“Emergencia ambiental” en el Conurbano Sur

Aire, agua y suelo están “contaminados por lo que tiran las industrias”, según los vecinos. El intendente lomense quiere crear un crematorio en el último bastión verde de la comuna y las organizaciones vecinales no son convidadas a tratar el tema Matanza-Riachuelo. Los polos industriales de Brown y Echeverría siguen creciendo. Y en Lanús, tres cuartas partes de la población no tienen cloacas.

Almirante Brown, Esteban Echeverría, Lomas de Zamora y Lanús están “en emergencia ambiental”, según denuncias públicas de vecinos: los arroyos están contaminados con desechos químicos y residuos orgánicos, más de la mitad de la población no tiene cloacas, albergan numerosos basurales a cielo abierto y el aire está cada vez más viciado por las emanaciones de gases industriales. Los empresarios aseguran cumplir con los controles ambientales oficiales y tiran la pelota a los habitantes que “arrojan basura en arroyos y descampados”.

El 55 por ciento de los habitantes de esos cuatro partidos de la zona sur no tiene red cloacal, y son al menos 1,7 millones de personas las que utilizan pozos negros o cámaras sépticas.

Debido a la contaminación que por vía pluvial recibe el suelo de la zona y a los vapores tóxicos que emanan los desechos químicos y orgánicos sin canales aliviadores ni represas que los retengan, los afluentes y la cuenca de 2240 metros cuadrados del Riachuelo-Matanza, es otro de los problemas en común más importantes. (Ver La cuenca Riachuelo-Matanza, un problema en común).

No obstante, el malestar hídrico, sanitario y ambiental de los vecinos de la zona sur del Conurbano no termina allí: además de los desechos que se estancan en los afluentes, el suelo de la región sufre constantes filtraciones de materiales petroquímicos de empresas y es soporte de numerosos basurales a cielo abierto en las cuatro comunas.

El estado del aire local no es mucho mejor, ya que las emanaciones de las torres de venteo de las industrias lo cargan de gases que los vecinos califican de “nocivos”, y no son pocas las empresas que se han establecido recientemente en los polos industriales de Almirante Brown y Esteban Echeverría.

Además, en los últimos años se ha acrecentado el número de vehículos particulares, de carga y de transporte público que circulan por la zona y que, según el último control realizado hace diez años, emitían tres veces el máximo recomendado de dióxido de carbono para una zona residencial urbana. Se supone que los números han de ser mayores si se tiene en cuenta la reactivación del sector automotor.

Un breve racconto de casos comuna por comuna muestra el estado de situación:

ALMIRANTE BROWN Y ESTEBAN ECHEVERRÍA: ACTIVIDAD (Y CONTAMINACIÓN) INDUSTRIAL EN EXPANSIÓN
Según estudios encargados por un grupo de vecinos de Almirante Brown y revelados a AUNO, el aumento en casi un 200 por ciento de los casos de cáncer y tumores detectados en la población de los barrios El Hornero y Almafuerte estarían relacionados con la actividad del parque industrial de esa localidad.

Además, durante una reunión del Foro Hídrico, Sanitario y Ambiental de la Región Sur, los representantes de Brown se quejaron por el “incumplimiento” de las obras de saneamiento de la cuenca de los arroyos Las Perdices, San Francisco y Las Piedras, y de limpieza del canal Sarandí, que comunica a través del partido de Berazategui los desechos residenciales e industriales de Brown directamente con el Río de la Plata. Todas esas obras se encuentran “frenadas” o sus proyectos están “encajonados” en el Concejo Deliberante.

Recientemente, la Dirección de Medio Ambiente de Esteban Echeverría comenzó a realizar operativos de prevención y control para “evitar perjuicios a la población” en todo el municipio. Pero esas gestiones contrastan con las cada vez más empresas “legales y clandestinas” que se instalan en el polo industrial de 9 de Abril, muchas de las cuales están catalogadas como de Nivel 2 o 3. Esto significa que su actividad tiene alto impacto ambiental y sanitario.

De hecho, una de las empresas “ilegales” establecida allí tuvo una explosión química en 2006 que provocó una nube tóxica y derramó líquidos nocivos para los habitantes de un barrio cercano. En ese momento, 500 vecinos debieron ser evacuados. La empresa continúa operando en la zona.

LOMAS: LA RESERVA ECOLÓGICA PODRÍA CONVERTIRSE EN CREMATORIO
Miembros del Foro Hídrico lomense denunciaron recientemente la intención del intendente Jorge Rossi de deforestar parte de la reserva ecológica Santa Catalina para construir sobre esa superficie verde de 500 hectáreas un crematorio o una planta de tratamiento de residuos, lo que afectaría el hábitat natural de las 270 especies vegetales y 70 animales que viven en ese predio ubicado a mitad de camino entre el Parque Municipal y la Universidad de Lomas de Zamora.

Pero además de esas intenciones que reducirían el espacio verde del último área protegida del partido (ver Al tacho con los residuos), los lomenses se declaran cansados de las obras públicas retrasadas, de las que los arroyos Del Rey y Unamuno son exponentes y problema principal de inundaciones de viviendas en los barrios de Santa Marta, Fiorito, Villa Centenario e iratí.

Lo destacable en la zona es que vecinos y organizaciones preocupados por el medio ambiente lograron que el Concejo Deliberante aprobara un proyecto que incorpora al plan quinquenal anunciado para la nueva empresa AySA obras que reclaman hace años: los aliviadores este y oeste del Arroyo del Rey, la creación de una planta depuradora, la obra hídrica troncal Lanús-Temperley y un aliviador para el canal Magdalena.

LANÚS: TRES DE CADA CUATRO VECINOS NO TIENEN CLOACAS
El 73 por ciento de la población de Lanús, es decir 328 mil de sus 489 mil habitantes, no tiene sistema de cloacas, según información acercada a AUNO por el Foro Hídrico de ese partido. En términos territoriales, el tendido cloacal abarca el 37 por ciento de los 48,35 kilómetros cuadrados del distrito.

Esos tendidos cloacales debieron estar conectados con una planta de tratamiento de residuos industriales que la Asociación de Curtidores de Buenos Aires (Acuba) se había comprometido a crear en Villa Diamante, en un predio de 25 hectáreas ubicado en Olazábal y Farell que le fue cedido por la última dictadura. Nunca se hizo.

Por otra parte, el mayor índice hallado de cobre, mercurio, cinc, cromo y plomo encontrados en el lodo del Riachuelo se dio en una excavación hecha en el límite de Lanús y Avellaneda, donde la medición superó en un 550 por ciento el límite “saludable”.

LP-AFD
AUNO-17-08-07
locales@auno.org.ar

Un comentario sobre «“Emergencia ambiental” en el Conurbano Sur»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>