El deporte para cerrar heridas de guerra

Veteranos de la Guerra de Malvinas encuentran en el deporte un espacio para vencer los traumas psicológicos y fìsicos que dejan en los hombres el haber estado en un campo de batalla.

“En octubre juegos Olímpicos y ParaOlímpicos de Veteranos(En octubre juegos Olímpicos y para Olímpicos )”:http://www.auno.org.ar/article/en-octubre-juegos-olimpicos-y-paraolimpicos-de-vet/

Joaco Talmon

Lomas de Zamora, agosto 18 (AUNO) El fútbol, el rugby y los deportes en general, sirven de “terapia” para hacerse fuerte ante la adversidad ya que constituyen es “un espacio de recreación y encuentro” para aquellos que tuvieron que atravesar la terrible experiencia de estar en un campo de batalla, aseguran tanto ex combatientes de Malvinas como profesionales de la salud.

Así lo afirmaron el presidente de la Agrupación 2 de Abril de Avellaneda, Juan Carlos Olivero, el secretario administrativo Julio Sotelo, el ex combatiente encargado del mantenimiento del Hospital Garrahan Ricardo Pérez y el psiquiatra especialista en deportes Jorge Roco, en declaraciones a la Agencia Universitaria de Noticias y Opinión (AUNO).

Olivero aseguró que “la actividad funciona como la reactivación de los lazos de hermandad entre combatientes” y consideró que “es el mejor aliado para crearnos la excusa perfecta para reencontrarnos y compartir un momento único”.

“El deporte es la clara posibilidad de fomentar valores como la unión y la sana competencia, y además, te lleva a disfrutar de un momento de goce, de placer. Es un sinónimo de distracción”, resaltó el presidente de la institución “Avellaneda Agrupación 2 de Abril”.

Para Julio Sotelo, veterano de Guerra en Malvinas, oriundo de Chaco, el deporte le dio “identidad y reconocimiento”.

“Cuando volvimos de la guerra, las autoridades de la ciudad organizaron un partido especial por el regreso de los soldados y nos regalaron el equipo de fútbol completo”, recordó el secretario administrativo.

El ex combatiente luce, orgulloso, una casaca color verde, blanco y celeste, como la bandera de su provincia (Chaco), que porta el dorsal número 10.

“Al recibirlo me acuerdo que me iba a dormir con la camiseta, los ‘cortos’ y las medias puestas. Para mí fue muy impactante porque era la primera vez que tenía una camiseta de fútbol”, revivió el secretario de la institución de Avellaneda.
Sotelo trabaja como secretario administrativo de la institución “Avellaneda Agrupación 2 de Abril”.

Oriundo de Puerto Las Palmas, una localidad ubicada a 50 kilómetros de Resistencia, jugó al fútbol desde su infancia, y tuvo la oportunidad de disputar varias ediciones de los “Juegos Nacionales Evita”.

Por su lado, Pérez dijo que conoció tarde la actividad deportiva aunque dijo que no se arrepiente porque le llegó en lo que consideró su “momento apropiado”.
“Llegó en el momento justo, estaba mal de salud y si no me decidía, la situación podía empeorar”, afirmó.

El ex combatiente señaló que “el deporte fue un complemento, un cable a tierra y un hobby” que según detalló, lo ayudo a desconectarse de “situaciones de estrés” y cual calificó como una “herramienta esencial”.

“Siempre me gustó el rugby, el fútbol me aburre. Comencé a practicar el deporte a los 43 años, cuando llevé a mi hijo Agustín a entrenarse al club Lasalle. Allí, empezamos a armar un equipo con el grupo de padres al que llamamos ‘Veteranos de Lasalle’” recordó,

Por su parte, el psiquiatra Jorge Roco afirmó que la actividad física es “muy importante” para los ex combatientes ya que les proporciona “pertinencia social” y además les permite construir un “liderazgo deportivo que fomenta la integración y adaptación a diferentes grupos sociales”.

“El deporte proporciona pertinencia social al veterano de guerra, construyendo un líder deportivo con una fuerte capacidad de integración y adaptación a diferentes grupos sociales”, señaló el especialista en deporte.

Rocco fue médico de varios equipos de fútbol de Primera División, como San Lorenzo, Lanús, Talleres de Córdoba y Nueva Chicago. Hoy en día trabaja como psiquiatra del equipo médico que atiende al tenista argentino Juan Martin del Potro.

“El deporte sirve como instrumento de resocialización, ya que después de la guerra el aspecto más difícil de superar es el síndrome de estrés postraumático”, reflexionó Roco.

A su vez, Rocco introdujo el concepto de “resiliencia” para explicar cómo el veterano de guerra, sumergido en la depresión originada por el conflicto bélico, establece una nueva conexión con la vida, con el deporte como complemento ideal.

“Resiliencia significa transformar una dificultad en una oportunidad. Este concepto comienza a tener vigencia en la personalidad del ex combatiente cuando se le presentan obstáculos que debe sortear”, indicó Rocco.

Sin embargo, el especialista aclaró que las situaciones límites impactan de diferentes formas en cada personalidad al asegurar que “no responden igual en una personalidad, introvertida, melancólica, que en una personalidad hipomaníaca, con una fuerte autoestima”.

AUNO 18.8.2015
JT CGL
aauno@yahoo.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>