El peronismo no quiere perder el control de los municipios que gobierna

Los principales intendentes del conurbano bonaerense reclaman que no haya más de dos postulantes por distrito en las boletas K nacional y provincial. La excusa es evitar una fuga de votos, pero apuntan a asegurarse el control de las Municipalidades.

A raíz de la dura puja por las intendencias bonaerense, el kirchnerismo quiere evitar una dispersión de votos en las elecciones presidenciales del 28 de octubre próximo.

La decisión política del oficialismo surge luego de un pedido para que el kirchnerimo presentase sólo una boleta por municipio, junto a las fórmulas presidencial y bonaerense.

Se trata de una idea del candidato a vicegobernador y presidente de la Cámara de Diputados, Alberto Ballestrini, que es trabajada desde el último congreso del PJ bonaerense, que se reunió en Lanús.

Alinear a todas las vertientes J y a sectores del peronismo detrás de un solo candidato tiene como propósito mantener el control de las intendencias por parte de esa dirigencia que también resulta clave al momento de sumar votos a los binomios nacional y provincial.

¿Por qué Balestrini es el mentor del proyecto? Ocurre que en su distrito, La Matanza, se registra una proliferación de candidatos, todos ellos con suficiente trabajo territorio y con votos.

En ese distrito, el más grande el país, varios candidatos trabajan para quedarse con el manejo del municipio en manos del intendente Fernando Espinoza, un dirigente de Balestrini.

Figuran para ese cometido: el empresario de la carne José Alberto Samid, el funcionario K Jorge Ceballos, el ex piquetero Luis D’Elía y el sindicalista y asesor presidencial Julio Rubén Ledesma, y el propio Espinoza, que desea la reelección.

En el marco de ese planteo, el kirchnerismo se encuentra ante una encrucijada. O se arriesga a la “dispersión” de votos pronosticada por Balestrini o impone un candidato único por municipio y corre el riesgo de ampliar la oposición.

Una tercera variante que el oficialismo maneja es la posibilidad de aceptar un máximo de dos candidatos a intendente por distrito con lo que se evitaría minimizar la oferta y la “fuga” de candidatos con votos.

En Lomas de Zamora, el Frente para la Victoria cuenta con cuatro candidatos a ocupar la Intendencia: el diputado provincial Fernando Navarro y el subsecretario de Medios de la Nación y decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ, Gabriel Mariotto.

Pero también el intendente Jorge Rossi y Osvaldo Mércuri son candidatos “alineados” al proyecto K. También juegan en el mismo sector Pablo Paladino, Víctor Grossi y Marcela Bianchi.

Por su parte, en Lanús el Frente presentará sólo dos candidatos: el intendente Manuel Quindimil y el diputado provincial kirchnerista Darío Díaz Pérez. Aquí no hay proliferación de candidatos.

Lo cierto es que en el escenario kirchnerista, los protagonistas están lanzados a hacerse de algún cargo, con los números de las encuestas.

“Es cierto que algunos dicen ser candidatos a intendente pero lo que buscan es que se los premie con otro cargo”, confesó una fuente K a la Agencia Auno.

Seguramente que eso terminará ocurriendo. Difícilmente alguien salte la línea para ir a apoyar a otra fórmula que no sea la oficial, habida cuenta de la gran posibilidad que tiene la senadora Cristina Fernández de convertirse en la sucesora de su esposo el 10 de diciembre.

fg-hrc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>