Coronavirus: trabajadores de la salud, en riesgo

CICOP denuncia que menores de 60 años con comorbilidades no tiene licencias. De no ser escuchado por las autoridades acudirá a la Justicia.

Foto: Télam

Lomas de Zamora, mayo 16 (AUNO).- La Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) reclama licencias de riesgo para trabajadores sanitarios menores a 60 años que padecen comorbilidades. “Llevamos más de un mes y medio sin ser escuchados”, afirmó la presidenta del gremio, Marta Márquez. Según pudo saber AUNO, el Ministerio de Salud provincial no tiene pensado tomar en cuenta esta exigencia.

Dos días antes de ser decretado a nivel nacional el aislamiento social, preventivo y obligatorio, el gobierno de la provincia de Buenos Aires publicó en su boletín oficial la determinación de exceptuar al personal público de asistir a sus lugares de trabajo, con la salvedad de aquellos que se desempeñasen en las áreas de seguridad y salud.

La resolución estableció que quedaban exceptuadas personas inmunosuprimidas o bajo tratamiento oncológico. También, todo trabajador mayor a 60 años que padeciera enfermedades respiratorias crónicas,  cardiovasculares, diabetes, obesidad mórbida e insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar prontamente a ese tratamiento.

Sin embargo, existe una enorme porción de profesionales de la salud, sin distinción en cuanto a si se encuentran o no en la denominada “primera línea de batalla”, por debajo de los 60 años y que presentan determinadas comorbilidades que los deja expuestos ante un hipotético contagio. Además, una porción de ese grupo es cabeza de familia y no tiene con quién dejar a sus hijos, lo cual redunda en otro conflicto a atender.

Según detalló Márquez a este medio las conversaciones con el Ministerio de Salud provincial se iniciaron en abril, cuando el gremio hizo el pedido con respecto a las licencias de riesgo para trabajadores sanitarios menores a 60 años con aquellas posibles afecciones. El 17 de marzo, junto con ATE y el Sindicato de Salud Pública, se presentó una nota conjunta con el reclamo ya formalizado.

Ante la falta de respuestas positivas, CICOP tomó la decisión de enviar dos intimaciones al Ministerio de Salud provincial, el 28 de abril y el 12 de mayo -esta última en carácter de carta documento- en lo que representa el último paso previo a proceder por la vía judicial. “Desde el Ministerio alegan que no pueden correr el riesgo de quedarse sin personal, pero tampoco podemos permitir que la salud de nuestros compañeros esté en riesgo”, manifestó la titular del gremio.

Una de las medidas dispuestas por el Gobierno Nacional en primera instancia fue exceptuar a las embarazadas de sus tareas laborales. Sin embargo, según señaló Silvana Scali, integrante de la Comisión Directiva de CICOP Seccional Hospital Oñativia, esto no se respetó en primer término para las trabajadoras del personal sanitario.

La normativa provincial respecto a todos los profesionales de la salud no condecía con lo establecido por Nación. Tras varios reclamos se logró que las embarazadas sean incluidas dentro de las licencias de riesgo, que es el único avance que se pudo obtener al momento para aquellos que están por debajo de los 60 años”, explicó.

En algunos centros sanitarios, los jefes de servicio o directores hospitalarios han tomado la determinación de otorgarles licencias a aquellos trabajadores que pueden probar algún tipo de comorbilidad. De todas formas, no es algo establecido: “No puede quedar librado al azar o a la buena voluntad de alguna autoridad ya que hay en juego derechos”, destacó Márquez.

Por su parte Stella Maris Gilabert, secretaria General de CICOP Seccional Esteban Echeverría, puso en valor el contrapunto que genera esta problemática: “Es una situación difícil, porque por un lado uno tiene una obligación como profesional de confrontar la pandemia, y por el otro no somos kamikazes que debemos suicidarnos”.

En este sentido, quien se desempeña como médica endocrinóloga en el Hospital Santamarina, de Monte Grande, resaltó la falta de médicos en el sistema de salud público como consecuencia directa de la desvalorización en los salarios. Si bien destacó que apoya el reclamo, al que considera “justo”, remarcó que si a la falta de profesionales se suman nuevas bajas en vísperas de un posible pico de la pandemia la situación “se tornaría compleja”.

Situación según hospitales

Las decisiones que toman las autoridades hospitalarias varían según la situación en su interior. “En nuestro hospital hasta ahora solo tuvimos cuatro casos, no estamos desbordados, por lo que varios compañeros de riesgo están de licencia, lo han podido arreglar. Pero este tipo de decisiones son posibles porque aún no hay gran cantidad de contagios. En caso de que todo se descontrole, la perspectiva cambiaría”, afirmó Gilabert.

En el Oñativia por el momento la situación también se encuentra dentro de los parámetros aceptables. En ese sentido, Scali detalló que el número de profesionales que han solicitado su licencia de salud “no es despreciable”. También mencionó la importancia de considerar a los trabajadores que están a cargo de forma exclusiva de la crianza de sus hijos, y que al no tener su licencia, se ven perjudicados. “Esto no está ligado ya a una pertenencia o no a un grupo de riesgo, sino a una responsabilidad familiar que se ve alterada por la necesidad de continuar con su actividad.”

“El personal esencial tiene que trabajar”

Fuentes oficiales aseguraron a esta agencia que el decreto “plantea claramente que en contexto de pandemia los trabajadores esenciales no están incluidos“, con las excepciones mencionadas tanto para aquellos que están por debajo y por encima de los 60 años.

Al mismo tiempo, destacaron que en el marco del comité de crisis con los sindicatos se estableció para contrarrestar esta situación el trabajo remoto y la rotación del personal, a los efectos de que permanezcan en el hospital “solo los trabajadores necesarios para evitar el contagio horizontal”.

En ese sentido, voceros de la cartera de Salud provincial recalcaron que “el personal esencial tiene que trabajar, salvo que el director evalúe esa rotación en caso de que no exista mucha demanda como sucede por el momento”.

Apelar al diálogo

Consultada sobre las expectativas a futuro y el posible accionar ante una negativa continua por parte del Ministerio de Salud provincial, Márquez sostuvo: “Nuestra intención como sindicato siempre es apelar al diálogo, y buscar una salida mediante el consenso”.

Sin embargo, afirmó que la carta documento que ya fue enviada representa “el paso previo a una instancia judicial”, y enfatizó en la necesidad como sindicato de “cuidar la salud de los trabajadores”.

AUNO-16-05-2020
FC-MDY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>