La OMS recomienda incluir en los calendarios oficiales la vacuna contra el neumococo

La vacuna inmuniza contra la bacteria causante de meningitis y neumonías, que en la Argentina produce más de cien muerte al año. Ha demostrado una alta efectividad en los países desarrollados, pero aquí solo cubriría entre el 50 y el 70 por ciento de los casos potenciales.

(AUNO).- En un primer paso para combatir la bacteria del neumococo que cada año, en todo el mundo, se cobra la vida de un millón de niños, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a los países en vías de desarrollo incluir en sus planes nacionales de inmunización la vacuna antineumocócica heptavalente.
Dado que se trata de una vacuna costosa –cada dosis cuenta alrededor de 90 dólares— el organismo internacional sugiere a los gobiernos negociar con los laboratorios posibles reducciones de precios, donaciones o subvenciones.
La recomendación de la OMS es más fuerte para aquellos Estados con tasas anuales superiores a los 50 decesos de menores de 5 años por cada 1000 nacimientos. En la Argentina se producen algo más de cien fallecimientos por año causados por esta bacteria.
El Streptococcus pneumoniae, más conocida como neumococo, produce con frecuencia en los niños meningitis, sepsis y bacteriemias sin foco, mientras que en ocasiones genera también artritis, peritonitis y celulitis, de acuerdo a los expertos.
En la Argentina, se registran alrededor de 400 casos anuales de meningitis neumocóccica, de los cuales fallecen entre 45 y 60 por año, mientras que cerca de 80 chicos mueren producto de neumonía bacteriana, además de los decesos por sepsis, localización de la que se carece de datos.
El neumococo es el germen predominante de las neumonías bacterianas (más del 50 por ciento de los casos), y también es predominante en la meningitis, alternándose con el meningococo en menores de cinco años. Esto es así desde hace casi una década a raíz de que todos los niños menores de dos años reciben gratis la vacuna contra el haemophilus influenzae tipo b conjugada; por tal motivo, ya casi no se ven meningitis producidas por este germen (aparecen menos de 30 casos por año).
“Antes de la introducción de esta vacuna en el calendario nacional, se registraban entre 500 y 600 casos anuales por ese germen, la mayoría en menores de 2 años. Esta acción motivó el cambio epidemiológico en este grupo etario”, explicó Raúl Ruvinsky, coordinador clínico para la Argentina del Estudio de Vigilancia del Sistema Regional de Vacunas (Sireva), de la Organización Panamerica de la Salud.
Frenado el avance de uno de los gérmenes causante de las neumonías y meningitis, los especialistas desplegaron toda su artillería en busca de combatir el otro germen que cobró importancia en la generación de estas patologías. Así, en 1982 fue licenciada una vacuna antineumocóccica elaborada a partir de polisacáridos obtenidos de la cápsula del germen, que contiene el 82 por ciento de los serotipos que causan infecciones invasivas en la Argentina.
Estas vacuna se indica exclusivamente para grupos de riesgo como asplénicos (personas a las que se extirpó el bazo), pacientes concardiopatías y neumopatías crónicas, diabéticos, inmunosuprimidos. Se recomienda para todas las personas mayores de 65 años, mientras que para los menores de dos años no está indicada porque “los niños de esa edad no generan anticuerpos humorales”, aclaró Ruvinsky.
A partir de principios de la década del 90’, se ensayaron varias vacunas conjugando con técnicas muy compleja el polisacárido con una proteína transportadora (carrier), que, en forma similar a la de Haemophilus influenzae b, estimula la respuesta inmunitaria a partir del segundo mes de vida.
Hoy se dispone de una vacuna que contiene siete serotipos, los que provocan la mayoría de las infecciones invasivas en los Estados Unidos, país que la licenció a partir del 2000 para todos los niños menores de dos años y para los de 2 a 5 años. Los estudios demostraron una efectividad mayor del 90 por ciento para reducir casos de neumonía, meningitis y otras infecciones invasivas.
De acuerdo con datos del Sireva, en la Argentina esta vacuna cubre el 70 por ciento de los serotipos que producen neumonías en niños de hasta 2 años, y la representatividad es menor para los mayores de esa edad con neumonía y para todos los chicos con meningitis (50 por ciento). No obstante, representa el 94 por ciento de los que tienen algún nivel de resistencia a penicilina y otros antibióticos.
Esta vacuna no está incorporada en el calendario nacional “en parte, por el alto costo —90 dólares la dosis—, y en parte porque no ofrece la misma cobertura que la registrada en Estados Unidos y otros países”, señaló el infectólogo. Por tal motivo, se encuentran en avanzada evaluación otras 2 vacunas, de 10 y 13 serotipos respectivamente, que aumentarían sensiblemente la cobertura.
El alto costo de la vacuna afecta a las personas de bajos recursos, que son lo más afectados por la enfermedad. “Los que más fallecen son las personas más pobres porque son los que menos acceso tienen a los sistemas de salud, ante la falta de recursos y de apoyo del Estado”, subrayó Ruvinsky.
RC-EV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>