resignificarse” y con la expectativa de poder regresar al viejo continente.

Por Nicolás Blanco

Estudió en el Conservatorio Julián Aguirre de Lomas de Zamora. Se formó y se codeó con grandes. Fue la voz de decenas de milongas y tuvo su primer álbum, en homenaje a los inmigrantes italianos en Argentina. Luego de años, decidió viajar a la tierra de sus ancestros “para cantar y conocer su pueblo”, pero en su auge el coronavirus le jugó una mala pasada.

Federico Pierro es un joven cantante de tango que vive en Regio de Calabria, una ciudad italiana al sur de Sicilia. Su obra Inmigrante, la voz del desarraigo lo llevó a la tierra de sus ancestros, en la que soñaba con presentarse para conocer ese pequeño pueblo. Tras dos años de recorrer todo el territorio, el artista tuvo que volver a Argentina en medio de la crisis de trabajo originada por la expansión del Covid-19 a lo largo de todo el mundo. 

“Mi carrera tomó un gran vuelo en poco tiempo. En dos años tuve la posibilidad de cantar en las milongas de casi todas las ciudades de Italia donde se baila tango. Participé de importantes festivales y tuve la oportunidad de trabajar en varios teatros del país con la compañía del reconocido bailarín argentino Miguel Ángel Zotto”, relató en diálogo con AUNO. 

El 31 de enero de 2020 se confirmaron los dos primeros casos de coronavirus en Italia. Dos turistas de origen chino, que estaban en Roma, dieron positivo al isopado y, una semana más tarde, un hombre italiano fue repatriado de Wuhan, el epicentro de la pandemia, y fue el tercer caso confirmado. 

Ya para mediados de febrero, la cifra de casos alcanzaba a 60 y se confirmaban los primeros muertos en el país. “Cuando comenzaron a sentirse los primeros casos de coronavirus yo me encontraba viajando por el norte de Italia, donde más rápido se expandió el virus”, comentó Federico.

“Tuve mucha suerte de que no me sucediera nada ya que, en épocas de gira, los trenes, los aviones y los micros se convierten en mis ‘hogares’. Poco a poco, los casos llegaron al Sur, donde yo vivía, y se declaró la zona roja en todo el país”, contó el artista. 

El coronavirus “no solo provocó daños en la salud”, sino también a “nivel económico, social y emocional”. “En el circuito de tango, se cerraron escuelas y se cancelaron todo tipo de eventos sociales”, expresó el artista. 

En este contexto, Federico vio cómo esta situación comenzaba a afectar en su vida laboral. “Perdí mucho trabajo. Conciertos cancelados, fechas postergadas y demás. La situación se hizo inviable”, sostuvo.

Esta semana, el joven artista pudo retornar a la Argentina para pasar la cuarentena con el objetivo de, al menos hasta que pase esta pandemia, volver al viejo continente. “Tomé la decisión de regresar a Buenos Aires para resignificar este momento con un nuevo desafío artístico. De igual manera, mi idea es volver y continuar con mi trabajo en Italia, una vez que pase esta situación”, concluyó, en charla con este medio.

AUNO-18-3-20
NB-SAM 

Un comentario sobre «La pandemia por coronavirus lo obligó a pausar su carrera en Italia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>