El “Granate” sigue por la senda del éxito

El 2008 fue un año de muchas exigencias para Lanús. Por primera vez disputó la Copa Libertadores y en el plano local se vio en la obligación de revalidar el título obtenido en el Apertura 07. Cabrero se alejó de la conducción del plantel, pero la dirigencia encontró en Zubeldía a un entrenador que mantuvo al equipo en los primeros planos del fútbol.

Matias Mazzocchi

Lanús arrancó el 2008 plagado de obligaciones, ya que debía revalidar el titulo obtenido el año pasado, y debutaba en la Copa Libertadores de América. Con el mismo plantel que logró el Apertura 07, el “Granate” buscó ratificar, en el primer semestre, sus intenciones de seguir siendo un equipo protagonista.

Sin embargo, los viajes y la gran cantidad de partidos jugados, pasaron factura en el estado físico del plantel que conducía Ramón Cabrero. Varias piezas fundamentales de aquel Lanús sufrieron lesiones y esto gravitó en el funcionamiento que “Ramonín” pretendía imprimirle al equipo.

A esto, se le sumó el poco recambió que poseía el elenco del Sur del Conurbano bonaerense entre sus filas como para sobrellevar dos competencias tan desgastes. Por eso, el “Grana” optó por el plano internacional y resignó el Clausura 08, donde terminó entre los últimos cuatro.

A pesar de eso, Lanús cumplió de manera muy aceptable su primera participación en la competencia más importante del continente americano, pues logró alcanzar los octavos de final, instancia en la cual resultó eliminado a manos del Atlas de México. No obstante, durante la fase regular no perdió en ninguna ocasión, y se clasificó segundo detrás de Estudiantes.

Al concluir la temporada 2007/08, Cabrero decidió poner punto final a su gestión de tres años al frente del plantel profesional. El DT se despidió del club que lo vio nacer futbolísticamente después de haber logrado que la entidad del Sur del Conurbano bonaerense escribiera su nombre entre los campeones de la Primera División del fútbol argentino. Además, bajo su conducción, se obtuvieron dos subcampeonato en certámenes locales y se clasificó a sendas ediciones de las copas Libertadores y Sudamericana. Sin dudas, el ciclo más exitoso cumplido por un técnico en la historia granate.

Ahora, había que mantener todo lo que se hizo en la gestión anterior. Por eso, la Comisión Directiva se decidió por elegir un cuerpo técnico identificado con la institución, el cual iba a estar encabezado por el joven Luis Zubeldía, que desde 2005 se desempeñó como ayudante de campo de Cabrero.

A los 27 años, Zubeldía hacía su primera experiencia como DT en el fútbol grande y ello constituía un motivo de preocupación para muchos de los simpatizantes del “Grana”. ¿Podría este joven mantener a Lanús en un alto nivel competitivo? Era el interrogante que acuciaba a los hinchas, sobre todo después de las varias actuaciones fallidas cumplidas por el equipo en el primer tramo del Apertura 08.

Pero con el correr de los partidos, el elenco dirigido por el pampeano se afianzó, y esa preocupación se borró de la mente del pueblo granate. Al promediar el certamen, Lanús mejoró su rendimiento y comenzó a desplegar un fútbol de alto vuelo, potenciado por una propuesta cada vez más ofensiva. Esas cualidades le permitieron terminar el campeonato con 37 puntos y a sólo dos unidades de los líderes Boca, San Lorenzo y Tigre.

Por otra parte, con la venta de Agustín Pelletieri al AEK de Grecia, y las lesiones de Matías Fritzler y Diego Valeri, se sufrieron tres bajas fundamentales con respecto al conjunto campeón de 2007.

Zubeldía se vio entonces en la obligación de hacer varios cambios, hasta que dio con los hombres que el equipo necesitaba en el mediocampo. Sebastián Salomón y Diego González fueron los encargados de formar un doble cinco que funcionó a la perfección, y se convirtieron en una dupla vital para el funcionamiento de este Lanús.

Las apariciones de Eduardo Salvio y Diego Lagos en el once titular y la consolidación de Sebastián Blanco como manija, se debieron en gran parte a la confianza que les brindó el entrenador durante las prácticas. Y esto, sumado a la cuota goleadora de José Sand, determinó que el “Granate” tuviese la delantera con mayor cantidad de tantos convertidos en el certamen.

Además, las divisiones inferiores continúan ofreciendo buenos proyectos. En el último semestre del año se afianzaron varios jugadores de la cantera, como González, Lagos, Blanco, y Salvio, que se convirtió en una de las revelaciones del torneo. Con ellos y las posibles reapariciones de Valeri y Fritzler, el potencial de Lanús de cara al 2009 parece ser inmejorable.

MM-LDC
AUNO-23-12-08
Deportes@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>