Heroínas de la batalla cultural*

La escritora analiza el desempeño de Luisa Kuliok en la ‘Las Obreras’, que cuenta la historia de la huelga de trabajadoras en 1904, en una lavandería de Avellaneda. Y reclama la necesidad de que las artes se ocupen de nuestros hechos históricos y políticos. Críticas a ‘Wakolda’.

Por Verónica Randi
Lomas de Zamora, dic 18 (AUNO) – Esta vez Luisa, que es más linda personalmente que en la tele, encarnaba también a otra heroína, pero muy diferente de los personajes a que nos tiene acostumbrada la televisión.

Junto a la genial Rita Terranova, Luisa y otras talentosas actrices profesionales, acompañadas por un elenco surgido de una audición para trabajadores y trabajadoras de los sindicatos que integran la Mesa Intersindical de Cultura de la CGT, son las encargadas de ponerle el cuerpo a Las Obreras, una obra de María Elena Sardi, dramaturga, actriz, directora escénica y psicóloga social, que aborda en su texto la historia (ocurrida en 1904) de la primera huelga de trabajadoras, en una lavandería de lanas de Avellaneda.

Qué genial, que actrices populares y de primera línea como Kuliok y Terranova, protagonicen una obra que cuenta un suceso argentino real, de un pedazo de nuestra historia, trágica por cierto, pero que nos hace comprender que las luchas nunca fueron en vano. Muy por el contrario. No salimos de un repollo. Venimos y vamos hacia algún lugar.

‘Las obreras’ es un verdadero aporte a la cultura nacional que realiza y produce el Movimiento Obrero Organizado, que nos ayuda a aprender y comprender nuestra historia. Otra actriz que me encanta es Natalia Oreiro. Es tan bella como talentosa. ‘Infancia Clandestina’ es otro ejemplo de cómo el arte puede acercarnos a la vida real y a nuestra historia.

Trágica, por cierto, pero que nos ayuda a formar nuestra conciencia nacional, para no cometer los mismos errores, como pueblo. Lástima que Wakolda, la última película de Lucía Puenzo, hija del primer director argentino que ganó un Oscar (con la película La Historia Oficial, cuenta una historia no real de la Argentina. Y, digo, no es ni una historia oficial, ni ocultada.

Es una historia sobre una hipótesis: la supuesta visita de Mengele, el científico nazi, a la Patagonia. ¡Hacía falta inventarle una tragedia más a la Argentina, con todas las que tuvimos y que todavía no terminamos de develar ni de entender! Quizá Wakolda esté hecha para que funcione dentro del aparato cultural oficial como una fábula.

¿Cuál sería la moraleja? Es tan patéticamente obvia que ni la voy a repetir. Faltan muchas películas por hacer en Argentina.

Las obras por hacer

Yo sueño con que Oreiro, en su próxima película, cuente un hecho real que a nuestra historia como pueblo nos honra: La visita en 1925 del científico Albert Einstein (ya famoso y consagrado Premio Nobel) a Llavallol, partido de Lomas de Zamora.

Había sido invitado por unos amigos, entre ellos Jorge Duclout, científico radicado en la zona y autor de Los axiomas de la geometría para dar una charla sobre la Teoría de la Relatividad.

O que encarne a Mary Terán de Weiss, genial tenista de la que nada se conoce, ya que fue prohibida y perseguida por peronista luego de 1955. Dos historias verdaderas que son muy poco conocidas por los argentinos y que nos enorgullecen ¡Cuántos sucesos hermosos y gloriosos tiene nuestra historia para contar, como para inventar visitas deshonrosas!

Faltan muchas batallas culturales todavía por realizar. Pero, hace poco, no una actriz, sino una “mujer común con grandes responsabilidades”, Cristina Fernández de Kirchner, en la reunión del G-20, logró que se llame a las cosas por nombre: “GUARIDAS”, en vez de “paraísos fiscales”.

En el documento final de la Cumbre se incluyeron pronunciamientos sobre los paraísos fiscales (denominados desde ahora “guaridas” por iniciativa argentina), además de la sustentabilidad para el pago de la deuda y la generación de trabajo con inclusión social.

Según explicó la Presidenta, el uso del término “paraíso” proviene de “una deformación en inglés, que cambió por heaven (cielo) lo que era haven (cueva)”.

Al mismo tiempo, Cristina recordó que “en su discurso de asunción, el presidente Barack Obama mencionó a Islas Caimán como una guarida y la existencia, en un solo edificio, de más de 12.000 empresas inscriptas que no tributaban impuestos”.

¿Y se acuerdan de eso que decía otra actriz? Esa mujer común con grandes responsabilidades que obtuvo el protagónico de la política, Eva Duarte de Perón, una verdadera heroína de nuestra historia: “Los iremos a buscar a sus guaridas asquerosas”. Qué buen título para una historia. Ojalá la escribamos.

*Verónica Randi. Periodista, escritora. Autora de Mil Flores. La nota fue publicada originalmente hoy en la Revista Transformarg La autora es licenciada en periodismo por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

AUNO 18-12-13
VR-HRC

Un comentario sobre «Heroínas de la batalla cultural*»

  • Liliana Zuliani dice:

    Excelente nota a Verónica Randi, una mujer admirable por su lucha diaria por sus convicciones. Su libro, Mil Flores, es una obra de arte que refleja nuestra realidad de la vida de la gente común que se conmueve con la realidad que, algunos medios de comunicacion, se emperran en negar.
    Comparto la idea de que deben producirse más peliculas contando historias comunes, pero reales y verdaderas, que reflejan nuestra historia de todos los dias, nuestra conciencia nacional.
    No se puede tapar el sol con la mano, esto saldrá a la luz tarde o temprano. Seguiremos soportando.
    Hasta la victoria siempre!!
    Liliana Zuliani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>