El mundo le debe a la Argentina

Pocos economistas se percatan del dato, pero aunque pareciera que la deuda pública argentina es una mochila insoportable de llevar, los datos duros indican que el país es acreedor neto con el mundo

Carlos G. Lamiral

Lomas de Zamora, julio 11 (AUNO) – La historia de la deuda externa argentina arranca con el empréstito Baring Brothers tomado durante el gobierno Bernardino Rivadavía en 1824. Desde allí muchos historiadores proponen un vínculo directo con la deuda actual y el conflicto con los fondos buitre. Pero en rigor, a lo largo de la historia el país no ha sido siempre deudor, y es más: actualmente, luego de los canjes del 2005 y el 2010, la Argentina es acreedora neta por 49.045 millones de dólares.

Un estudio de la consultora Management & Fitch, en base a datos del INDEC, señala que “a fines de 2013 los distintos agentes económicos acumulaban activos en el extranjero por 261.183 millones de dólares (+1,7%) y pasivos por 212.138 millones de la misma monda (+6,6%), lo cual arroja un superávit de USD 49.045 millones (9,3% del PBI)”.

Esos activos que menciona el estudio están constituidos por los depósitos y bienes raíces de empresas, particulares y el Estado mismo en el exterior, como el caso de las Reservas Internacionales del Banco Central (BCRA), hoy cercanas a los 30.000 millones de dólares.

En el otro lado de la columna, la del debe, están todas las obligaciones externas que enfrentan los argentinos en el exterior. Básicamente, préstamos a pagar, tanto por privados como por el sector público.

“A contramano de lo que podría esperarse, los datos reflejan que la
economía argentina en su conjunto posee acreencias respecto al resto del mundo. En otras palabras, que el resto del mundo le ‘debe’ a la Argentina”, señala el informe elaborado por el economista Matías Carugati.

No es la primera vez que la Argentina tiene saldo positivo con el mundo. Según un informe de la consultora Econométrica, al finalizar la Segunda Guerra Mundial el país contaba con reservas internacionales de algo mas de 40.000 millones de dólares a valores actuales. El fuerte incremento del PBI registrado en 1946, del 8,9%, y del 11,1% en 1947, provocó una explosión de importaciones de bienes de capital e insumos, lo cual generó un fuerte desbalance del sector externo. En apenas tres años, los 40.000 millones bajaron a 4.000 millones de dólares. El déficit comercial se concentró con Estados Unidos. El país dejó de pagarle a la emergente potencia mundial de entonces por un par de años hasta que el tema se resolvió con un préstamo del Eximbank de Estados Unidos en 1950.

Actualmente, si bien el país es acreedor neto con el mundo, su posición se deteriora. De acuerdo con Management & Fit, el año pasado ese superávit bajó 15% debido a los mayores compromisos asumidos por el Estado ante el exterior.

“Los pasivos combinados del Gobierno (a nivel Nacional, Provincial y Municipal) y del Banco Central alcanzaron los 58.086 millones de dólares, habiéndose incrementado (3,9%) principalmente por la suba de los títulos públicos, que se manifestó con fuerza tras las elecciones legislativas”.

“Por el lado de los activos (40.692 millones de dólares), las acreencias del Estado cayeron casi 24% en un año, debido al drenaje de reservas internacionales (12.690 millones de dólares) experimentado a lo largo de todo 2013, aunque el BCRA compensó parcialmente cancelando préstamos otorgados por otros bancos centrales.

Como resultado, el sector público acumula obligaciones netas por 17.394 millones de dólares. De todas formas, la posición deudora podría ser todavía más grave, ya que dentro del stock de deuda externa no se considera la compensación por la nacionalización de Repsol, el monto final acordado con el Club de París, ni los fondos adeudados a los holdouts, que elevarían los pasivos en otros USD 9.500 millones aproximadamente”, advierte la consultora.

El informe también considera que el sector privado financiero, o sea los bancos, también disminuyeron su posición superavitaria entre acreencias y deudas.

“La posición acreedora neta del país se sostiene por el sector privado no financiero. A pesar de las restricciones cambiarias, el sector continuó acumulando activos en el extranjero durante 2013. Concretamente, las empresas y hogares poseen activos por 217.067 millones de dólares, equivalentes a 41% del PBI, reflejando un incremento de 9% en el último año”, señala la investigación

AUNO 11.7.2014
CGL
aauno@yahoo.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>